jueves, 22 de diciembre de 2016

Animales fantásticos y dónde encontrarlos: la película (sin spoilers)


Película dirigida por David Yates, director de las cuatro últimas películas de la saga Potter, Animales fantásticos y dónde encontrarlos es una precuela/spinoff de la saga, basada en parte en el libro del mismo nombre pero en buena medida con un argumento original y personajes inéditos. Es la primera de una saga que compondrá cinco películas.

Pues aquí está, la primera de una serie de películas sobre el universo Potter que nadie había pedido realmente, pero que vale la pena comentar ahora que ha llegado. No se puede pasar por alto la naturaleza sacacuartos que desprende esta saga, más aún con el anuncio de que las tres películas llegarían a ser cinco, pero por sí misma la película es bastante digna de formar parte de este creciente universo, si bien resulte inferior a las de la saga principal, algo que de todas formas probablemente era inevitable.

El protagonista de la película es Newt Scamander, el autor del libro ficticio que da nombre a la película, interpretado por Eddie Redmayne. Newt es un magizoólogo de Gran Bretaña que llega a Nueva York en 1926 con un propósito en particular (que no desvelaré), y que se ve arrastrado a la trama principal cuando los animales que mantiene en su maletín por propósitos de investigación huyen por la ciudad.

Mientras Newt se preocupa de recuperar a sus criaturas, el MACUSA está tratando de averiguar la identidad de algo que está matando a la gente y causando destrozos, mientras que reciben presión de los otros ministerios porque el mago tenebroso Grindelwald podría estar en Norteamérica y quizás relacionado con el misterioso ente.

Redmayne da al personaje un punto tímido, casi antisocial, con una clara pasión por las criaturas fantásticas que causa extrañeza entre los magos de su época; una de las motivaciones de Newt es conseguir que los magos acepten a las criaturas mágicas como parte de su mundo, pues para salvaguardar el secreto muchas veces eran casi extinguidas.

Cuando está con otras personas, sin embargo, Newt se vuelve callado y tímido, sin muchas ganas de relacionarse y con claras intenciones de escabullirse cuanto antes. Sin embargo, según se va haciendo a los otros personajes de la película, entabla con ellos una fuerte relación, y al final del filme se le ve tan cómodo con ellos como con sus criaturas.

Lo que realmente hace que uno se identifique con Newt es que llega a Nueva York como llegamos los fans de Harry Potter a la película: es decir, con un gran conocimiento sobre la magia, pero sin saber demasiado sobre cómo viven los magos en Norteamérica. A Newt se le ve cómodo ejecutando conjuros y abordando situaciones como un mago adulto, una perspectiva que falta en buena parte en la saga original, por razones obvias. Es fresco y resulta agradable.

Para los novatos a este universo, si es que existe alguien así que vaya a ver esta película, tenemos a Jacob Kowalski (Dan Fogler), un muggle, o no-maj, que se ve involucrado con Newt por accidente, y a quien ayuda a recuperar a sus criaturas perdidas. Si bien es inevitable que un muggle requiera de algunas explicaciones sobre la magia, no es esa su función, y realmente hace buena pareja con Newt, aportando humor, soluciones mundanas cuando hacen falta, y su conocimiento de las calles de Nueva York. Querrás tener siempre un poco más de Jacob.

Redondeando al equipo de los "buenos" tenemos a las hermanas Goldstein, Tina y Queenie (Katherine Waterston y Alsino Sudol, respectivamente), que trabajan en el MACUSA y también ayudan a Newt en la medida de lo posible. Especialmente Tina, que se acabará casando con Newt, destaca por estar relacionada con el otro argumento de la película, y es la conexión entre ambos. Queenie, que es capaz de usar la legeremancia de forma innata, es un personaje interesante, pero no aporta demasiado.

En el otro lado del espectro, tenemos al MACUSA, que cree que lo que está matando gente y las criaturas de Newt están relacionadas. El rostro del MACUSA es su presidenta Serafina Picquery (Carmen Ejogo), pero la mayor carga antagonista es de Percival Graves (Colin Farrell), que está especialmente interesado en la causa de las muertes y en sus posibles usos.

Aparte de ellos, está también la Sociedad del Nuevo Salem, que sigue la senda de los rastreros y busca demostrar ante el mundo la existencia de los magos, y la situación actual les da una buena oportunidad. Sin embargo, no todos en la Sociedad piensan igual, y las motivaciones de los miembros individuales serán clave para el final de la película.

El argumento salta entre ambas tramas y la relación entre ellas es bastante tenue, así que la película sufre de un problema de ritmo y de no poder desarrollar bien a algunos personajes para explicar cada trama de forma más amplia. Al principio recuperar a las criaturas perdidas es la prioridad, pero después se deja demasiado a un lado para volver a ella en momentos extraños.

La mejor parte de la película, como era de esperar, es la recreación de las criaturas fantásticas. Lógicamente, no aparecen todas las del libro original, pero aparecen casi una docena y todas ellas se comportan como describe el libro. Las escenas con las criaturas derrochan humor y cariño, y son de las más entretenidas.

El final no es especialmente abierto, pero deja alguna trama suelta para próximas entregas, especialmente el pasado de Newt, su relación con Tina, y Grindelwald, del que no se dice mucho en esta película pero que parece prometer una mayor inclusión en el futuro, quizás con una aparición de un Dumbledore joven.

Aunque no es una gran película, los fans de Harry Potter la disfrutarán, especialmente las referencias y conceptos que sólo ellos sabrán apreciar. No se puede decir que Animales Fantásticos sea la película que desean los fans, pero sin duda serán ellos quienes mejor la aprecien.

martes, 20 de diciembre de 2016

Harry Potter y la piedra filosofal en concierto


El próximo año, se celebrará en Madrid y Barcelona un pase cinematográfico/concierto de la adaptación al cine de la primera novela de la saga Potter. Se emitirá la película acompañada de los temas archiconocidos del gran John Williams, a lo largo de tres horas.

En Madrid, el evento se producirá los días 3 y 4 de enero en el Barclaycard Center, en la zona de Goya. Comienza a las siete, pero abrirán las puertas a las seis para ir acomodando gente. Por su parte, en Barcelona tendrán que esperar más, hasta el 1 de abril, en el Palau Sant Jordi.

Aún podéis conseguir entradas para los pases de Madrid, a partir de unos 22 euros, según la zona y los asientos disponibles. Si os interesa, dejo un enlace con la información para los eventos en ambas ciudades y para comprar entradas si queréis asistir. ¡Aún estáis a tiempo!

lunes, 19 de diciembre de 2016

Capítulo 32: hueso, carne y sangre

En el capítulo 32 de Harry Potter y el cáliz de fuego, el plan de Voldemort llega a su conclusión, el retorno del señor tenebroso, sin que Harry pueda hacer nada por evitarlo.

Este capítulo es corto, aunque intenso, y se beneficia más de una primera lectura que de las siguientes. El lector que vea primero este capítulo se horrorizará ante la muerte rápida y brutal de Cedric, comprenderá lo que estaba planeando realmente Voldemort con el Torneo de los Tres Magos, y se asqueará ante la mano cortada y la tumba saqueada, por no hablar del aspecto de Voldemort antes de la poción, y sentirá emociones indescriptibles ante su retorno.

Leído por segunda vez, o tercera o las veces que sean (este capítulo lo leí por primera vez en 2001, si no recuerdo mal. Desde entonces quién sabe cuántas veces han sido), queda un poco atrás en sensaciones. El interés principal de releer Harry Potter es descubrir aspectos que se hayan pasado por alto en anteriores lecturas. Siempre hay algo, pero en este capítulo no.

Según lo leía me daba cuenta de que ya había hablado de todo lo que pasa en este capítulo durante los anteriores: del plan de Voldemort, de sus intenciones con Harry, de su aspecto previo a su restauración, del padre de Voldemort y de la mano de Colagusano, que tenía límite de tiempo. De hecho, en este capítulo no voy a hacer una sección de curiosidades, lo cual es toda una novedad; hasta con los Dursley sacaba algo.

Quizás aquello de lo que se podría hablar más es de la muerte de Cedric: cómo, por querer ser justo y altruista, Harry sin saberlo condenó a su amigo a su muerte; cómo, en el gran plano de las cosas, Cedric no era nadie para Voldemort y su plan y murió simplemente para que no se metiera en medio.

Lo peor quizá de la muerte de Cedric es que no es importante. En ficción, la muerte de un personaje protagonista o secundario se trata a menudo con grandilocuencia, como una despedida en volandas del personaje, con unas últimas palabras memorables, y quizá un sacrificio noble o una muerte valiente. Aquí no. Aquí Cedric muere por estar donde no debía, sin grandes sacrificios ni discursos previos a la muerte, simplemente muere de repente y sin mayor aplomo, para inmediatamente después pasar a otra cosa.

Harry será más que consciente de que el único motivo por el que no le pasó lo mismo fue que Voldemort quería su sangre, y después quería demostrar su superioridad frente a él, acto que, junto a un golpe de suerte, permitió a Harry salir con vida. Al final, el valor y la capacidad pueden importar muy poco frente a la muerte, y es necesario tener en cuenta que, por mucho que queramos prepararnos, todo puede acabarse en cualquier momento.

Por hablar de algo más alegre, al fin he visto Animales fantásticos y dónde encontrarlos, así que en los próximos días subiré una reseña sobre mis impresiones de la película. También subiré información sobre algo que he descubierto esta semana relacionado con el universo Potter, así que estad atentos. ¡Nos vemos!

lunes, 12 de diciembre de 2016

Capítulo 31: La tercera prueba

En el capítulo 31 de Harry Potter y el cáliz de fuego, Harry se prepara a conciencia para la tercera y última prueba del torneo, sin saber que nunca estará preparado para lo que se le viene encima.

No cabe duda, el final de este capítulo es uno de los más impactantes de la saga, pero no por ello hay que pasar por alto lo que sucede antes de llegar ahí, pues es digno de escrutinio.

Tras contarles a Ron y Hermione todo lo referente a su sueño y al pensadero, Harry se queda con ellos a debatir sobre la importancia de estas revelaciones. A destacar el temor de Ron al saber que Snape fue un mortífago.

De todas formas, están de acuerdo en que preparar a Harry para la tercera prueba es la prioridad, así que Harry practica sin parar toda clase de nuevos embrujos y maleficios para enfrentarse a cualquier obstáculo que surja en el laberinto.

Aunque sigue siendo peligroso, Harry está más tranquilo por saber a qué se enfrenta, y que está haciendo todo lo posible para prepararse.

El día de la prueba, Rita Skeeter vuelve a la carga, esta vez con un artículo en contra de Harry, aprovechando su espionaje en Adivinación y declaraciones en exclusiva de Malfoy, que va por ahí con la Skeeter escarabajo cual walkie talkie.

Por suerte, a Harry ahora le da bastante igual lo que digan de él, y se burla del cambio radical en el trato que recibe por la prensa, del querido de todos a apestado total. Ahora no le da importancia, pero este artículo tendrá consecuencias nefastas en el futuro.

Para contrarrestar el mal rollo de Skeeter, resulta que Molly y Bill han acudido de visita para animar a Harry, sabiendo que los Dursley no se presentarían. Su conversación es muy agradable, contrastando las diferentes experiencias que cada uno tuvo en su época.

Por cierto, Molly se cubre de gloria al abroncar a Amos por creerse los artículos de Skeeter para después demostrar que ella se creyó el de Corazón de Bruja. Es un buen ejemplo de miopía emocional, que muchos sufrimos: tratamos de dar lecciones de moralidad, pero cuando nos afecta directamente no podemos tratarlo de forma objetiva. Molly quiere mucho a Harry, pero en su preocupación por él se ha creído esas mentiras. Por suerte recula cuando Harry interviene.

Entre unas cosas y otras, llega el momento de la prueba. El laberinto es un escenario distinto al de las otras pruebas, pues la suerte influye mucho en lo que te vas a encontrar y el camino que vas a tomar, y Rowling lo describe de un modo excelente.

Por supuesto, Harry no tiene tantas dificultades porque Barty le está eliminando obstáculos para que llegue el primero a la copa, aunque aun así se encuentra con viejos conocidos como los boggart y los escregutos, así como cosas nuevas como el conjuro reversor y la esfinge.

Al final, gracias a las maquinaciones de Barty y a la intervención del propio Harry, él y Cedric quedan igualados al final del recorrido, y deben colaborar para derrotar a una acromántula. La victoria conjunta les lleva a reflexionar sobre cómo se han ido ayudando el uno al otro durante el curso, y quién se merece más la victoria.

Al final, Harry propone que ambos cojan la copa a la vez para simbolizar una victoria conjunta, una decisión de la que se arrepentirá durante el resto de su vida.

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, Ron repite lo de que Skeeter pinche a la gente (dicho bug en inglés, como ya comenté), y es el doble sentido con 'bicho' lo que le lleva a Hermione a plantearse que Skeeter se transforme en bicho para espiar. Probablemente fue a revisar la lista de animagos registrados, y confirmar que Skeeter no está en ella.
  • Si os fijáis, cada uno de los tres hermanos mayores Weasley ha acudido a cada una de las pruebas: Charlie a la primera, Percy a la segunda y Bill a la tercera.
  • Esta es la primera vez que se ven Bill y Fleur. No son presentados, aunque Fleur ya estaba ojeando la mercancía.
  • En el original, los nombres de los magos en el examen de Historia de la Magia son más aliterativos que los traducidos, justificando la afirmación de Ron.
  • Al igual que en la segunda prueba, parece que el público sólo puede presenciar el exterior del laberinto, porque si no se habrían dado cuenta de que pasaba algo raro.
  • El origen del conjuro Oriéntame es bastante obvio: en inglés es point me, que significa lo mismo.
  • Reducto viene del verbo latino del mismo nombre, que equivale a reducir, no en el sentido de hacer algo más pequeño, sino en el de destruir (para reducir el tamaño se usa reducio, similar pero no idéntico).
  • El conjuro impedimenta proviene de la palabra latina del mismo nombre, y de la que proviene la palabra 'impedimento'.
  • El acertijo de la esfinge es diferente en inglés, claro: se cambió para que siguiera dando como resultado 'araña' (en el original spider).

jueves, 8 de diciembre de 2016

Pensaderos

El texto a traducir de Pottermore este mes trata sobre los pensaderos, esos misteriosos objetos que permiten revivir los recuerdos de las personas. Veamos qué nos dice Rowling al respecto:

"Un pensadero es un plato amplio y poco profundo hecho de metal o piedra, a menudo decorado de forma elaborada o taraceado con piedras preciosas, y que porta poderosos y complejos encantamientos. Los pensaderos son raros, porque sólo los magos más avanzados los usan, y porque la mayoría de la comunidad mágica tiene miedo de hacerlo.

Los peligros percibidos del pensadero se relacionan con su poder sobre la memoria y el pensamiento. El pensadero está encantado para recrear los recuerdos de forma que se vuelven revivibles, tomando cada detalle almacenado en el subconsciente y recreándolo fielmente, para que el dueño del recuerdo, o (y ahí yace el peligro) una segunda persona, puedan entrar en los recuerdos y moverse por ellos. Inevitablemente, aquellos con cosas que ocultar, que estén avergonzados de su pasado, y que quieran aferrarse a sus secretos o proteger su privacidad, estarán reticentes antes un objeto como el pensadero.

Incluso más difícil que la recreación de recuerdos es el uso del pensadero para examinar y clasificar pensamientos e ideas, y muy pocos magos tienen la habilidad de hacerlo. Se ha visto a Albus Dumbledore usando el pensadero de Hogwarts de esta forma, notablemente en el capítulo 30 de Harry Potter y el cáliz de fuego, cuando añade pensamientos al pensadero y el rostro de Harry se convierte en el de Snape; Dumbledore se recuerda a sí mismo la conexión oculta entre Snape y Harry (que Snape estaba enamorado de la madre de Harry, y está ahora, aunque inmensamente a regañadientes, atado por el honor a protegerle).

Tradicionalmente, el pensadero de una bruja o mago es enterrado con ella o él, ya que es considerado un artefacto intensamente personal; cualquier pensamiento o recuerdo que quede en el pensadero es también enterrado con su dueño, a no ser que éste solicite otra cosa. El pensadero de Hogwarts, sin embargo, no pertenece a ningún individuo, sino a la escuela. Lo han usado una larga línea de directores y directoras, que también han dejado atrás su experiencia vital en la forma de recuerdos, formando una muy valiosa biblioteca de referencias para el director o directora que ocupe el cargo en cada momento.

El pensadero de Hogwarts está hecho de piedra tallada ornamentalmente y está grabado con runas sajonas modificadas, que lo marcan como un artefacto de un antigüedad inmensa, anterior a la fundación de la escuela. Una leyenda (sin sustancia) dice que los fundadores descubrieron el pensadero semienterrado en la tierra del lugar en el que decidieron erigir la escuela.

El nombre inglés del pensadero, pensieve, es un homónimo de pensive (pensativo), que significa estar profundamente inmerso en tus pensamientos; pero es también un juego de palabras, el sieve (tamiz) de la palabra alude a la función del objeto de clasificar los significados de entre una masa de pensamientos o recuerdos."


lunes, 5 de diciembre de 2016

Capítulo 30: El pensadero

En el capítulo 30 de Harry Potter y el cáliz de fuego, Harry se pierde en los recuerdos de Dumbledore mientras le espera en su despacho, ganando en el proceso más información de la que esperaba.

Voy a reconocerlo, me encanta la idea del pensadero. Un contenedor para aquellos pensamientos que no nos quepan en la cabeza, o que queramos examinar más a fondo. Es como grabar un evento en cámara para revivirlo cuando quieras, pero con toda tu vida.

Rowling hace un buen uso del pensadero en este capítulo: lo usa para mostrar de primera mano los acontecimientos que Sirius ya relató, dándoles mayor efectividad al poder vivirlos en lugar de escucharlos de segunda mano. Además, permite una perspectiva neutra, con detalles que en una narración podrían omitirse. Pero vamos por partes.

Harry llega al despacho de Dumbledore cuando éste estaba reunido con Fudge y Barty sobre lo que pasó con Crouch. Aunque Dumbledore entiende que Harry debe contarle algo, le hace esperar hasta que termine con Fudge.

Así pues, Harry se encuentra de nuevo solo en el despacho del director, aunque afortunadamente no está tan preocupado como la última vez. Mientras curiosea, termina encontrando el pensadero, y acaba entrando en los recuerdos que Dumbledore estaba examinando.

Se trata de juicios sobre personajes relacionados con la trama de este curso: Karkarov, Bagman, y Crouch padre e hijo. Sin duda, Dumbledore estaba revisando sus recuerdos para tratar de hallar la respuesta a lo que está pasando, aunque no está mirando donde debe (hay que notar que tanto en el presente como en el pasado Moody aparece al lado de Dumbledore en el este capítulo).

El primer juicio se basa en el trato que Karkarov hizo con el Ministerio para librarse de Azkaban a cambio de dar nombres de otros mortífagos, tal como contó Sirius. Al principio no hay nada de especial en su declaración, pero la cosa cambia cuando menciona el nombre de Snape.

Aunque se había implicado, es ahora cuando se revela sin tapujos que Snape fue un mortífago, y que al parecer se cambió de bando antes de la caída de Voldemort. El misterio de por qué abandonó a Voldemort cuando lo hizo y por qué Dumbledore le creyó serán una de las grandes incógnitas de la saga a partir de este momento, junto con si la traición de Snape fue real o fingida. Curiosamente, se omite la reacción de Harry a esta revelación.

El siguiente juicio es consecuencia directa del anterior, con Rookwood detenido por el chivatazo de Karkarov y Bagman a su vez acusado de pasarle información. Este juicio no tiene demasiado interés, pues está claro que Bagman no pasó esa información intencionadamente, si bien sirve para cubrir huecos argumentales de Crouch y Skeeter con respecto a él, y sin saber lo que pasa después plantea dudas sobre las intenciones de Bagman.

Algo interesante de este juicio es ver cómo la opinión pública importa en el mundo mágico: Bagman es conocido y famoso, así que nadie se cree que pueda estar con Voldemort, digan lo que digan las pruebas. Por contra, Sirius ni tuvo un juicio porque todos estaban convencidos de su culpabilidad.

El tercer juicio denota esto: todos están convencidos de la culpabilidad de los acusados, y el interés estaba en saber si Crouch sería o no indulgente con su hijo. No lo fue, y los ruegos y luchas de Barty plantean dudas sobre su papel en la tortura de los padres de Neville. ¿Era todo un acto para librarse de Azkaban? ¿O de verdad no participó, y cambió en su tiempo en la prisión? Quién sabe.

Es aquí cuando Dumbledore saca a Harry del pensadero. No le echa mucho la bronca por curiosear, pero está claro que le hace pensar en Bertha, y aconseja a Harry que sea cauto.

La conversación que tienen a continuación es una de las más interesantes entre los dos: normalmente Harry plantea preguntas y Dumbledore las responde mientras elabora hipótesis si no sabe la respuesta con seguridad, pero aquí en buena medida ambos desgranan de igual a igual el sueño de Harry y hablan como iguales. Da una buena impresión de lo perdido que se siente Dumbledore frente a lo que está pasando.

De todas formas, también hay mucho de la clásica explicación de Dumbledore, sobre todo en lo referente a los juicios y sus personajes. Y es el Dumbledore más amable y, a la vez, el más experimentado, el que hace prometer a Harry que no contará nada sobre los padres de Neville hasta que el propio Neville esté listo para hacerlo. Quizás no lo sepa todo, pero saberlo todo no le hace a uno sabio, y Dumbledore personifica eso mejor que nadie.

Ya estamos en diciembre, así que esta semana subiré un traducción de Pottermore. La de este mes irá sobre pensaderos, claro está. También intentaré postear la semana que viene la reseña de Animales Fantásticos que prometí, y que se ha retrasado por causas logísticas.

Observaciones y curiosidades:
  • Es normal que a Harry le dé cosa la silla del tribunal; al fin y al cabo, se va a sentar en ella en unos pocos meses.
  • Rookwood acabó en Azkaban por el chivatazo de Karkarov; se fugará junto a muchos otros en el próximo libro, y será clave para que Voldemort descubra cómo llegar hasta la profecía.
  • En el original, Crouch menciona que Rookwood ya le había conseguido a Bagman un puesto en el Ministerio.
  • Aunque no se hace mucho de ello, en este capítulo hace su debut Bellatrix Lestrange, que ya deja toda una impresión en el lector con su breve aparición.
  • El recuerdo de Snape que Dumbledore le enseña a Harry hace referencia a que la marca tenebrosa de su antebrazo y el de Karkarov se está haciendo más visible, señal de que Voldemort se fortalece. Podría ser que Snape acabara de contárselo a Dumbledore cuando Harry le vio salir de su despacho la noche de lo de Crouch.
  • Claramente Dumbledore mide sus palabras para explicarle a Harry su conexión con Voldemort sin contárselo todo. Asimismo, su interés en si Harry vio a Voldemort podría deberse a querer saber si lo vio todo a través de sus ojos, como sucederá en el futuro.