lunes, 31 de octubre de 2016

Capítulo 25: El huevo y el ojo

En el capítulo 25 de Harry Potter y el cáliz de fuego, Harry decide salir de noche para descubrir la pista del huevo, y descubre ciertas revelaciones.

Ah, la clásica salida nocturna por Hogwarts. Técnicamente ya se hizo antes en este libro, pero entonces Harry quería salir fuera para quedar con Hagrid, así que es ahora cuando se trata la tensión de "que no me pillen".

Gracias al mapa del merodeador, Harry puede saber quién anda cerca, así que llega al baño de prefectos sin problemas. Una vez allí, recibe la inestimable ayuda de Myrtle para averiguar que el huevo se entiende si se abre bajo el agua. Probablemente el enigma estaba pensado para que el campeón descubriera que el huevo cantaba en sirenio, pero bueno.

Aunque aún no sabe algunas cosas, Harry decide dejarlo ahí y seguir al día siguiente, pero en el camino de vuelta ve algo raro en el mapa: Bartemius Crouch en el despacho de Snape.

Como Harry ni siquiera sabe de la existencia de Barty hijo, se extraña de que Crouch, supuestamente enfermo, se cuele en Hogwarts sin motivo, y va a ver qué pasa.

Lamentablemente, ya ha estirado mucho su suerte, y en su embobe se traba en un falso escalón, se le caen el mapa activado y el huevo, el cual se abre y atrae a Filch y a Snape, así como alerta a Barty para que huya del despacho, dejando con las prisas pruebas de que ha entrado alguien.

Todos ellos se reúnen en el mismo sitio, y Snape se acerca mucho a pillar a Harry, pero Barty decide cubrirle (le necesita, al fin y al cabo) y ahuyenta a Snape aludiendo a su pasado como mortífago.

Es muy curioso: tanto Barty como Moody odian a los mortífagos que se han librado de prisión, aunque por motivos muy diferentes, así que Barty puede ser él mismo cuando aborda el tema. Así se desfoga.

Cuando Barty se entera de la existencia del mapa del merodeador, es muy consciente de lo cerca que ha estado de ser descubierto, así que se lo pide a Harry para librarse de futuros riesgos y de paso aprovecharlo para futuros esfuerzos. ¿He dicho ya que el tío es muy bueno en lo que hace?

Así, Barty se va con más de lo que había salido a buscar, mientras que Harry se queda intentando juntar las piezas mientras trata de descubrir lo más acuciante: cómo se supone que va a aguantar una hora bajo el agua.

Ya va a ser noviembre, así que toca texto de Pottermore. Este mes será el nuevo sobre el MACUSA, que junto a los otros dos sobre Norteamérica servirán como preparación para Animales Fantásticos. ¡No os lo perdáis!

Observaciones y curiosidades:
  • Snape menciona que ya han robado antes ingredientes para pociones de su despacho, referenciando a cuando Hermione lo hizo para la poción multijugos en La cámara secreta.
  • En realidad, Snape pilló a Barty robando ingredientes de su despacho en otra ocasión, y se inventó que Dumbledore le había pedido investigar para salir del paso.
  • Snape reconoce el mapa del merodeador de cuando se lo confiscó brevemente a Harry en El prisionero de Azkaban.
  • Reflexivamente, Snape se toca el antebrazo, donde se encuentra la Marca Tenebrosa. Ya vimos algo parecido con Karkarov.
  • En el original se menciona que Barty adopta una expresión de alarma cuando Harry le dice que ha visto a su padre en el mapa, seguramente por darse cuenta de lo cerca que ha estado de ser descubierto.
  • La cosa es que el consejo de Barty es lo que le dará interés a Harry para ser auror tras salir de Hogwarts, si bien hubo más factores (él mismo reflexiona en la ironía de que un mortífago le animara a escoger tal carrera).

lunes, 24 de octubre de 2016

Capítulo 24: La primicia de Rita Skeeter

En el capítulo 24 de Harry Potter y el cáliz de fuego, Hagrid resulta víctima de la intolerancia y el racismo, gracias a Skeeter.

Pasado el Baile de Navidad, todo parece haber vuelto más o menos a su cauce, con algunas excepciones. Ron y Hermione hablan pero están tensos, y al parecer Cedric y Cho han empezado a salir.

Los celos impiden que Harry aprecie la pista que Cedric le ha dado sobre el huevo, porque utilizarla supondría reconocerse inferior a Cedric. Suena muy absurdo, pero las cosas del corazón funcionan así. Y no es que le venga mal la pista, porque se acerca el día de la prueba y no tiene ni idea.

Una vez reanudadas las clases, Harry se distrae del huevo al saber que Hagrid está ausente, y Malfoy es feliz de informarle de la razón: Skeeter ha publicado un artículo en el que revela la ascendencia de gigante de Hagrid, entre otros datos derogatorios, y éste se ha recluido por la vergüenza.

Lógicamente, Harry, Ron y Hermione quieren que Hagrid vuelva, pero el resto de la clase está satisfecho con su sustituta, y es normal. Ya he comentado varias veces que el estilo de dar clase de Hagrid es bastante deficiente, ya que pone sus gustos por encima de lo que deben aprender los alumnos. Tiene los conocimientos, pero también tiene que saber aplicarlos para enseñar.

Tras varios días sin saber nada de Hagrid, el grupo va a Hogsmeade para ver si le ven, pero en su lugar se encuentran con Skeeter, que sigue a la caza de exclusivas. Hermione no duda en leerle la cartilla, y aprovecha el enfado para ir a la cabaña de Hagrid y hacer que dé la cara de una vez, con Harry y Ron detrás.

Da la casualidad de que Dumbledore ya estaba allí, tratando de convencerle de lo mismo (aunque a su manera, con esa calma que le caracteriza). La charla que tienen es una de mis favoritas, y hoy en día, con las redes sociales, es más importante que nunca.

Siempre, siempre, va a haber alguien a quien no le gustes, o que critique tu forma de hacer las cosas, y cuanta más gente sepa de ti más gente así habrá. Pero la gente que te conoce de verdad, es su opinión la que ha de importar, todo lo demás sólo te afectará en la medida en que tú lo permitas.

Viendo a toda la gente que le apoya, Hagrid se sobrepone, y a su vez inspira a Harry para que deje a un lado su orgullo y actúe como tiene que actuar. Es hora de darse un baño.

Observaciones y curiosidades:
  • La zambullida de Krum en el lago sin duda se debe a haber averiguado el enigma del huevo y estar tanteando el terreno.
  • Rita Skeeter estuvo presente cuando se juzgó a Bagman por pasar información a los mortífagos, de ahí su comentario hacia Hermione.
  • Aquí se hace la primera mención de Aberforth Dumbledore, el hermano del director, que será importante más adelante. En este momento no queda muy bien, la verdad.

lunes, 17 de octubre de 2016

Capítulo 23: El Baile de Navidad

En el capítulo 23 de Harry Potter y el cáliz de fuego, todo va bien en Navidad hasta que los celos convierten a Ron en un capullo integral, sin que Harry se quede muy atrás.

Ya lo dije antes, Harry y Ron aún son muy inmaduros para concebir estar en pareja, y ponerlos en esa tesitura sólo iba a dar problemas. Pero vamos por partes.

En los días previos a Navidad, el castillo se engalana lo mayor posible para quedar bien ante los invitados. Se descubre que Hermione se ha arreglado los dientes de estrangis, Harry recibe la contestación de Sirius, en la que le aconseja cautela, y Hermione sigue sin querer revelar quién es su pareja, para la incredulidad general.

En Navidad todo va como de costumbre, con regalos y buena comida, y con la aparición estelar de Dobby (a quien Seamus, Dean y Neville ya conocen, por lo que parece).

Las cosas empiezan a ir mal antes de empezar el baile. Harry y Ron ignoran a sus parejas para prestar atención a Cho y a Hermione respectivamente, y aunque Parvati puede afrontarlo mientras pueda lucir ser pareja de un campeón, terminan por irse. Capullos.

Por su parte, Hermione cierra bocas sin esfuerzo, demostrando que puede lucir su feminidad pero que normalmente no le encuentra sentido a hacerlo, y que un chico famoso como Krum puede valorarla por lo que es, para el oprobio de su club de fans. Ron no puede soportarlo.


Ron siempre tiene el problema de sentirse inferior, no le pasa sólo con Harry. A él le gusta Hermione, pero no es lo bastante maduro para aceptarlo y se pelea con ella como un niño de patio de recreo. Se obligó a sí mismo a no considerar a Hermione como una chica para no afrontar que le gustaba, y se aferró a la idea de que estuviera fingiendo tener pareja, pero no sólo ya no es posible, sino que además está saliendo con su ídolo, con el que nunca se ha atrevido a hablar.

Ron está más enfadado consigo mismo que con nadie, pero una vez más es demasiado inmaduro para aceptarlo y se desfoga con Padma, con Harry y con la pobre Hermione, que estaba tan contenta y quizá esperando sorprender a sus amigos y presentarle a Ron a su ídolo. Menudo jarro de agua fría.

Harry y Ron huyen de la fiesta y se internan en los terrenos, donde parejas más maduras disfrutan en la intimidad (aunque Snape odia el amor y está dispuesto a impedirlo). No le va tan bien a Hagrid, que aunque ha conseguido intimar con Madame Maxime, lo estropea hablando de sus orígenes, que es un tema tabú. Ya hablaré más del tema, pero entiendo que Hagrid se deje llevar, ya que nunca se ha encontrado con ningún otro semigigante y siempre se ha sentido solo en ese sentido.

En fin, parece que fue una mala noche para las parejas en general, aunque no para Cedric, que ha pasado una buena noche con Cho y le agradece a Harry su chivatazo dándole otro a Harry sobre el huevo, que Harry no se toma en serio por los celos. ¡Vaya tela!

Observaciones y curiosidades:
  • La navaja que Sirius le regala a Harry le será útil en La Orden del Fénix para abrir la puerta del despacho de Umbridge al estilo muggle, pero se fundirá al intentar abrir con ella cierta puerta del Departamento de Misterios.
  • La sala misteriosa que comenta Dumbledore es la Sala de los Menesteres, que sólo aparece ante la necesidad imperiosa de alguien; en este caso, la de Dumbledore de vaciar su vejiga. Quizás ya conozca la sala y esté troleando a Karkarov, pero me hace gracia la imagen de Dumbledore vagando de noche por los pasillos en busca de un lavabo.
  • Antes de que se estrenaran las películas (la primera se estrenó después de la publicación de este libro), mucha gente escribía a Rowling preguntando por la pronunciación del nombre de Hermione (que se pronuncia de forma muy distinta a como hacemos aquí; consultad mi reseña de la película de La piedra filosofal para más detalles). Rowling aprovechó este capítulo para responder a la duda.
  • Barty usará la información sobre la identidad de Dobby para hacer que a Harry le lleguen las branquialgas para la segunda prueba. El tío las aprovecha todas.
  • La conversación de Karkarov y Snape se refiere a la Marca Tenebrosa, que se va haciendo más clara según va recuperando Voldemort sus fuerzas. En Las reliquias de la muerte, descubrimos que Snape habló con Dumbledore sobre el asunto inmediatamente después.
  • El escarabajo que está en la estatua cerca de Hagrid y Maxime no es otro que la forma de animago de Rita Skeeter, siempre a la caza de la exclusiva.
  • En favor de Ron, debo decir que aprendió su lección; en cuanto vio aparecer a Krum en la boda de Bill y Fleur, se aseguró de invitar a Hermione a bailar enseguida. 
  • Como curiosidad, en la línea temporal modificada de El legado maldito Ron sí fue con Hermione al baile, porque ella rechazó a Krum, y al final resultó que Ron se lo pasó bien y terminó bailando con Padma, se cayeron bien, salieron y se casaron. ¡Lo que hay que oír!

lunes, 10 de octubre de 2016

Capítulo 22: Una prueba inesperada

Act Their Age, by Loleia

En el capítulo 22 de Harry Potter y el cáliz de fuego, el inminente Baile de Navidad fuerza a Harry y a Ron a darse cuenta de que las chicas existen antes de tener la madurez necesaria para afrontarlo.

Se acerca la Navidad, y durante el Torneo de los Tres Magos es costumbre que en Nochebuena se realice un baile para los profesores, los jueces y los alunnos de los colegios participantes.

Esto significa que en Hogwarts tenemos la típica trama de baile de fin de curso vista en infinidad de series y películas: las chicas buscan lucir vestido y chico guapo, y los chicos quieren pareja para no quedar mal, a ser posible guapa (el factor sexual no entra en juego, al menos para nuestros protagonistas).

Es muy tópico, pero divertido. Al ponerle en la cara el tema de las chicas a chavales inmaduros que no quieren ni oír hablar del tema siempre te echas unas risas, aquí y en cualquier colegio muggle.

En realidad, Harry no tendría problemas en ir solo, pero como representante del colegio está obligado a ir con pareja, así que no tiene más remedio.

Aunque algunas chicas se lo piden, a él le gustaría ir con Cho, pero apenas ha hablado con ella y se conforma con quererla a distancia. Cuando al fin consigue reunir el valor para pedírselo, resulta que ya se ha comprometido con Cedric. ¡Ay, Harry! Aunque hasta e momento estaba bien con él, los celos le llevan a odiarle sin motivo, y no será la última vez.

Por su parte, Ron es más inmaduro, y, en mi opinión, bastante repelente. Sólo quiere ir con pareja porque todos tendrán una, y aún así tiene la cara de exigir que su pareja sea guapa. 

Hermione ya tiene pareja, porque aunque le gustaría ir con Ron, sabe de sobra que no lo va a apreciar, y cuando se lo dice es como último recurso. Francamente, aunque Ron y ella estarán muy bien juntos en el futuro, a Ron le va a venir bien la cura de humildad que va a recibir.

Al final, lo único que hacía falta era hablar con alguna compañera de clase y preguntárselo, y aún así Harry se lo tiene que hacer a Ron.

El baile va a estar interesante.

Observaciones y curiosidades:
  • Muchas veces los objetos o animales que los alumnos de Hogwarts aprenden a transformar guardan un parecido en aspecto, características o nombre, para facilitar las cosas; en este caso, las gallinas de Guinea y los conejillos de Indias comparten similitudes en el nombre inglés (guinea fowl y guinea pig, respectivamente).
  • Hay un fallo de traducción en los deberes que les manda McGonagall a los de cuarto; deberían explicar las transformaciones de una especie a otra, no en especies híbridas. Esto se debe a una traducción literal del término cross-species.
  • Me extraña que el baile sea para alumnos de cuarto para arriba. Dado que en la lista de compras se requería la túnica de gala, ya estaba pensado de antes, pero me da la impresión de que normalmente sería para alumnos de sexto y séptimo y que bajaron la edad por Harry. 
  • A Ginny le tuvo que sentar fatal perder la oportunidad de ir con Harry al baile. Dado cómo trató a Parvati, probablemente fue lo mejor. Aunque Harry es un poco más maduro que Ron, aún le queda.

lunes, 3 de octubre de 2016

Capítulo 21: El Frente de Liberación de los Elfos Domésticos

En el capítulo 21 de El cáliz de fuego, Harry disfruta de un merecido descanso tras la primera prueba, mientras que Hermione trata de dar un paso más en su cruzada por los elfos domésticos, y se topa con una sorpresa inesperada.

Una vez más. Harry recibe una fiesta en la sala común de Gryffindor, pero las cosas son muy distintas a cuando fue elegido campeón; sus amigos están junto a él, todos le apoyan, y celebran lo que él ha conseguido con sus méritos en lugar de algo que no se ha merecido. El ambiente es mucho más alegre, y es contagioso.

En medio de la fiesta, Harry abre el huevo que contiene la pista para la segunda prueba, pero nadie saca en claro lo que significan los gritos y chirridos que salen de él. Harry no se preocupa demasiado porque tiene hasta febrero para averiguarlo, una actitud que le terminará causando muchos problemas.

Las cosas no tardan en volver a la normalidad, lo que significa tener que seguir cuidando de los escregutos en la clase de Cuidado de Criaturas Mágicas. La actitud de Hagrid hacia los escregutos ya bordea en lo suicida, pues no presta atención al hecho de que son muy peligrosos para sus alumnos, y accede a entrevistarse con Rita Skeeter sobre ellos, a pesar de saber muy bien quién es ella y que sus escregutos son el resultado de una cruce de especies ilegal, con lo cual no es buena idea que se publique en la prensa.

Aunque preocupados por Hagrid, Harry y los otros no pueden hacer mucho, y se distraen cuando Hermione les revela que ha entrado en las cocinas de Hogwarts. Harry y Ron están seguros de que quiere arrastrarles al activismo del PEDDO, pero resulta que Hermione quería llevar a Harry a las cocinas a petición de Dobby, que ahora trabaja allí.

Dobby ha cambiado bastante desde su última aparición; tal como les dijo Winky, verse libre de los Malfoy le hizo apreciar la libertad, y aunque le gusta trabajar, quiere mantener la suficiente independencia para poder ser él mismo. Bien también por Dumbledore, que no tuvo ningún problema en aceptar las condiciones de Dobby e incluso le ofreció más paga y días libres de los que él quería. Dumbledore no presiona a nadie, él deja que trabajes bajo tus propias condiciones. Muchos jefes podrían tomar ejemplo.

Hermione está encantada, pero los otros elfos domésticos no ven con buenos ojos que Dobby tenga paga y días libres, y hay que respetar su postura. De hecho, aunque no les gusta, no tratan mal a Dobby y no intentan convencerle de que abandone esas convicciones.

Por otro lado, Winky sigue afectada por su despido (más aún porque sabe lo que ha dejado en casa), y se niega a confraternizar con los otros elfos domésticos, a pesar de que comparte su opinión respecto a Dobby. Reflexionando sobre lo que ella les cuenta (que no es mucho), Harry y los otros salen de la cocina, cada uno en su propia mentalidad; Harry contento de haberse reencontrado con Dobby, Hermione esperanzada de que los elfos domésticos cambien poco a poco por influencia del elfo libre, y Ron simplemente feliz de tener comida.

Dejemos que sean felices por el momento.

Observaciones y curiosidades:
  • La reacción de Neville al huevo, y su convencimiento de que era alguien torturado con la maldición cruciatus, resultan muy reveladores.
  • La opinión de Winky (y por extensión de Crouch) hacia Bagman se debe a que le pillaron pasando información a un mortífago agente doble infiltrado en el ministerio, pero él creía que era un amigo y no estaba conchabado con los mortífagos, así que fue absuelto, para disgusto de Crouch. Que Bagman se convirtiera en jefe de departamento sólo tuvo que inflamar aún más su desprecio.

sábado, 1 de octubre de 2016

Entrada 100: Mi Pottercolección

Para celebrar mis cien primeras entradas, he decidido dedicar un espacio a mostraros los objetos de Harry Potter que he ido reuniendo a lo largo del tiempo. Algunas cosas las tendréis todos, otras a lo mejor las habéis visto pero no las tenéis, y otras quizás ni las conozcáis. ¡O a lo mejor ni os interesa su existencia, claro! En todo caso, espero que os gusten mis cosas XD:

La colección de libros completa:


Lógicamente, lo primero que quiero enseñar es la colección de las siete novelas de Harry Potter más la "octava" entrega, ¡recién compradita! No estoy muy seguro de si debe ir con las demás, pero no queda nada mal. Todos los otros son de la editorial Salamandra, con su estilo particular, y tienen ya sus años, excepto El cáliz de fuego, que es una edición del año pasado. ¡La edición original está tan destrozada que me da vergüenza enseñarla! Con lo poco que me gusta dañar los libros ahora... Los demás están algo deteriorados, pero se mantienen, y espero que lo sigan haciendo para muchas más relecturas en el futuro.

Los libros extra:





Quidditch a través de los tiempos, Animales fantásticos y dónde encontrarlos y Los cuentos de Beedle el bardo. Estos libros, aunque oficiales, son menos conocidos, y he encontrado a bastantes fans que no conocen de su existencia. Los tres son libros cortitos que Rowling escribió con fines benéficos, y están basados en libros que se mencionan en la saga.

Quidditch a través de los tiempos se basa en el libro que Hermione cogió de la biblioteca en La piedra filosofal para aprender sobre volar, y luego se lo prestó a Harry para que aprendiera sobre quidditch. Como veis por la foto, está diseñado como un libro de la biblioteca de Hogwarts, con una lista de alumnos que han cogido prestado el libro, junto con una advertencia de la señora Pince para no romper el libro, o atenerse a las consecuencias. Detalla la historia del quidditch y su situación en el mundo mágico.

Animales fantásticos y dónde encontrarlos es uno de los libros que se requieren para los estudiantes de primer año de Hogwarts, y éste está basado en el de Harry. Junto a las muy interesantes descripciones de las criaturas mágicas hay divertidas notas de Harry y sus amigos (por ejemplo, en la entrada del colacuerno húngaro Harry añade muchas más X al índice de peligrosidad). La nueva saga cinematrográfica que empezará en noviembre está basada en este libro, y su autor en el universo Potter, Newt Scamander, será su protagonista.

Finalmente, Los cuentos de Beedle el bardo está basado en la versión que Dumbledore le cedió a Hermione en Las reliquias de la muerte, supuestamente traducido de las runas por ella y con comentarios de Dumbledore  encontrados en su despacho tras su muerte. Este libro salió después del final de la saga; al principio sólo había cinco ejemplares, que se regalaron o subastaron, pero al final Rowling accedió a venderlo con fines benéficos, igual que los otros.

Otros libros:

Estos son libros no oficiales pero también muy interesantes, cada uno a su manera.



¿Qué pasará en Harry Potter 7? (What will happen in Harry Potter 7?) es, como su propio nombre indica, una publicación que intentaba averiguar lo que sucedería en la última novela, basándose en lo sucedido en las anteriores. Fue escrito por los amigos de Mugglenet, y traducido al español. Yo lo encontré en un mercadillo a bajo precio, y me llamó la atención. Ahora mismo ya está desfasado, claro, pero es curioso ver cómo acertaron en cosas como la identidad de R.A.B. y que Harry fuera un horrocrux, y cómo se equivocaron en cosas como la muerte de Dobby (como podéis ver en la foto, creyeron que su supervivencia estaba asegurada :c).



El diccionario del mago (The sorcerer´s companion) es un libro de lo más curioso. Sus autores, Elizabeth Kronzek y Allan Zola Koronzek. apuntaron todas las referencias a elementos folklóricos o mitológicos de la saga y realizaron una investigación a fondo para mostrar su origen. Desde la adivinación a los trols, pasando por la piedra filosofal, las capas de invisibilidad y la misma magia, resulta muy útil para saber de dónde sacó Rowling su inspiración para crear muchos de los elementos del mundo mágico. Eso sí, sólo llega hasta el cuarto libro, y no tengo constancia de que haya reediciones. Aún así, es un libro que vale la pena investigar.



Los tesoros de Harry Potter es lo que se podría llamar un álbum de rodaje: muestra los pasos que se dieron a la hora de adaptar a la gran pantalla la saga de Harry Potter, con anécdotas del rodaje, comentarios de los directores y actores, diseños de los vestuarios y los escenarios y, sobre todo, reproducciones de algunas cosas que se fabricaron para el rodaje. Resulta muy curioso, y los objetos de regalo valen la pena, ya los veréis más adelante.

Películas:



La colección completa de películas, en una única caja metalizada. Conseguí contenerme y no comprarme ninguna peli hasta que saliera un pack de este estilo (bueno, me compré La cámara secreta en VHS, pero ya no me vale). Como resultado, conseguí todas las pelis juntas y a un buen precio, eso sí, sin ningún extra, eso es un pack distinto mucho más caro. Algún día...

Otras cosas:


Algunos decretos de enseñanza de Umbridge. Éstos venían en Los tesoros de Harry Potter, y me ha parecido que podría ser curioso ponerlos. No son precisamente la joya de mi colección, pero aquí están.



El mapa del merodeador. Esto sí que merece un buen puesto en esta entrada, sería la joya de mi colección si no tuviera también lo que vendrá después. No deja de ser una copia de un objeto creado para usarse en una peli, pero no sé, me emociono siempre cuando lo veo. La compra de Los tesoros de Harry Potter sale a cuenta sólo por incluir este mapa.


La carta de Hogwarts. Ya la habéis visto, ésta sí que es mi joya de la corona, y lo mejor es que también está incluida en Los tesoros de Harry Potter. Da igual que esté en inglés, o que vaya a dirigida a Harry, es una carta a Hogwarts y la atesoraré siempre (al menos, hasta que algún día tenga una propia).


Giratiempos. Sí, tengo dos. Me gustaría decir que es por un viaje en el tiempo que salió raro, pero la realidad es que el primero me lo compré en una convención y el otro me lo regalaron. Solía tenerlos separados, pero ahora no estoy seguro de cuál es cuál, jajajaja. Siempre que tengo problemas con el tiempo, me gusta ponérmelo y darle vueltas. Ains.


Una taza con un llavero del símbolo de las Reliquias de la Muerte. La taza en sí no es nada especial, así que la he incluido junto a mi llavero, al que le tengo más cariño. Me ha servido para identificarme frente a otros potterfanáticos, y las puntas afiladas del triángulo me han venido bien en algunos casos. En serio.


Y para acabar, mi camiseta de Hogwarts, que llevo con orgullo. La verdad es que quería una camiseta de mi casa, Ravenclaw, pero el diseño de ésta me atrajo y tuve que comprármela. No lo parece, pero ya tiene más de un año y ha pasado por muchas cosas, y sigue igual que el primer día. Eso es calidad.

Y esto es todo. No sé si os interesará saber lo que tengo, pero espero que al menos os hayan llamado la atención algunas cosas y queráis saber más. El universo de Harry Potter es inmenso, y nunca dejará de aumentar. Ahora mismo tenemos reciente la publicación de El legado maldito, que está dando mucho de qué hablar, y tenemos Pottermore y la nueva saga de películas, que al menos permitirán dar imagen a varias bestias fantásticas. 

Yo seguiré aquí, con mis reseñas semanales, desgranando cada capítulo de la saga y quién sabe si en un futuro algo más. De momento estoy contento con esto, pero el futuro puede deparar cualquier cosa. ¡Nos vemos en la entrada 101!