lunes, 25 de julio de 2016

Capítulo 11: En el expreso de Hogwarts

En el undécimo capítulo de Harry Potter y el cáliz de fuego, Harry y sus amigos marchan a un nuevo curso en Hogwarts, sin saber lo que se les avecina (aunque les gustaría saberlo).

Llega al fin el 1 de septiembre, el día de marcharse a Hogwarts de nuevo. Como cada año, las primeras horas del día son de caos por prepararlo todo para viajar a Londres y coger a tiempo el tren. La incesante lluvia complica las cosas, y para empeorarlo aún más Arthur tiene que atender un aviso urgente y no puede acompañarles; así es como se nos introduce a Ojoloco Moody.

A Moody le ha pasado lo de Pedro y el lobo; tantos años de falsas alarmas al final han llevado a que el Ministerio trate ésta como un asunto frívolo, un caso como mucho de violación del Estatuto del Secreto, que Arthur y otros amigos intentan desagravar. Voldemort se aprovechó de eso, y para cuando Arthur llegó a poner orden Barty estaba ya ocupando su lugar.

Molly se las tiene que apañar con unos taxis muggles, y la verdad es que es un milagro que tres taxis repletos de gente y equipaje lleguen a tiempo a King´s Cross con semejante lluvia. Aunque tienen tiempo para instalarse sin demasiada prisa, han de despedirse de forma breve, aunque Molly, Bill y Charlie tienen tiempo para dejar caer que va a pasar algo, aquello de lo que hablaban Percy y Bagman, y que al parecer revelará públicamente Dumbledore en el banquete de selección.

La verdad es que es divertido picar la curiosidad de los niños; cuando lo leía la primera vez me parecía que todos eran muy malos por decírselo sin decírselo, pero ahora puedo entenderlo, y tampoco es que pudieran decírselo abiertamente, se les puede caer el pelo (Lucius se lo dijo a Draco, pero a él se la suda.)

Hablando de Draco, aquí hace su aparición de rigor en el expreso de Hogwarts para fastidiar un poco, que si no no se queda tranquilo; primero habla sin molestarse en ser discreto de Durmstrang (probablemente en el contexto de su participación en el torneo) y luego se acerca al compartimento de los protas con la intención de burlarse de la posibilidad de que participen, y al darse cuenta de que no tienen ni idea su burla cambia a "yo sé algo que tú no". Maldito niñato. Por suerte tampoco le hacen demasiado caso.

Y al fin llegan a Hogwarts, aún en medio de una copiosa lluvia y ansiosos por saber lo que Dumbledore les va a anunciar. Veremos qué pasa.

Observaciones y curiosidades:
  • La forma de comunicarse mediante los polvos flu como hace Amos es sencilla; en lugar de meterse por completo en la chimenea, se mete la parte del cuerpo correspondiente, en este caso la cabeza, y es ésta la que viaja mientras que el resto del cuerpo permanece junto a la chimenea. Para volver, basta con retirar la parte utilizada. 
  • En el original, Amos llama a los policías (policemen en inglés) please men, que viene a significar "hombre favor", similar a los "pocresías" que dice en la traducción. 
  • En el original se menciona que Pigwidgeon arma aún más jaleo al entrar al andén nueve y tres cuartos tras oír ulular a las otras lechuzas. 
  • Es Charlie quien específicamente dice que se volverán a ver pronto, porque es uno de los encargados de llevar a los dragones a Hogwarts para la primera prueba del torneo; en el sexto libro se revela que el Ministerio estuvo durante el verano formalizando el traslado de las criaturas desde el extranjero (incluyendo a la esfinge que estará en la tercera prueba).
  • En el original, se dice específicamente que Bill, Charlie y Molly se habían desaparecido (es decir, que se habían marchado mediante aparición) antes de que el tren doblara la esquina. Es más sencillo verlo en el original porque escriben el verbo "aparecerse" y "desaparecerse" con mayúscula, pero la traducción a veces lo pasa por alto. 
  • Probablemente Lucius y Karkarov se conocieran siendo mortífagos. Dado que Karkarov no mencionó a Lucius durante su traición a otros mortífagos es posible que fueran amigos, o que Karkarov descubriera su identidad después de ser liberado. 
  • Curiosamente, parte del dinero del premio del torneo se usará para comprarle a Ron una túnica de gala nueva.
  • Como imaginaréis, el conjuro reparo viene del verbo latino del mismo nombre, que significa "reparar" y del que proviene el verbo español. 

lunes, 18 de julio de 2016

Capítulo 10: Alboroto en el Ministerio

En el décimo capítulo de El cáliz de fuego, los eventos de los Mundiales tienen sus consecuencias para el Ministerio de Magia, mientras que Harry y sus amigos se preparan para volver a Hogwarts.

Evidentemente, un ataque terrorista en las finales de los Mundiales de Quidditch, con asistentes de todo el mundo, supone un duro golpe para el Ministerio de Magia británico, que a ojos de los demás países ha quedado como débil en seguridad y vulnerable a los ataques. Teniendo esto en cuenta, la política que adoptará Fudge de hacer creer que Voldemort no ha vuelto realmente tiene sentido, pues no quiere reconocer que se encuentren de nuevo en esa situación tras el anticipo que han tenido el verano anterior.

En el Ministerio tienen las manos llenas para tratar de compensar los daños y perjuicios ocasionados a los asistentes (y distinguir de entre ellos a los buscavidas que quieren aprovechar la situación para sacar tajada como Mundungus) e intentar evitar la mala publicidad que se le ha dado a todo el asunto, exacerbada por Rita Skeeter (método que, como veremos, es su modus operandi habitual).

El pobre Arthur se ve comprometido por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado (por mucho que diga Percy, no podría haber hecho más de lo que hizo), y ahora se ve obligado a trabajar duro durante lo que queda de mes, y cuando llega el día de irse a Hogwarts la situación no ha mejorado aún.

Pero Harry y los demás todavía son muy jóvenes para estar muy pendientes de esos asuntos, al menos no de la forma en que se implicarán en años siguientes. Harry aún está preocupado de las implicaciones y espera la carta de Sirius con impaciencia, y Hermione sigue cultivando su fastidio por el trato a los elfos domésticos, pero el interés principal de los chicos ahora es el retorno a Hogwarts, y prepararlo todo. Cuanto menos se hable de la túnica de gala de Ron, mejor.

Y eso es todo, básicamente, la verdad es que este capítulo no tiene demasiada chicha. Es un momento familiar dentro de un clima complicado, en el que cada uno hace lo que le gusta dentro de las posibilidades que se le ofrecen. En el próximo capítulo habrá temas que darán más juego. ¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • El whisky que toma Molly con el té es en el original whisky de fuego, una bebida popular entre los magos.   
  • Percy menciona a Mundungus Fletcher, que se convertirá en un personaje más importante en el siguiente libro. Arthur ya le mencionó de pasada en La cámara secreta.
  • Esta es la primera de las muchas veces que Fred y George están haciendo algo a escondidas durante este libro, que resulta ser comunicarse con Bagman por el asunto de la apuesta fraudulenta. 

lunes, 11 de julio de 2016

Capítulo 9: La marca tenebrosa

En el noveno capítulo de El cáliz de fuego, las celebraciones por la victoria de Irlanda quedan interrumpidas por los disturbios de unos mortífagos, que a su vez quedan interrumpidos por algo mucho peor.

Todo parece normal al principio; Harry y los demás se unen al gentío para salir del estadio y llegar a su tienda, discuten sobre el partido como cualquier fan deportivo y se van a la cama mientras los irlandeses celebran su victoria con fiesta y jolgorio como cualquier afición cuyo equipo ha ganado un galardón tan importante en el mundo real.

Sin embargo, como sucede también en estas ocasiones en el mundo real, un grupo de supuestos aficionados aprovechan la situación, empujados por el alcohol, para dar rienda suelta a sus ansias de violencia y declarar sus intenciones extremistas. En este caso, un grupo de antiguos mortífagos (aparentemente liderados por Lucius Malfoy) se han juntado por el partido y han decidido aprovechar para burlarse de los muggles y del Ministerio, usando al señor Roberts y a su familia como arma y escudo.

Entre el caos, Harry, Ron y Hermione consiguen refugiarse en el bosque; aún son muy pequeños para involucrarse (incluso Fred y George son mandados a ocultarse en vez de luchar, eso sí, con la misión de cuidar de Ginny). Entre los árboles tienen varios encuentros, algunos más trascendentales que otros, pero la clave es Winky (y su invisible acompañante).

Barty Crouch Jr. sabe que los enmascarados son antiguos mortífagos como él, y están malgastando su libertad en espectáculos sin sentido en lugar de buscar a su amo, que es lo que haría él si pudiera. Winky hace lo posible por alejarle de ellos (dejándose ver por Harry y los otros, que achacan sus esfuerzos a un intento fútil de desobedecer las órdenes de su amo), pero no sabe que Barty tiene la varita de Harry, que usa para conjurar la marca tenebrosa frente a los desleales mortífagos en un intento de enseñarles una lección.

Y funciona: los mortífagos se cagan de miedo ante la posibilidad de que Voldemort haya vuelto, probablemente no muy contento de lo que han estado haciendo sus siervos mientras él sufría medio muerto, y se desaparecen en bandada. Por otra parte, ver el símbolo de Voldemort en el cielo hace que el resto de magos presentes también se aterren ante la posibilidad de su retorno, y los magos del ministerio acuden al lugar al instante para arrestar a quien haya hecho aquello cuanto antes.

El miedo y la paranoia invaden los momentos siguientes; claramente el mundo mágico no quiere pensar en la posibilidad del retorno de Voldemort (algo que dará forma al próximo libro) y acusan casi a todo el mundo para poder zanjar el asunto como sea y rápido. Crouch es el más decidido en ese sentido, pero se le viene el mundo encima cuando descubren a Winky.

De inmediato deduce que la marca es cosa de su hijo, y adopta un tono falsamente tranquilo que contrasta con el nerviosismo y tensión que mostraba antes, para así quitar hierro al asunto y alejar las miradas de su secreto. No por ello deja de mostrar decepción y recelo hacia Winky, en quien confiaba para que no sucediera lo que ha sucedido (y además, la idea de llevar a Barty al partido fue de la propia Winky, así que es su responsabilidad).

Hermione tiene razón al observar que él y Amos tratan a Winky como si fuera inferior, pero no tiene todos los datos: Crouch claramente confiaba lo suficiente en Winky como para dejar su secreto bajo su protección y está decepcionado. Con Amos es difícil decirlo, pero es posible que sus experiencias en su departamento le hayan dejado con prejuicios hacia otros seres. Casi nunca es una cuestión de pura intolerancia sin más, siempre hay algo detrás que da lugar a estas situaciones, e ignorarlas es peligroso.

Al final, Winky queda libre de sospecha (aunque aún es despedida), Harry recupera su varita y Crouch consigue mantener su secreto. Todos vuelven a la tienda a juntarse con los demás y reflexionar sobre lo ocurrido. Especialmente a Harry le queda la duda de si hay alguna relación entre su sueño y lo que ha pasado (no la hay, al menos por el momento).

Esta noche será crucial para la campaña de retorno de Voldemort, pues aumentará el clima de crispación que ya existía en el mundo mágico y alertará a los antiguos mortífagos del posible retorno de su amo. Y aún más importante, la falta de Winky le facilitará al señor tenebroso rescatar a su vasallo.

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, Malfoy se incluye a sí mismo al decir que disfrutarían de ver a Hermione en la misma posición que los muggles. 
  • Los duendes que se encontraron Harry y los otros probablemente fueran los que acosan por sus deudas a Bagman, y estarían contando lo que él les había pagado de sus apuestas. La aparición de Bagman poco después, preocupado pero ignorante de lo que sucede en el campamento, refuerza la hipótesis. 
  • El conjuro morsmordre viene del francés, y significa más o menos "morder a la muerte". Esto se relaciona con los mortífagos, que suelen ser quienes ejecutan este conjuro. 
  • El conjuro desmaius proviene de la palabra latina para "desmayo". En el original este conjuro se llama stupefy, que significa "aturdir" en inglés. 
  • En el original, Crouch no le dice a Harry que no mienta, sino a Ron, a quien apunta con su varita en ese momento, y quien acaba de afirmar no tener nada que ver con la marca antes de la respuesta de Crouch. 
  • El conjuro rennervate, que anula al desmaius, significa "energizar" en inglés. En las primeras ediciones este conjuro se denominaba enervate, por una confusión de Rowling (enervate signifca debilitar), y se cambió en ediciones posteriores. 
  • Prior incantato proviene de prior, que significa "anterior" en inglés, e incantato, que significa "encantado" en latín. 
  • Deletrius viene de delete, que significa "borrar" en inglés. 

viernes, 8 de julio de 2016

Escuela Ilvermorny de Magia y Hechicería

El texto de Pottermore de este mes es el dedicado a la fundación de la escuela Ilvermorny, una bella historia. Al igual que en el texto sobre Escuelas mágicas del mundo, aquí Pottermore ofrece una versión oficial en español, pero ésta es la mía propia, con algunas notas aclaratorias. Espero que lo disfrutéis:

"La gran escuela de magia norteamericana se fundó en el siglo XVII. Se halla en la cima más alta del monte Greylock*1*, y está oculta de la mirada no magica por una variedad de potentes encantamientos, que a veces se manifiestan en una corona de nubes neblinosas.

Comienzos irlandeses

Isolt Sayre nació en torno a 1603, y pasó los primeros años de su infancia en la villa de Coomloughra, County Kerry, en Irlanda. Era descendiente de dos familias mágicas de sangre pura.

Su padre, William Sayre, era descendiente directo de la famosa bruja irlandesa Morrigan, una animaga cuya forma animal era el cuervo*2*. William a menudo llamaba a su hija Morrigan por la afinidad que mostró hacia todo lo natural desde que era muy pequeña. Sus primeros años fueron idílicos, con unos padres que la querían y que ayudaban en secreto a sus vecinos muggles, elaborando curas mágicas para las personas y el ganado.

Sin embargo, cuando tenía cinco años, un ataque a la casa familiar resultó en la muerte de sus padres. Isolt fue "rescatada" de entre las llamas por la hermana de su madre, Gormlaith Gaunt, que estaba separada de la familia, y que se la llevó al vecino valle de Coomcallee, o "Valle de la Arpía", y allí la crió*3*.

Según crecía Isolt, se fue dando cuenta de que su salvadora era en realidad su captora y la asesina de sus padres. Inestable y cruel, Gormlaith era una fanática bruja de sangre pura que creía que la generosidad de su hermana con sus vecinos muggles llevaría a Isolt por un camino peligroso, al matrimonio con un hombre no mágico. Según creía Gormlaith, sólo robando a la niña podría ésta ser llevada al "camino recto": criada en la creencia de que como descendiente de Morrigan y Salazar Slytherin debía asociarse únicamente con magos y brujas de sangre pura.

Gormlaith se decidió a ser el modelo que según ella Isolt necesitaba, forzando a la niña a mirar mientras maldecía y embrujaba a todo muggle o animal que se acercara demasiado a su casa. La comunidad pronto aprendió a evitar el lugar en el que Gormlaith vivía, y desde entonces el único contacto que tuvo Isolt con los vecinos que antes eran sus amigos era cuando los niños le tiraban piedras mientras jugaba en el jardín.

Gormlaith se negó a permitir que Isolt ocupara su lugar en Hogwarts cuando llegó la carta, bajo la base de que Isolt aprendería más en casa que en una institución tan igualitaria y llena de sangres sucia. Sin embargo, la propia Gormlaith había estudiado en Hogwarts, y le habló mucho sobre la escuela. Principalmente lo hizo para denigrar el lugar, lamentando que los planes de Salazar Slytherin para la pureza mágica no se hubieran cumplido. Para su sobrina, aislada y maltratada por una tía que ella creía que estaba al menos medio loca, Hogwarts parecía un paraíso, y Isolt pasó buena parte de su adolescencia fantaseando con aquel lugar.

Durante doce años, Gormlaith aseguró la cooperación y el aislamiento de Isolt mediante poderosa magia oscura. Al fin, la joven reunió suficiente habilidad y valor para escapar robando la varita de su tía, porque ella no le había permitido tener una propia. El único otro objeto que Isolt se llevó con ella fue un broche dorado con la forma de un nudo gordiano que pertenecía a su madre*4*. Isolt huyó entonces del país.

Asustada de la respuesta de Gormlaith y de sus prodigiosos poderes de rastreo, Isolt se mudó primero a Inglaterra, pero no pasó mucho tiempo hasta que Gormlaith encontró su pista. Decidida a ocultarse de tal forma que su madre adoptiva nunca la encontrara, Isolt se cortó el pelo. Haciéndose pasar por un chico muggle llamado Elias Story, zarpó al Nuevo Mundo a bordo del Mayflower en 1620*5*.

Isolt llegó a América entre los primeros colonos muggles (a los muggles se les conoce como no-majs en la comunidad mágica americana, de "No Magic" (no mágico)). A su llegada se desvaneció en las montañas cercanas, dejando que sus antiguos compañeros de nave supusieran que "Elias Story" había muerto durante el duro invierno, como muchos otros. Isolt dejó la nueva colonia en parte porque creía que Gormlaith la localizaría, incluso hasta un nuevo continente, pero también porque su viaje a bordo del Mayflower la llevó a deducir que una bruja no iba a hacer muchos amigos entre los puritanos.

Isolt estaba ahora sola en un país extraño y duro, y era, hasta donde ella sabía, la única bruja en cientos, si no miles de kilómetros (su educación parcial con Gormlaith no incluyó información sobre los magos nativos americanos). Sin embargo, después de varias semanas sola en las montañas, se encontró con dos criaturas cuya existencia ella desconocía hasta aquel momento.

El hidebehind es un espectro nocturno del bosque que caza criaturas humanoides. Como su nombre sugiere, puede contorsionarse para ocultarse tras casi cualquier objeto, manteniéndose fuera de la vista de sus presas y sus depredadores. Los no-majs han llegado a sospechar de su existencia, pero no son rivales para sus poderes. Sólo una bruja o mago tiene opciones de sobrevivir al ataque de un hidebehind*6*.

El pukwudgie también es nativo de América: una criatura pequeña, de rostro grisáceo y grandes orejas, relacionada de manera distante con el duende europeo. Ferozmente independiente, engañoso y no muy apasionado de la humanidad (ni mágica ni mundana), posee su propia y poderosa magia. Los Pukwudgies cazan con flechas letales y venenosas, y disfrutan engañando a los humanos*7*.

Las dos criaturas se habían encontrado en el bosque y el hidebehind, que era de un tamaño y fuerza inusuales, no sólo había conseguido atrapar al pukwudgie, que era joven e inexperimentado, sino que estaba a punto de destriparle cuando Isolt lanzó la maldición que le dejó en libertad. Sin saber que el pukwudgie también es excepcionalmente peligroso para los humanos, Isolt le recogió, le llevó a su improvisado refugio y le cuidó hasta que estuvo sano.

El pukwudgie se declaró atado a servirla hasta que tuviera una oportunidad de pagar su deuda. Consideraba como una gran humillación estar en deuda con una joven bruja tan estúpida como para vagar por un país extraño, donde los pukwudgies o los hidebehinds la podían haber atacado en cualquier momento, y los días de Isolt ahora estaban llenos de los refunfuñes del pukwudgie mientras la seguía.

A pesar de la ingratitud del Pukwudgie, Isolt le encontraba divertido y se alegraba de su compañía. Con el tiempo se fue desarrollando entre ellos una amistad que es casi única en la historia de sus respectivas especies. Fiel a los tabús de su gente, el pukwudgie se negaba a revelarle a Isolt su nombre, así que ella le llamó William, igual que su padre.

La serpiente cornuda

William comenzó a introducir a Isolt a las criaturas mágicas que él conocía. Viajaron juntos para observar la caza de los hodags de cabeza de rana, lucharon contra un dragonesco snallygaster y vieron jugar en el amanecer a crías recién nacidas de wampus*8*.

Para Isolt lo más fascinante de todo fue la serpiente cornuda de río con una joya en su frente, que vivía en un arroyo cercano. Incluso su guía pukwudgie estaba aterrado de esta bestia, pero para su sorpresa, a la serpiente cornuda parecía gustarle Isolt. Aún más alarmante para William resultaba el hecho de que ella afirmaba entender lo que la serpiente cornuda le decía.*9*

Isolt terminó por no hablar con William sobre su extraña sensación de afinidad con la serpiente, ni del hecho de que parecía contarle cosas. Tomó la constumbre de visitar el arroyo sola y nunca le contaba al pukwudgie adónde había ido. El mensaje de la serpiente nunca variaba: "Hasta que yo no sea parte de tu familia, tu familia está condenada".

Isolt no tenía familia, a menos que se contara a Gromlaith allá en Irlanda. No podía entender las crípticas palabras de la serpiente cornuda, o siquiera decidir si se estaba imaginando la voz en que parecía comunicarse con ella.

Webster y Chadwick Boot

Isolt se reunió de nuevo con gente de su clase bajo trágicas circunstancias. Mientras ella y William buscaban comida en el bosque un día, un horrible grito no lejos de donde se encontraban causó que William le gritara a Isolt que se quedara donde estaba, mientras él cargaba entre los árboles con su flecha envenenada lista.

Naturalmente, Isolt no siguió sus instrucciones, y cuando llegó después a un pequeño claro se topó con una horrible visión. El mismo hidebehind que había intentado matar antes a William había tenido más éxito con un par de humanos inocentes que yacían muertos en el suelo. Aún peor, dos niños pequeños yacían cerca gravemente heridos, esperando mientras el hidebehind se preparaba para destripar a sus padres.

El pukwudgie y Isolt juntos acabaron fácilmente con el hidebehind, que esta vez fue destruido. Encantado con el trabajo de aquella tarde, el pukwudgie prosiguió con la recolección de bayas, ignorando los quejidos de los niños en el suelo. Cuando la furiosa Isolt le ordenó que la ayudara a llevar a los dos pequeños a casa, William tuvo una pataleta. Los dos jóvenes, dijo, ya estaban básicamente muertos, e iba contra las creencias de su gente ayudar a los humanos, siendo Isolt una desafortunada excepción porque le había salvado la vida.

Enfurecida por la crueldad del pukwudgie, Isolt le dijo que aceptaría que salvara a uno de los chicos como pago a la deuda. Los dos estaban tan graves que no se atrevía a aparecerse con ellos, pero insistió en llevárselos a casa. A regañadientes, el pukwudgie consintió en llevar al mayor, de nombre Chadwick, mientras Isolt llevaba al más joven Webster de vuelta a su cabaña.

Una vez allí, la furiosa Isolt le dijo a William que ya no tenía más necesidad de su presencia. El pukwudgie la miró enfurecido, y entonces se desvaneció.

Los chicos Boot y James Steward

Isolt había sacrificado a su único amigo por dos niños pequeños que podían no sobrevivir. Afortunadamente, sí se recuperaron, y para su asombro y deleite, se dio cuenta de que eran mágicos.

Los padres magos de Chadwick y Webster les habían llevado a América en busca de fascinantes aventuras, que habían acabado en tragedia cuando la familia se internó en el bosque y se encontró con el hidebehind. Al no conocer a la criatura, el señor Boot la había tomado por un boggart común o de jardín, e intentó ridiculizarlo, con las terribles consecuencias que Isolt y William habían presenciado.

Los chicos estuvieron tan enfermos durante las primeras dos semanas que Isolt no se atrevía a apartarse de su lado. Le inquietaba que en sus prisas para salvar a los niños no había podido dar un entierro digno a los cuerpos de sus padres, y cuando al fin Chadwick y Webster parecían encontrarse lo bastante bien como para que ella pudiera ausentarse unas horas, volvió al bosque con la intención de hacer unas tumbas que los chicos pudieran visitar algún día.

Para su sorpresa, cuando llegó al claro se encontró con un joven llamado James Steward, también del asentamiento de Plymouth*10*. Al haber echado en falta a la familia con la que hizo amistad durante el viaje a América, se había internado en el bosque para buscarlos.

Mientras Isolt miraba, James terminó de marcar las tumbas que había cavado a mano, y entonces recogió las dos varitas rotas que habían yacido junto a los padres Boot. Ceñudo, examinó el brillante núcleo de nervios de corazón de dragón que sobresalían de la del señor Boot y la agitó. Como invariablemente sucede cuando un no-maj agita una varita, ésta se rebeló. James salió volando hacia atrás, se dio con un árbol al otro lado del claro y quedó inconsciente.

Despertó en una pequeña cabaña hecha de ramas y pieles de animales, cuidado por Isolt. En un espacio tan confinado ella no podía ocultarle su magia, particularmente cuando preparaba pociones para ayudar en la recuperación de los chicos Boot  y usaba su varita para cazar. Isolt pretendía modificar la memoria de James cuando se recuperara y enviarle de vuelta a la colonia de Plymouth.

Entre tanto, era maravilloso tener a otro adulto con el que hablar, especialmente uno al que ya le caían bien los chicos Boot y que ayudaba a entretenerlos mientras se recuperaban de sus heridas mágicas. James incluso ayudó a Isolt a construir una casa de piedra en la cima del Greylock, aportando un diseño viable, pues había sido masón en Inglaterra, y Isolt la hizo realidad en el espacio de una tarde. Isolt bautizó a su nuevo hogar como Ilvermorny, por la casa en la que nació y que Gormlaith destruyó.

Cada día Isolt juraba modificar la memoria de James, y cada día el temor a la magia de él se desvanecía un poco más, hasta que al final pareció que lo más simple era admitir que estaban enamorados, casarse y terminar de una vez.

Cuatro casas

Isolt y James consideraban a los chicos Boot como sus hijos adoptivos. Isolt les contó las historias sobre Hogwarts que había aprendido de Gormlaith. Los dos chicos deseaban ir a la escuela, y preguntaban con frecuencia por qué no podían volver todos a Irlanda y esperar sus cartas. Isolt no quería asustar a los niños con la historia de Gormlaith, así que les prometió que cuando llegaran a los once años les conseguiría unas varitas como fuera (las de sus padres no tenían arreglo) y que juntos empezarían una escuela de magia en casa.

Aquella idea hizo volar la imaginación de Chadwick y Webster. Las ideas de los chicos de lo que una escuela de magia debería ser estaban basadas casi exclusivamente en Hogwarts, así que insistieron en que debería haber cuatro casas. La idea de llamar a las casas con su nombre quedó abandonada rápidamente, porque Webster creía que una casa llamada Webster Boot no tendría posibilidad de ganar nada, así que en su lugar cada uno escogió a su bestia mágica favorita. Para Chadwick, un chico inteligente pero a menudo temperamental, fue el Thunderbird que puede crear tormentas mientras vuela*11*. Para el rápido a discutir pero fieramente leal Webster, fue el Wampus, una criatura mágica similar a una pantera que es rápida, fuerte y casi imposible de matar. Para Isolt, por supuesto, fue la serpiente cornuda a la que aún visitaba y con la que sentía una extraña afinidad.

Cuando le preguntaron cuál era su criatura mágica favorita James estaba perdido. Como el único no-maj de la familia, era incapaz de conectar con las criaturas mágicas que los otros habían llegado a conocer tan bien. Al fin, nombró al pukwudgie, porque las historias que su mujer le contaba del arisco William siempre le hacían reír.

Así se crearon las cuatro casas de Ilvermorny, y aunque entonces sus cuatro fundadores no lo sabían, buena parte de su carácter se terminó filtrando en las casas a las que tan a la ligera habían puesto nombre.

El sueño

El undécimo cumpleaños de Chadwick se acercaba rápidamente y Isolt no tenía ni idea de cómo hacerle la varita que le había prometido. Hasta donde ella sabía, la varita que le había robado a Gormlaith era la única en América. No se atrevió a abrirla para descubrir cómo estaba hecha, y sus investigaciones de las varitas de los padres de los chicos le mostraron que los nervios de corazón de dragón y el pelo de unicornio que ambas contenían ya hacía mucho que se habían resecado e inutilizado.

En la víspera del cumpleaños Isolt soñó que bajaba al arroyo a encontrar a la serpiente cornuda, que se elevaba desde el agua e inclinaba su cabeza hacia Isolt mientras ella le afeitaba un largo fragmento de su cuerno. Despertando en la oscuridad, se dispuso a bajar al arroyo.

La serpiente cornuda la estaba esperando allí. Alzó su cabeza tal como había hecho en su sueño, ella tomó parte de su cuerno, le dio las gracias, y entonces volvió a la casa y despertó a James, cuya habilidad con la piedra y la madera ya había embellecido la casa familiar.

Cuando Chadwick despertó al día siguiente, se encontró con una finamente tallada varita de fresno espinoso dentro de la cual se hallaba el cuerno de la serpiente. Isolt y James habían conseguido crear una varita de excepcional poder.

La fundación de la Escuela Ilvermorny

Para cuando Webster cumplió los once años, la reputación de la pequeña escuela de la familia se había extendido. Otros dos chicos mágicos de la tribu Wampanoag se habían unido con una madre y dos hijas del Narragansett, todos ellos interesados en aprender las técnicas de elaboración de varitas a cambio de compartir sus propias enseñanzas mágicas*13*. A todos se les dieron varitas hechas por Isolt y James. Algún instinto protector llevó a Isolt a reservar los núcleos de serpiente cornuda para sus hijos adoptivos, y ella y James aprendieron a usar una variedad de otros núcleos, incluyendo pelo de Wampus, nervios de corazón de snallygaster y cuernos de jackalopes*13*.

En 1834 la escuela casera había crecido mucho más allá de lo que la familia de Isolt se había atrevido a soñar. Habían llegado más estudiantes, y aunque la escuela aún era pequeña, había suficientes niños para cumplir el sueño de Webster de formar competiciones entre las casas. Sin embargo, como la reputación de la escuela aún no se había extendido más allá de las tribus nativas americanas y los colonos europeos, no había internos. Los únicos que se quedaban a dormir en Ilvermorny eran Isolt, James, Chadwick, Webster y las niñas gemelas a las que Isolt había dado a luz: Martha, nombrada por la madre ya fallecida de James, y Rionach, nombrada por la de Isolt.

La venganza de Gormlaith 

La feliz y ocupada familia no tenía ni idea de que se avecinaba un gran peligro desde la distancia. A su antiguo país habían llegado las noticias de que habían abierto una nueva escuela de magia en Massachusetts. Se decía que a la directora se la llamaba Morrigan por la famosa bruja irlandesa. Sin embargo, fue sólo cuando oyó que el nombre de la escuela era Ilvermorny que Gormlaith se creyó que Isolt había conseguido llegar hasta América sin ser detectada, para allí casarse no sólo con un hijo de muggles, sino con un muggle, y había abierto una escuela que educaba a cualquiera que tuviera algo de magia.

Gormlaith había comprado una varita en el despreciado Ollivander para reemplazar la preciosa varita familiar que se había ido pasando de generación entre generación antes de que Isolt la robara. Decidida a que su sobrina no supiera de su llegada hasta que fuera demasiado tarde, sin saberlo imitó el disfraz de Isolt haciéndose pasar por un hombre para cruzar hasta América en la nave Buenaventura. Incluso tuvo la desfachatez de usar el nombre de William Sayre, el padre de Isolt, al que asesinó. Gormlaith desembarcó en Virginia y se abrió camino con sigilo hacia Massachusetts y el monte Greylock, llegando a las montañas durante una noche de invierno. Pretendía destruir la segunda llvermorny, masacrar a los padres que habían tirado por tierra su ambición de una gran familia de sangre pura, secuestrar a sus nietas sobrinas, las últimas en llevar la sangre sagrada, y volver con ellas al Valle de la Arpía.

Nada más ver el gran edificio de granito que se alzaba en la oscuridad en la cima del monte Greylock, Gormlaith envió una poderosa maldición hacia Isolt y James, sumiéndolos en un sueño encantado.

Después, emitió una única y sibilante palabra en pársel, la lengua de las serpientes. La varita que tan fielmente había servido a Isolt durante muchos años tembló en la mesita a su lado mientras ella dormía, y quedó inactiva. En todos los años que había vivido con ella, Isolt nunca supo que tenía en su mano la varita de Salazar Slytherin, uno de los fundadores de Hogwarts, y que contenía un fragmento del cuerno de una serpiente mágica: en este caso, un basilisco. Su creador instruyó a la varita para que "durmiera" cuando se lo indicara, y este secreto había pasado a lo largo de los siglos a cada miembro de la familia de Slytherin que la poseyó.

Lo que Gormlaith no sabía es que había otros dos ocupantes en la casa a los que no había puesto a dormir, porque nunca supo de Chadwick y Webster, que ya tenían dieciséis y catorce años. Lo que tampoco sabía es que el núcleo de las varitas de los chicos era cuerno de la serpiente de río; estas varitas no quedaron inactivas cuando Gormlaith pronunció la palabra en pársel. Por el contrario, sus núcleos mágicos vibraron en respuesta y, sintiendo el peligro hacia sus maestros, comenzaron a emitir una tenue nota musical, tal como hacen las serpientes cornudas ante el peligro.

Los dos chicos Boot se despertaron y saltaron de la cama. Instintivamente, Chadwick miró por la ventana. Acercándose a la casa entre los árboles estaba la silueta de Gormlaith Gaunt.

Como todos los niños, Chadwick había oído y entendido más de lo que sus padres adoptivos se habían imaginado. Podrían haber pensado que le habían protegido de cualquier conocimiento de la asesina Gormlaith, pero se equivocaban. De pequeño, Chadwick había oído a Isolt discutir sobre sus razones para escapar de Irlanda y, aunque ella y James no se habían percatado, en los sueños de Chadwick se había colado la figura de una bruja acercándose a Ilvermorny entre los árboles. Ahora su pesadilla se había hecho real.

Tras decirle a Webster que fuera a avisar a sus padres, Chadwick bajó las escaleras a toda prisa e hizo lo único que le parecía tener sentido: corrió fuera de la casa para encontrarse con Gormlaith y evitar que entrara en el lugar en el que dormía su familia.

Gormlaith no esperaba toparse con un mago adolescente y le subestimó al principio. Chadwick bloqueó su maldición de forma perfecta y comenzaron a batirse en duelo. En cuestión de minutos Gormlaith, aunque mucho más poderosa que Chadwick, se vio forzada a conceder que el chico tenía talento y le habían enseñado bien. Incluso mientras le lanzaba maldiciones para someterle y le hacía retroceder hacía la casa, le interrogaba sobre su ascendencia pues, decía, sería un desperdicio matar a un sangre pura de su talento.

Mientras tanto Webster trataba de despertar a sus padres, pero el encantamiento era tan profundo que ni siquiera el ruido de los gritos de Gormlaith y de las maldiciones que golpeaban la casa les despertaba. Al final Webster tuvo que bajar y unirse al duelo que se estaba produciendo a la salida de la casa.

La desventaja numérica le complicó la tarea a Gormlaith; aún más, los núcleos gemelos de las varitas de los chicos Boot, cuando se usaban juntos contra un enemigo común, incrementaban su poder por diez. Aun así, la magia de Gormlaith era fuerte y lo bastante oscura para poder superarlos. El duelo alcanzó proporciones extraordinarias, con Gormlaith aún riendo y prometiéndoles piedad si podían probar sus credenciales de sangre pura, y con Chadwick y Webster dispuestos a evitar que llegara hasta su familia. Los hermanos se vieron forzados a retroceder hasta Ilvermorny: los muros se agrietaban y los cristales se rompían, pero Isolt y James seguían durmiendo, hasta que las pequeñas que dormían arriba se despertaron y lloraron de miedo.

Fue esto lo que atravesó el encantamiento que embrujaba a Isolt y a James. La furia y la magia no podía despertarlos, pero los gritos de terror de sus hijas rompieron la maldición que Gormlaith les había echado, que, al igual que la propia Gormlaith, no tenía en cuenta el poder del amor. Isolt le gritó a James que fuera con las niñas: ella corrió a ayudar a sus hijos adoptivos, con la varita de Slytherin en la mano.

No fue hasta que la alzó para atacar a su odiada tía que se dio cuenta de que, para lo que le iba a servir, la durmiente varita bien podría haber sido un palo que se hubiera encontrado en el suelo. Burlona, Gormlaith forzó a Isolt, Chadwick y Webster a retroceder hacia el lugar desde el que podía oír el llanto de sus sobrinas nietas. Al fin consiguió derribar las puertas de su dormitorio, donde James cubría sus cunas dispuesto a morir por ellas. Segura de que todo estaba perdido y sin saber bien lo que hacía, Isolt lloraba y llamaba a su padre muerto.

De repente se oyó un gran estruendo y la luz de la luna que entraba en la habitación fue bloqueada por William el pukwudgie, que apareció en el alféizar. Antes de que Gormlaith supiera lo que había pasado, una punta de flecha envenenada la había atravesado por el corazón. Dejó escapar un sobrenatural grito que se oyó en kilómetros a la redonda. La anciana bruja había utilizado toda clase de magia oscura en un intento de volverse invencible, y aquellas maldiciones ahora reaccionaban con el veneno del pukwudgie, causando que se volviera tan sólida y frágil como el carbón antes de romperse en mil pedazos. La varita de Ollivander cayó al suelo y se prendió: todo lo que quedó de Gormlaith Gaunt fue una pila de polvo humeante, un palo roto y unos nervios de corazón de dragón churruscados.

William había salvado las vidas de la familia. En respuesta a su agradecimiento simplemente ladró que se había dado cuenta de que Isolt no le había llamado en toda una década, y que estaba ofendido de que sólo se dignara a hacerlo cuando estaba en peligro de muerte. Isolt tuvo el tacto suficiente para no decirle que estaba llamando a otro William. James estaba encantado de conocer al pukwudgie del que tanto había oído hablar y, olvidando que los pukwudgie odian a casi todos los humanos, agitó la mano del perplejo William y le dijo lo alegre que estaba de haber llamado por él a una de las casas de Ilvermorny.

Se cree que fue este cumplido lo que ablandó el corazón de William, porque mudó a su familia de pukwudgies a la casa al día siguiente y, quejándose constantemente como de costumbre, ayudó a Isolt y a su familia a reparar el daño que Gormlaith había causado. Anunció entonces que los magos eran demasiado lerdos como para protegerse a sí mismos y negoció con ellos actuar como servicio de mantenimiento y seguridad privada de la escuela a cambio de una cuantiosa paga en oro.

El legado de Slytherin

La varita de Slytherin permaneció inactiva tras la orden en pársel de Gormlaith. Isolt no podía hablar el idioma, pero en cualquier caso ya no quería tocar la varita que se había convertido en la última reliquia de su desgraciada infancia. Ella y James la enterraron fuera de los terrenos.

En cuestión de un año había crecido en el lugar en el que se enterró la varita una especie desconocida de árbol de madera de serpiente. Se resistió a todos los intentos de podarlo o matarlo, pero tras varios años se descubrió que sus hojas contenían fuertes propiedades medicinales. Este árbol parecía la prueba del hecho de que la varita de Slytherin, al igual que sus descendientes dispersos por el mundo, juntaban lo noble y lo innoble. La mejor parte de él parecía haber emigrado a América.

Crecimiento de la escuela

La reputación de Ilvermorny creció de forma estable en los años siguientes. La casa de granito creció y llegó a ser un castillo. Se contrató a más profesores para cubrir la creciente demanda. Ahora niños mágicos de toda Norteamérica viajaban a aprender allí y la escuela se convirtió en un internado. A principios del siglo XIX Ilvermorny ya se había ganado la reputación internacional que disfruta hoy.

Durante muchos años Isolt y James fueron los directores de Ilvermorny, y muchas generaciones de estudiantes les consideraron como miembros de sus familias.

Chadwick se convirtió en un mago experto y bien conocedor del mundo, y firmó los Encantamientos de Chadwick volúmenes I al VII, que son manuales básicos en Ilvermorny. Se casó con una curandera mexicana llamada Josefina Calderón, y la familia Calderón-Boot sigue siendo una de las familias de magos más prominentes de América.

Antes de la creación del MACUSA (El Mágico Congreso de USA), el Nuevo Mundo era escaso en la implantación de la ley mágica. Webster Boot se convirtió en lo que ahora se llamaría un auror de contrato. Cuando repatriaba a Londres a un mago tenebroso particularmente peliagudo, Webster conoció y se enamoró de una joven bruja escocesa que trabajaba en el Ministerio de Magia. Así, la familia Boot volvió a su país natal, y los descendientes de Webster se educaron en Hogwarts*14*.

Martha, la mayor de las gemelas de James y Isolt, era una squib. Aunque sus padres y sus hermanos adoptivos la querían muchísimo, le resultó doloroso crecer en Ilvermorny cuando ella era incapaz de hacer magia. Eventualmente se casó con el hermano no mágico de un amigo de la tribu Pocomtuc y vivió el resto de sus días como una no-maj.

Rionach, la más joven de las hijas de James y Isolt, enseñó Defensa contra las Artes Oscuras en Ilvermorny durante muchos años. Rionach nunca se casó. Hubo un rumor, nunca confirmado por la familia, de que, al contrario que su hermana Martha, Rionach nació con la habilidad de hablar pársel, y estaba decidida a no proseguir la descendencia de Slytherin en otra generación (la rama americana de la familia no sabía que Gormlaith no era la última de los Gaunts, y que la descendencia continuaba en Inglaterra*15*).

Isolt y James llegaron a tener más de cien años. Habían visto cómo su casita de Ilvermorny se convertía en un castillo de granito, y murieron sabiendo que su escuela era tan famosa que familias mágicas de toda Norteamérica clamaban por educar allí a sus hijos. Habían contratado empleados, habían construido dormitorios, y habían ocultado su escuela de los ojos de los no-maj con inteligentes encantamientos; en suma, la pequeña que había soñado con estudiar en Hogwarts había ayudado a fundar su equivalente norteamericano.

Ilvermorny hoy

Como se puede esperar de una escuela fundada en parte por un no-maj, Ilvermorny tiene la reputación de ser una de las escuelas de magia más democráticas y menos elitistas.

Las puertas frontales de Ilvermorny están flanqueadas por estatuas de mármol de Isolt y James. Las puertas se abren a una habitación circular bajo una cúpula de cristal. Una baranda de madera rodea la habitación por el piso superior. La habitación está vacía a excepción de cuatro enormes tallas que representan las casas: la serpiente cornuda, la pantera wampus, el thunderbird y el pukwudgie.

Mientras el resto del alumnado y los profesores observan desde el balcón superior, los nuevos estudiantes se colocan en fila en la entrada. Uno por uno, les llaman para que se sitúen sobre el símbolo del nudo gordiano que está en medio del suelo de piedra, y en silencio esperen a que las tallas encantadas reaccionen. Si la serpiente cornuda reacciona, el cristal de su frente se iluminará. Si el wampus quiere al estudiante, rugirá. El thunderbird demuestra su aprobación batiendo sus alas, y el pukwudgie alza su flecha.

Si más de una talla expresa su deseo de incluir al estudiante en su casa, la elección reside en el estudiante. Muy raramente (quizás una vez cada década) a un estudiante le ofrecen un lugar en las cuatro casas. Seraphina Picquery, presidenta del MACUSA de 1920 a 1928, fue la única de su generación en recibir este honor, y eligió a la serpiente cornuda.

A veces se dice de las casas de Ilvermorny que representan el todo de una bruja o mago: la serpiente cornuda representa la mente, el wampus el cuerpo, el pukwudgie el corazón y el thunderbird el alma. Otros dicen que la serpiente cornuda favorece a los eruditos, el wampus a los guerreros, el pukwudgie a los curadores y el thunderbird a los aventureros.

La Ceremonia de Selección no es la única diferencia principal entre Hogwarts e Ilvermorny (aunque en muchos aspectos las escuelas son muy similares). Cuando los estudiantes han sido seleccionados les llevan a un largo pasillo donde seleccionan (o son seleccionados por) una varita. Hasta la derogación de la Ley de Rappaport, que imponía una conformidad muy estricta con el Estatuto del Secreto, en 1965, a ningún menor se le permitía tener una varita hasta que llegaran a Ilvermorny. Lo que es más, las varitas se tenían que quedar en la escuela durante las vacaciones hasta que el estudiante cumpliera los diecisiete años y se le permitiera llevar varita legalmente fuera de la escuela.

Las túnicas de Ilvermorny son de color azul y arándano. Los colores honran a Isolt y a James: el azul era el color favorito de Isolt, y además ella siempre quiso estar en Ravenclaw cuando era niña; y arándano en honor al amor de James por la tarta de arándano. Las túnicas se atan con un nudo gordiano de oro, en memoria del broche que Isolt encontró entre las ruinas del Ilvermorny original.

Un grupo de pukwudgies sigue trabajando en la escuela a día de hoy, todos ellos gruñendo e insistiendo en que no tienen deseo alguno de permanecer allí, pero sin que ninguno de ellos deje de reaparecer año tras año. Hay uno particularmente anciano que responde al nombre de William. Se ríe de la idea de ser el William original que salvó las vidas de Isolt y James, apuntando con razón que el primer William tendría como 300 años de haber sobrevivido. Sin embargo, nadie ha sabido nunca cuánto tiempo viven los pukwudgies. William se niega a dejar que nadie más limpie la estatua de mármol de Isolt en la entrada del colegio, y siempre se le puede ver dejando anémonas en su tumba, algo que le pone de muy mal humor como alguien tenga el poco tacto de mencionarlo*16*."

¿Qué os ha parecido? Espero que os gusten las curiosidades, este texto tenía bastantes. ¿Y en qué casa de Ilvermorny os ha tocado? A mí me salió la serpiente cornuda, supongo que conecta con ser de Ravenclaw en Hogwarts. ¡Espero que os haya gustado!

*1* El monte Greylock es la montaña más alta del estado de Massachusetts.

*2* Morrigan es un personaje de la mitología irlandesa. Se asocia con la muerte en el campo de batalla, y se aparece como un cuervo que vuela sobre el combate. También se la asocia con la riqueza y la tierra.

*3* Coomcallee es un lugar real, forma parte de la cadena montañosa de Carrauntoohil, la más alta de Irlanda.

*4* El nudo gordiano simboliza un problema aparentemente irresoluble pero que se puede resolver pensando de forma no literal. Procede de las leyendas griegas, del que se decía que quien lo desatara conquistaría toda Asia; Alejandro Magno se enfrentó al reto y lo resolvió cortando el nudo con su espada.

*5* El Mayflower existió de verdad, fue uno de los muchos barcos que zarparon desde Inglaterra al nuevo mundo; sus ocupantes fueron los primeros en colonizar la costa de Massachusetts.

*6* Los hidebehind son criaturas del folklore americano, capaces de contorsionar sus cuerpos para ocultarse de su presa tras un árbol. Su nombre significa literalmente "esconderse detrás" en inglés.

*7* El pukwudgie proviene del folklore wampanoag (una tribu nativa americana). Son criaturas capaces de desvanecerse en el aire y que pueden transformarse en criaturas similares a puercoespines, y que no gustan de acercarse a los humanos.

*8* El hodag es una criatura del folklore del estado de Wisconsin, con cabeza de rana entre otras características animales. El snallygaster procede de las leyendas de los estados de Washington y Maryland, similar a un dragón en apariencia. El gato wampus, ya mencionado en el texto sobre la historia de la magia en Norteamérica, es una criatura del folklore americano similar a un puma.

*9* Las serpientes cornudas aparecen en los mitos de muchas tribus de América del Norte. La afinidad de Isolt con ella se entiende por ser descendiente de Salazar Slytherin; muchos de ellos sentían esta afinidad y podían hablar pársel.

*10* Plymouth fue uno de los primeros asentamientos de los ingleses en América, y fue destruido durante la Guerra Civil.

*11* El thunderbird ya se ha mencionado en el texto sobre la historia de la magia en Norteamérica; es un pájaro mágico americano emparentado con el fénix.

*12* Los wampanoag (de los que provienen las historias de los pukwudgies) y los narragansett son tribus nativas americanas de las zonas de Massachusetts y Rhode Island, respectivamente.

*13* Los jackalopes son criaturas del folklore norteamericano, similares a las liebres pero con cornamentas como las de los antílopes.

*14* Terry Boot, compañero de Ravenclaw del curso de Harry, es descendiente de Webster Boot.

*15* Es de esta línea de descendencia de la que nacerá Voldemort.

*16* Las anémonas se dicen mayflowers en inglés, en referencia al barco que llevó a Isolt a América.

lunes, 4 de julio de 2016

Capítulo 8: Los Mundiales de quidditch

En el octavo capítulo de Harry Potter y el cáliz de fuego, Harry y sus amigos presencian la épica final de quidditch, que está llena de sorpresas.

Todos llegan al fin al enorme estadio donde se va a celebrar la final; dado que tienen asientos de tribuna, pueden gozar de una vista privilegiada del partido y de una compañía de alta clase, incluyendo a los ministros de magia de Gran Bretaña y Bulgaria.

No toda la compañía es agradable, sin embargo; los Malfoy también han conseguido entradas de tribuna a golpe de talonario, y no dudan en mostrar su actitud desdeñosa hacia Harry, Hermione y los Weasley, si bien se cortan un poco para no dar mala impresión delante de Fudge.

Es curioso pensar que tanto los Weasley como los Malfoy han obtenido entradas de primera clase gracias a sus contactos; pero mientras que Lucius lo ha conseguido por su poder adquisitivo (no para comprar las entradas, sino como soborno disfrazado de donación), Arthur las ha conseguido como premio a su buen hacer y por ser amigo de todos. Recordad que todos los empleados del ministerio a los que hemos visto en los últimos capítulos conocen a Arthur en persona, sin importar su departamento, algo raro teniendo en cuenta su baja posición. Claramente Arthur podría conseguir un mejor puesto si quisiera tirar de contactos.

Otro compañero en la tribuna es la pobre Winky, que se ve forzada a aguantar su miedo a las alturas para que Barty pueda tener unos momentos de libertad (y ya veis cómo se lo agradeció). Winky resulta ser una buena fuente de información sobre nuestro viejo amigo Dobby, que ahora que ha paladeado la libertad quiere asegurarse de no meterse en una casa en la que le traten de la misma forma que los Malfoy, algo comprensible.

La idea de que los elfos domésticos no quieren paga alguna por su trabajo proviene de una amplia tradición folkórica; la historia del zapatero y los duendes es uno de los ejemplos más conocidos. Desde nuestra perspectiva trabajar sin paga es básicamente esclavitud, pero para ellos es su medio de vida, es su cultura; consideran la paga como poco más que un insulto a su labor, que hacen por amor a ella. Es un tema complicado que se verá desarrollado a lo largo de este libro y más.

En cuanto al partido de quidditch, no hay mucho que decir, salvo la clara diferencia entre el juego de unos alumnos de instituto y el quidditch profesional, que es mucho más frenético y calculado. Irlanda tiene unos cazadores excelentes y que trabajan muy bien en equipo, pero es muy difícil que su buscador supere a Krum, así que se aseguran de sacar la mayor ventaja posible en caso de que no puedan conseguir la snitch, como al final sucedió. Victoria de Irlanda.

Ya estamos en julio, así que esta semana publicaré mi traducción del nuevo texto de Pottermore sobre la fundación de Ilvermorny. ¡Espero que os guste!

Observaciones y curiosidades:
  • No creo haberme percatado con Dobby mientras releía La cámara secreta, pero los elfos domésticos en el original hablan de sí mismos en tercera persona incluso cuando usan el pronombres de primera y segunda persona (por ejemplo, para decir "yo estoy" dicen I is en lugar de I am y para decir "tú estás" dicen you is en lugar de you are). 
  • La cara de asco de la madre de Malfoy, Narcisa, se debe sin duda a la presencia de Hermione (y posiblemente de los Weasley). Menuda carta de presentación para un personaje.
  • La etimología del conjuro sonorus es clara; procede del adjetivo latino del mismo nombre, y del que viene la palabra española "sonoro". Asimismo, quietus viene del adjetivo latino del que viene la palabra española "quieto", que también se puede aplicar al silencio o a la falta de ruido.
  • Las veelas son criaturas del folklore de Europa del Este, en ocasiones amables con los humanos pero también muy temperamentales. 
  • Los leprechauns son criaturas del folklore irlandés, muy conocidas por ser uno de los símbolos del Día de San Patricio. Los leprechauns suelen guardar oro, pero el que regalan a la gente es falso y se desvanece horas después, igual que ocurre aquí. Bagman aprovechó este oro para pagar a Fred y George su apuesta. 
  • Ron no se dará cuenta de que el oro que le dio a Harry se había desvanecido hasta meses después, cuando Hagrid lo comenta en una clase. A Harry también se le fue de la cabeza, cosa lógica teniendo en cuenta lo que pasó aquella noche. 
  • Las jugadas de quidditch que Harry observa en el partido con sus omniculares aparecen descritas en Quidditch a través de los tiempos