lunes, 29 de junio de 2015

Capítulo 17: El hombre con dos caras

Era Quirrell.

Con estas dos palabras Rowling marca un antes y un después en la saga, porque lo que parecía una simple historia del bien contra el mal se vuelve mucho más complicada, y los personajes resultan ser más profundos de lo que uno esperaba.

Snape, el personaje de aspecto claramente malvado y que se comporta como un cabrón hacia los héroes, es de los buenos, aunque no por ello deja de ser un cabrón. Mientras tanto Quirrell, la pobre víctima que se ha visto involucrada en los acontecimientos, resulta ser quien lo ha planeado todo, y además estaba aprovechándose de la mala fama de Snape.

La escena en la que Quirrell revela su verdadero papel en los acontecimientos es muy interesante; Rowling tiene la costumbre de atar todos los cabos sueltos al final de cada libro, pero aquí, siendo la primera vez, resulta fresco e integrado en la narrativa. Cuando Voldemort se revela y el lector descubre la dualidad real y metafórica del título es espectacular, da escalofríos.

La forma en la que Harry derrota a Quirrell es un poco conveniente, pero se perdona porque el poder del amor es importante en esta saga, y tampoco es que Harry sea un experto en la magia ahora mismo, así que algo se tenía que hacer; me alegra que Dumbledore interviniera, porque Harry ya no podía más con su vida (no estoy muy conforme con la versión de la película de esa escena).

La parte que me gusta llamar "Dumbledore lo explica todo" tampoco se hace pesada en este libro; al fin y al cabo, es Harry el que está preguntando, y sus preguntas son también las que el lector quiere ver respondidas, aparte de ser un momento bastante emotivo y bien salpicado de las grandes frases de Dumbledore.

Voy a tomarme un momento para hablar de la escena con Hagrid, porque he estado bastante enfadado con él en las últimas reseñas. Verle tan arrepentido y triste me ha hecho perdonárselo todo, y el álbum de fotos que le regala a Harry ha sido la guinda. No cambies nunca, Hagrid.

Después tenemos la escena del banquete de final de curso (madre mía, en este capítulo pasan muchas cosas). Los puntos que nuestro cuarteto recibe por sus hazañas no sólo les permiten resarcirse de los problemas causados antes, sino que son una digna recompensa para las cualidades que los cuatro han demostrado en este libro, y que no harán más que mejorar más adelante. Sobre todo quiero llamar la atención hacia Neville; Dumbledore sabe bien lo difícil que es hacer frente a un amigo cuando sabes que no está haciendo lo correcto, así que es muy bonito que le de a el los puntos de la victoria. Un poco cursi todo, pero muy emotivo.

Y así, casi en un suspiro, llegamos al final del curso y de la novela. Para cuando queremos darnos cuenta, ya estamos de vuelta en King´s Cross y Harry vuelve a su asquerosa vida con los Dursleys. Pero todo ha cambiado; ahora tiene un lugar al que volver, tiene amigos, y, al igual que nosotros, la certeza de que le quedan más aventuras por vivir. Ésto sólo acaba de empezar.

Observaciones y curiosidades:
  • En el original Quirrell deja claro que intentó matar a Harry en el partido porque creyó que le había visto ir al pasillo del tercer piso en Halloween. En la traducción me parece que no queda demasiado claro.
  • En el original, Quirrell no dice que los profesores estuvieran buscando a Harry en Halloween, sino al trol. Tiene más sentido.
  • En la traducción Quirrell dice que Snape hizo algo para que el trol no pudiera matar a Harry; en el original simplemente dice que el trol no fue capaz de matarle, y no menciona que Snape tuviera nada que ver.
  • La frase sobre el bien y el mal de Quirrell fue utilizada por varias asociaciones cristianas para apoyar sus afirmaciones de que Harry Potter induce al satanismo. Por lo visto, no importa que sea el villano quien diga esa frase.
  • Voldemort usa la Legeremancia para saber que Harry miente sobre lo que ha visto en el espejo y dónde tiene la Piedra.
  • La razón por la que Voldemort intentó matar a Harry, la profecía, será muy importante más adelante. Dumbledore dirá después que se alegró de tener la excusa de la edad para no tener que contárselo todavía cuando Harry le preguntó, porque no quería decírselo.
  • La historia del padre de Harry y Snape queda contada aquí muy por encima. Dumbledore se deja deliberadamente detalles importantes como que el amigo de James, Sirius, fue quien puso a Snape en peligro para empezar, entre otras cosas.
  • Harry usará el álbum de fotos que Harry le regala para buscar a Sirius en las fotos de la boda de sus padres, una vez descubre que era su amigo. 
Ojo, que aún no hemos terminado con La Piedra Filosofal; el próximo lunes habrá una reseña de la película, y el siguiente ya comenzaremos con La Cámara Secreta. ¡No os lo perdáis!

lunes, 22 de junio de 2015

Capítulo 16: A través de la trampilla

En este capítulo, Harry y sus amigos consiguen superar el período de exámenes y descubren que van a robar la Piedra Filosofal esa noche, así que toman la sensata decisión de ir tras "Snape" y superar las pruebas que protegen el premio.

Es muy adecuado que la reseña de este capítulo sea en junio, pues es más fácil identificarse con los problemas de los exámenes. En este libro no se aborda el tema muy a fondo, pero se perdona porque hay cosas más importantes que tratar. Es mejor quitárselo de encima para ir a lo importante.

En este punto, Harry y los otros saben que Voldemort está detrás de todo, pero vacilan en actuar porque no están seguros de que Snape sepa cómo pasar ante Fluffy. Me gusta que Harry deduzca por su cuenta cómo pudo averiguarlo y también que se conecte toda la parte de Norberto con el resto de la trama, pues de no ser el caso quedaría como un episodio aislado un tanto extraño.

Lo que no es tan sabio es su decisión de ir tras Snape de noche y no contarle lo que saben a nadie. También es verdad que se lo dijeron a McGonagall y ella no les dio importancia, pero deberían habérselo contado todo, y la propia McGonagall debería haberles preguntado por sus fuentes, pues sabían más de lo que era lógico suponer.

El pobre Neville trata de detenerlos cuando intentan salir por la noche, y tienen que librarse de él. Es fácil entender sus motivos: aunque son de los pocos amigos que tiene, por su culpa Gryffindor ha perdido muchos puntos y Neville acabó involucrado por querer ayudarles en otra de sus escapadas, así que quiere resarcirse de la mejor forma que pueda. Espero que Harry, Ron y Hermione le explicaran después sus motivos, o al menos una parte.

Las pruebas que protegen la Piedra Filosofal son estupendas y están hechas para destacar las cualidades de cada uno: con las llaves aladas Harry demostró su percepción, su agilidad y sus dotes de mando; con el ajedrez gigante Ron demostró sus dotes de estratega y su disposición a sacrificarse si es necesario; y Hermione demostró con las pociones su inteligencia y su lógica en situaciones de calma (en contraste con su indecisión en momentos de estrés como con el Lazo del Diablo).

Al fin, Harry se enfrenta cara a cara al culpable de los eventos de la novela, pero no es ni Snape ni Voldemort, acabando el capítulo en un cliffhanger clásico. ¡No os perdáis la reseña del último capítulo!

Observaciones y curiosidades:
  • Cuando Hermione dice que la otra noche estuvo a punto de mirar sus apuntes de Transformaciones, en el original dice que ya había revisado la mitad cuando se dio cuenta de que ya habían hecho ese examen.
  • El Cabeza de Puerco, el bar que menciona Hagrid, es un local de Hogsmeade que lleva el hermano de Dumbledore, Aberforth. 
  • Cuando Dumbledore viaja al Ministerio de Magia suele usar uno de los thestrals (caballos alados) de la escuela en vez de aparecerse, pues no le interesa mucho llegar enseguida debido a que le fastidia bastante Fudge.
  • Cuando McGonagall encuentra a Harry y Ron fuera del pasillo del tercer piso, lo que les dice en el original es que si se creen que a alguien le va a costar más pasar por ellos que por los encantamientos protectores.
  • No creo que haga falta decirlo, pero el conjuro Petrificus totalus viene de "petrificar", convertir en piedra, y de "total".
  • Si habéis jugado al ajedrez, sabréis que la torre y el alfil no van juntos, como dice Ron en este capítulo. Este error también está en el original y se corrigió en ediciones posteriores.
  • La nota de la prueba de Snape está bien traducida, pero en el original está en verso rimado. Nunca imaginé que le gustara la poesía.

lunes, 15 de junio de 2015

Capítulo 15: El Bosque Prohibido

En este capítulo Harry y sus amigos deben afrontar las consecuencias de sus actos, aunque Hagrid no tenga que hacerlo. Por suerte, les compensará dirigiendo su castigo y llevándoles a un peligroso bosque donde tendrán que matar por piedad a un unicornio, con la posibilidad de encontrarse con lo que lo mató. Genial.

Realmente es un momento duro para Harry, Hermione y Neville. Harry empezaba a sentirse bien consigo mismo y ahora es un paria, Hermione estaba a gusto tras descubrir que las normas no lo eran todo y ha recibido un recordatorio de lo que ocurre cuando las rompes, y el pobre Neville se ha visto aparentemente traicionado por aquellos a los que intentaba ayudar. Paso de Malfoy. Tampoco se nos dice cuántos puntos le quitaron, pero seguro que fueron menos de cincuenta.

Ya lo comenté en la reseña anterior, pero me enfada bastante la actitud de Hagrid. Puedo entender que tenga miedo por su trabajo, pero los chicos se han metido en aquel lío por ayudarle a él, y opino que lo mínimo seria hablar con Dumbledore. Quizá interpeló para ocuparse de su castigo, lo que explicaría por qué es tan aterrador en comparación con otros castigos que vemos en la saga (para Hagrid será como un paseo por el parque).

La ruta por el Bosque Prohibido permite presentar este nuevo escenario, que queda descrito de un modo estupendo; la sensación de temor y la tensión son palpables, a cada paso parece que va a aparecer algo. Por suerte también hay seres que no son necesariamente hostiles dentro del bosque, como los centauros.

Los centauros de Rowling están basados en las criaturas de la mitología clásica, aunque en concreto en los más inteligentes de entre ellos. Los centauros aquí se caracterizan también por un gran orgullo de raza y un recelo hacia las otras especies, incluidos los humanos. De hecho, en Animales fantásticos y dónde encontrarlos se cuenta que los centauros se negaron a compartir la categoría de seres con otras criaturas como las arpías, y son catalogados técnicamente como bestias a pesar de su gran inteligencia.

Dejando a un lado la clase de historia, Harry termina descubriendo al asesino del unicornio, aunque no su identidad, y se produce el giro cortesía de Firenze: Snape no quiere la Piedra Filosofal para ser rico, sino para que Voldemort pueda volver a su cuerpo y tener vida eterna. No es exactamente eso, pero se quedan muy cerca de la verdad.

Voldemort ha sido una figura que siempre ha estado ahí, pero parecía una amenaza del pasado; ahora es muy real, y las cartas están echadas. Es la hora del clímax final.

Observaciones y curiosidades:
  • Después de que McGonagall asume que Harry y Hermione se inventaron una historia para pillar a Malfoy, dice que les ha atrapado, pero en el original dice que ya ha atrapado a Malfoy.
  • Cuando Hermione propone ir a ver a Dumbledore, en el original no dice que perderán si lo hacen solos, sino que sin duda les echarán del colegio como les pillen otra vez.
  • Es absurdo que nadie piense que pueda haber hombres lobo en el bosque. Entiendo que Filch les siga la corriente, pero Hagrid también parece hacerlo.
  • Hermione comenta que McGonagall no tiene mucho respeto por la adivinación. En El prisionero de Azkaban veremos hasta qué punto.
  • En el original, la nota adjunta a la capa invisible dice Por si acaso.

lunes, 8 de junio de 2015

Capítulo 14: Norberto, el ridgeback noruego


En este capitulo Hagrid consigue un nuevo amigo que tristemente le hace la vida más difícil, a él y a sus amigos. La trama principal se toma un respiro para centrar la acción en los intentos de Hagrid de cuidar de Norberto y los problemas que reciben Harry, Ron y Hermione al intentar evitar que alguien lo descubra.

No me gusta demasiado este capítulo. Hagrid es un personaje que me cae bien, pero en este capítulo me es difícil defenderle. Entiendo que siempre quisiera tener un dragón, y que tiene predilección hacia las criaturas peligrosas. También puedo comprender que Hagrid quiere dar afecto, y creo que sería un buen padre si se terciara. Pero todo tiene un límite.

Dejando aparte que tener un dragón es ilegal, Hagrid está totalmente absorto con Norberto y no es capaz siquiera de buscarle un sitio donde pueda estar a gusto. Incluso para el propio dragón estar en una cabaña de madera debe ser muy incómodo, por pequeño que sea, aparte del hecho de que la madera y el fuego tienden a no llevarse muy bien. Hagrid, cuando un niño de once años puede ver el fallo de tu plan antes que tú, déjalo.

No sólo eso, sino que Hagrid abandona sus tareas de guardabosques (ya sabes, su trabajo, el que Dumbledore le ofreció cuando le expulsaron para que se ganara la vida), y enreda a Harry, Ron y Hermione para que le ayuden, cuando tienen exámenes. A mi parecer, en cuanto Malfoy vio a Norberto Hagrid debería haber ido a Dumbledore de inmediato.

¿Y qué le pasa a Malfoy? Descubre a Norberto y lo único que se le ocurre es burlarse de Ron donde nadie más puede oírles, se entera por casualidad de la forma en que se librarán del dragón y su mejor idea es salir por la noche sin Crabbe y Goyle para, por lo visto, pillar a Harry y a Hermione y hacer... algo... No sé, soy consciente de que Malfoy no es muy listo, pero sus acciones en este capítulo no tienen sentido.

Y para colmo, Harry y Hermione están tan felices de haberse librado de Norberto que se dejan la capa invisible en la torre, permitiendo que Filch los descubra enseguida. Después de haberse librado ya varias veces de los castigos, está bien que quede demostrado que nuestros protagonistas también pueden fallar, pero me hubiera gustado que fuera en otras circunstancias. Lamento decir que me meteré con Hagrid un poco más en la próxima reseña; de verdad que me cae bien. Intentaré no ser tan gruñón la semana que viene.

Observaciones y curiosidades:
  • En el original Ron explica las especies de dragones que habitan en Gran Bretaña, no solo el color. Son el galés verde común y el hébrido negro.
  • En la traducción mencionan a la profesora Sprout como un hombre. No estoy seguro de si es la primera vez en este libro, pero no es la última.
  • En cuanto al nombre del ridgeback noruego, le viene por las púas de su espalda. Back significa espalda, y ridge  las elevaciones de una cadena montañosa.
  • En realidad Norberto es hembra, como revelará Charlie en Las Reliquias de la Muerte. Al descubrirlo, la rebautizó como Norberta.  
  • Es raro lo de la señora Pomfrey. Seguro que reconoció una mordedura de dragón, así que no entiendo por qué se hizo la tonta. Quizá está acostumbrada a estas cosas tras tantos años de alumnos que aparecen en la enfermería con heridas sospechosas.
  • Ahora se pasa un poco por alto, pero para Hagrid el día que se despidió de Norberto fue uno de los peores días de su vida. Me da un poco de pena, la verdad, pero no compensa sus acciones. 

lunes, 1 de junio de 2015

Capítulo 13: Nicolás Flamel

En este capítulo, Harry y sus amigos por fin resuelven el misterio del objeto enigmático (que todos sabíamos cuál era porque es el título del libro), así que lógicamente tienen que surgir nuevos problemas para que avance la historia. Además, Neville. ¿Empezamos?

Me gustaría repasar los pasos que han ido siguiendo Harry, Ron y Hermione para resolver este misterio: primero, Harry se enteró de que Dumbledore quería sacar un misterioso objeto de Gringotts, y con razón, pues intentaron robarlo ese mismo día; después, descubrieron sin querer que en el pasillo prohibido se ocultaba un perro gigante de tres cabezas que protegía una trampilla, y que Snape intentaba pasar por ella. Finalmente, cuando Snape intentó atacar a Harry, él y los otros se lo contaron a Hagrid, a quien se le escapó el nombre de Nicolás Flamel, cuya identidad es la clave para llegar a la respuesta. Hay más elementos que componen el misterio (y algunos están basados en suposiciones equivocadas), pero más o menos esta es la estructura.

En cualquier caso, ahora las piezas están en su sitio: el objeto misterioso es la Piedra Filosofal, una poderosa gema capaz de dar la vida eterna y riquezas ilimitadas. Lo interesante es que no es raro que nadie quiera obtenerla dadas sus asombrosas cualidades, así que ya nadie duda de los motivos de Snape para robarla. Como siempre, las cosas no son tan sencillas.

No ayuda mucho que Snape insista en ser árbitro en el siguiente partido de Gryffindor; intenta proteger a Harry, pero todo el mundo (especialmente Harry) piensa que intenta que Gryffindor no gane el partido o que intentará atacar a Harry aprovechando su posición, o las dos cosas. Para añadir más insulto a la herida, Dumbledore asiste al partido sin decirle nada a Snape, impidiendo que Quirrell pueda hacer nada y, por tanto, haciendo inútil todo lo que Snape intentaba hacer. No es raro que esté tan agresivo al final del capítulo, e incluso eso juega en su contra.

Su "conversación" con Quirrell, aparte de no conseguir nada, termina por convencer a Harry de que Snape es el malo y que el pobre Quirrell es el único que intenta evitarlo. Snape está muy frustrado por no conseguir pruebas definitivas de que Quirrell va a por la Piedra y está empezando a desesperarse, con funestas consecuencias.

En otro orden de cosas, este es un capítulo importante para Neville. Después de haber sido el pardillo de la clase durante todo el libro, al fin amasa el valor suficiente para responder a Malfoy e incluso de pelearse con Crabbe y Goyle. Que perdiese es lo de menos, lo importante es el valor demostrado, y ha quedado demostrado que Neville tiene de sobra. Es un tío muy grande, y lo será cada vez más.

Ahora la cosa está aparentemente clara para los protas: mientras Quirrell siga oponiéndose a Snape, todo irá bien. Lástima que las cosas no sean tan simples, pero al haber resuelto el misterio de Flamel Harry, Ron y Hermione no tienen ningún otro papel activo que jugar en la trama, a menos que Hagrid tenga algo más que decir, por supuesto.

Observaciones y curiosidades:
  • En realidad Nicolás Flamel existió en la vida real, hacia el siglo XIV. Fue un alquimista francés que es conocido por supuestamente haber obtenido la Piedra Filosofal, pero murió sin que se pudiera confirmar su existencia (¿o no? Se dice que unos saqueadores profanaron su tumba en busca de la piedra y la encontraron vacía). 
  • Por cierto, las fechas del libro que consulta Hermione se corresponden más o menos con las edades que tendrían Flamel y su esposa de haber seguido vivos en el año en que se desarrolla la historia. ¿Los libros de Hogwarts se autoactualizan para estar siempre al día? Me apunto a eso. 
  • Harry menciona por primera vez que piensa que Snape puede leer las mentes. No anda desencaminado.
  • El nombre del conjuro Locomotor Mortis viene del latín: loco viene de locus, lugar, motor significa "el que se mueve", y mortis singifica muerto o inerte. Básicamente, el conjuro deja inerte la capacidad de moverse de un lugar a otro. Vamos, que no puedes andar porque te han pegado las piernas. 
  • Me parece que no queda muy claro en la traducción, pero Snape le da a Hufflepuff su primer penalti porque George le ha lanzado una bludger a él, a Snape.
  • Finalmente, se menciona que Fred y George han robado comida de las cocinas; más adelante descubriremos que hacerlo no es tan difícil como pueda parecer.