lunes, 21 de diciembre de 2015

Capítulo 4: El Caldero Chorreante

En el cuarto capítulo de El prisionero de Azkaban, Harry disfruta de su nueva libertad, y al final encuentra respuestas a algunas de sus preguntas, si bien quizás no fueran las que él esperara.

Esto es nuevo para Harry; en principio las vacaciones deben ser así, poder levantarte a la hora que quieras y hacer lo que te venga en gana, sin limitaciones de ningún tipo. Es temporal, claro, pero no cabe duda de que se merece un respiro después de todo lo que ha pasado (y lo que va a pasar).

Por supuesto, que Harry no tenga responsabilidades no significa que vaya a caer en el libertinaje; al contrario que muchos niños de trece años con una cuenta bancaria millonaria, no se lo gasta todo en caprichos como esa estupenda Saeta de Fuego, sino que lo administra en las comidas y en instrumentos y libros para el colegio. Muy responsable por su parte, sí señor.

Y en eso está, en comprar los nuevos manuales, cuando descubre en uno de los libros de Flourish y Blotts que el perro negro enorme que vio cuando se fugó de casa de los Dursley podría ser un augurio de muerte. ¿Podría serlo? ¿O podría no serlo? Harry no tiene razones para creerlo por el momento, pero ahí está.

El último día de vacaciones, cuando ya creía que no los iba a ver, al fin nuestro prota se reúne de nuevo con sus amigos Ron y Hermione, que han vuelto de sus vacaciones súper morenos (me sorprendió que Hermione se pusiera morena en Francia, pero luego recordé que es británica; allí no tienen mucho sol precisamente) y se van a quedar convenientemente en el Caldero Chorreante por una noche para ir juntos a Hogwarts. ¿Convenientemente? En el caso de Hermione sí, en el de los Weasley no tanto.

Pero antes de eso, Hermione quiere comprarse una mascota por su cumpleaños, y Ron quiere que le hagan un chequeo a Scabbers, que parece pachucho por alguna razón. Ambas tramas se interconectan cuando el gato que Hermione compra al final la toma misteriosamente con Scabbers, iniciando un toma y daca que resultará tener más de lo que parece.


Tras juntarse con el resto de los Weasley, todos tienen una cena estupenda sólo empañada por las burlas hacia Percy. Si, lo pillo, nuestro prefecto favorito ha ganado el Premio Anual y está más arrogante que nunca, pero es que los gemelos no pierden ni un momento en meterse con él, incluso cuando no lo merece o no viene a cuento, y cuando al final le roban su insignia les parece muy divertido que esté poniendo patas arriba su equipaje y el de Ron para encontrarla. Pues a mí no me hace gracia, chicos, hay límites.

Mientras busca el tónico de ratas para Ron, Harry escucha a los señores Weasley discutir sobre lo que hacer con Harry: así descubre la verdad, que el Ministerio piensa que Sirius Black ha escapado de Azkaban para ir a por Harry, y por eso tratan de protegerle. Arthur quiere advertir a Harry para que no se ponga en peligro, pero Molly piensa que es mejor que no lo sepa para que no se asuste.

Por un lado Arthur tiene razón: Harry ya sospecha que le ocultan algo, y es capaz de hacer cualquier tontería para averiguar lo que está pasando. Por otro, Harry es aún muy pequeño para entender del todo la gravedad de la situación; véase que, cuando se entera de todo, su mayor preocupación es que no le van a dejar irse de excursión como a sus amigos. Vale que en Hogwarts estará más seguro que en cualquier otro sitio, pero Harry ha demostrado ser lo bastante maduro para su edad y debería saber que lo más importante es su seguridad. Aún le queda mucho por crecer.

En cualquier caso, al fin tenemos respuestas a las preguntas que estaban en el aire, así como una idea de la trama que se va a desarrollar en este libro, y justo a tiempo para el inicio del nuevo curso. ¡Nos vemos! Ah, y ¡felices fiestas!

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, el dueño de la tienda de escobas no dice que la Saeta de Fuego sea la escoba favorita de los Mundiales de Quidditch, sino que ha sido escogida por la selección favorita para ganar los Mundiales, la selección de Irlanda (y de hecho gana la competición). 
  • Cuando Harry y los demás asisten a las finales del Mundial de Quidditch, Harry usa sus omniculares y confirma que todos los jugadores de Irlanda usan Saetas de Fuego.
  • En el original, Harry no se pregunta exactamente si Hagrid tendría problemas con algún nuevo animal de compañia, sino si a lo mejor le quería pedir ayuda a él con uno y por eso le regaló el libro monstruoso.
  • La razón de que Scabbers esté tan pocho es que se ha enterado de que Sirius se ha escapado de Azkaban, con todo lo que ello implica. El comentario de la bruja de la tienda sobre que no debería vivir más de tres años da pistas sobre que Scabbers es más inusual de lo que parece.
  • En la tienda hay un par de criaturas que se recogen en Animales fantásticos y dónde encontrarlos, concretamente el cangrejo de fuego (la tortuga con joyas en el caparazón) y el puffskein (la pelotita de piel de color natillas).
  • La razón por la que Crookshanks persigue a Scabbers es porque es un híbrido de gato y kneazle, una raza mágica similar a los gatos con la habilidad de detectar personas sospechosas. Crookshanks caló a Peter enseguida.
  • El mantra de Sirius en Akzaban no se refiere a Harry, como todos piensan, sino a Peter; por tanto la preocupación del Ministerio por Harry es totalmente infundada.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Capítulo 3: El Autobús Noctámbulo

En el tercer capítulo de El prisionero de Azkaban, Harry se da a la fuga sin saber muy bien adónde. Afortunadamente recibirá una ayuda de lo más inesperada.

Harry lo tiene bien crudo. Está solo, en el mundo muggle, con la perspectiva de haber sido expulsado de Hogwarts y posiblemente en busca y captura por el ministerio, y no puede comunicarse con nadie. Son unas circunstancias terribles, y le doy crédito a Harry por tener la suficiente sangre fría para al menos pensar en algunos planes de actuación.

Por suerte para él, después de ver a una misteriosa figura canina llama sin querer al Autobús Noctámbulo, un transporte especial para los magos que no sepan o no quieran aparecerse y no tengan otro medio de desplazamiento. En lo que respecta a la trama, es una solución muy conveniente para Harry en este momento, pero tampoco es que hubiera muchas más opciones de guión.

Harry aprovecha la oportunidad que se le presenta para ir al Callejón Diagon y pillarse el resto de su oro para darse a la fuga con todas sus posesiones; recordemos que Harry tiene ahora mismo trece años recién cumplidos, la mayoría de chicos de su edad no sabrían ni por dónde empezar en su situación. El chico tiene instinto, aunque no se plantea que acceder a su cámara personal de Gringotts pueda llevar a sus perseguidores hasta él.

En medio de su terror, Harry nota que el fugitivo que vio en el telediario muggle aparece también en El Profeta, y así obtenemos la primera descripción detallada de Sirius Black mediante el cobrador Stan y el conductor Ernie.

Esta descripción está diseñada para reflejar lo que se filtró a la prensa y lo que sabe la gente en general: Sirius era un mortífago cercano a Voldemort, que tras su derrota mató a trece personas con un conjuro y fue encarcelado, pero se ha fugado recientemente de Azkaban, siendo el primero en conseguirlo. Hay que destacar que, a excepción de la fuga de Sirius, absolutamente todo eso es falso (incluso que fuera el primero en fugarse), pero Ernie y Stan no lo saben.

Me sorprende que Harry compare su situación con la de Sirius; es decir, ambos son fugitivos, sí, pero me parece a mí que hinchar a una persona no se compara a matar a trece. Probablemente sea fruto del pánico, pánico que sólo aumenta al toparse con el mismísimo Cornelius Fudge, el ministro de magia, en el Caldero Chorreante.

Después de fliparlo un rato, Harry se empieza a dar cuenta de que Fudge está barriéndolo todo bajo la alfombra, y que no se va a presentar cargo alguno contra él, además de que sus tíos siguen dispuestos a recibirle el siguiente verano (cada año entiendo menos que le sigan permitiendo quedarse, por mucho que Petunia sea lo único que le mantiene a salvo esas semanas).

Dejando eso a un lado, Harry es capaz de ver que algo va mal por varias razones: primera, que pasen por alto que usara magia siendo menor es absurdo cuando un año antes le habían amonestado por esa misma razón, y ni siquiera había sido él el causante. Segundo, como bien nota Harry, el ministro de magia no se ocupa personalmente de estos asuntos, y tercero, Fudge parece más preocupado de lo que sería lógico en que Harry esté seguro y vigilado. Todo tendrá su explicación muy pronto, pero bien por Harry por no aceptar sin más que no le van a castigar sin pedir razones.

Al final, Harry se ve ante la perspectiva de pasar el resto del verano a sus anchas en el Callejón Diagon, que viene a ser equivalente a pasar tres semanas en un centro comercial, pero mucho mejor. Algo bueno tenía que venir después de toda esta mierda, ¿no? ¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • Cabe preguntarse qué habría hecho Sirius si el Autobús Noctámbulo no llega a aparecer. ¿Se habría atrevido a dejarse ver por Harry en su forma humana?
  • El hecho de que el Sirius de la foto le guiñe un ojo a Harry resulta muy significativo; no es algo que uno esperaría en la foto de un mortífago fugitivo.
  • En el original, cuando Stan dice que los mortífagos se volvieron prudentes tras la caída de Voldemort, lo que dice en realidad es que la mayoría reconocieron que era mejor entregarse sin armar bulla. Como veremos, eso no es del todo cierto.
  • Como dije antes, Sirius no es el primero en fugarse de Azkaban; un tiempo antes Barty Crouch Jr. se escapó gracias a que su madre ocupó su lugar mediante la poción multijugos, y nadie lo supo ni lo sabrá hasta el próximo año.
  • Rowling explicó que la risa de locura de Sirius se debió a su desesperación al ver cómo su vida se derrumbaba de esa manera. No es para menos.
  • En el original, Fudge no dice que esté orgulloso de que Harry haya viajado en el Autobús Noctámbulo, sino que se alegra de que le hayan recogido.
  • En las primeras ediciones se dice un par de veces que quedan dos semanas de vacaciones, pero en realidad son tres; si el cumpleaños de Harry, el 31 de julio, fue la semana anterior, aún quedan tres para el 1 de septiembre. Este error se corrigió en ediciones posteriores.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Capítulo 2: El error de tía Marge

En el segundo capítulo de El prisionero de Azkaban, Harry descubre que sí hay algo peor que los Dursley, en la forma de la temible tía Marge. ¿Cuánto podrá aguantar?

Madre mía. Tal y como terminó el capítulo anterior, nadie se esperaría que las cosas fueran a continuar de esta manera. Todo comienza normal, con Harry y los Dursley desayunando la mañana siguiente y la narración aún recapitulando las cosas que ya sabemos y que no se contaron en el anterior capítulo, como quiénes son los Dursley y tal.

Mención a ese fugitivo misterioso apellidado Black, ¿quién será? Pero la clave del capítulo es la revelación de que la hermana de Vernon, Marge, va a pasar una semana en la casa, y eso son malas noticias, pero de verdad; aunque ya se la mencionó brevemente en el primer libro, es ahora cuando se la presenta del todo, y no es exactamente un personaje a quien vayamos a adorar.

Marge es el resultado de coger a Vernon en sus peores momentos y multiplicar su mal carácter varias veces, con un toque de los mimos excesivos de Petunia por Dudley en detrimento de Harry. Marge es simplemente es un personaje detestable, que cree estar en un nivel superior de la sociedad pero siente la necesidad de echar abajo a aquellos que según ella deben estarlo, Harry en este caso. Es como pasa con los Malfoy, pero sin elementos mágicos en este caso, y similar a cómo actúan muchas personas en el mundo real.

Es interesante comparar su comportamiento con el de los Dursley; los Dursley creen que Harry está por debajo de ellos y no dudan en hacérselo saber de tanto en cuanto, pero no dedican su vida a tratar mal a Harry y generalmente le ignoran, además de que le dejan quedarse algún tiempo en su casa para que no le maten y eso. Por otro lado, Marge quiere tener a Harry cerca todo el tiempo sólo para poder criticarle y dejarle claro que no está al mismo nivel que su familia, degradándole por diversión y disfrute. Es un acoso constante que puede llevar o al sometimiento depresivo o a un estallido de furia, que es lo que sucede.

Es de admirar que Harry aguantara tanto tiempo esta situación (sabes que es demasiado cuando hasta Vernon se da cuenta de que la cosa no pinta bien), aunque fuera por conseguir la autorización para Hogsmeade. Hago un inciso para decir que es muy significativo de la evolución de Harry que se atreva a hacer un trato con su tío, casi amenazándole. Recordando lo sumiso que era antes, es un gran paso.

Por supuesto, todo tiene un límite, y cuando Marge comienza a insultar a los padres de Harry basándose en lo poco que sabe de ellos (y casi todo es mentira), ahí ha cruzado la línea. Puede ser que hinchar a Marge como un globo fuera un acto inconsciente (si bien extremadamente catártico), pero Harry ya ha tenido bastante de que le traten como a un felpudo.

Ahora Harry está solo, con sus amigos en el extranjero y sin Hedwig para poder mandar mensajes, por no hablar de que ha realizado magia siendo menor de edad y delante de muggles, acto por el que se puede considerar expulsado de Hogwarts y posiblemente perseguido por el Ministerio de Magia. Si, las cosas no tienen muy buena pinta.

Observaciones y curiosidades:
  • El recuerdo de cuando el perro de Marge persiguió a Harry hasta un árbol volverá mientras Harry practica Oclumancia con Snape. A Harry no le hizo ninguna gracia que Snape viera eso, lógicamente.
  • En el original, cuando Marge dice que de tal palo tal astilla, está diciendo directamente que de mala perra mal cachorro, insultando a la madre de Harry. No es raro que estallara.
  • El comentario de Marge sobre Lily siendo la oveja negra de la familia en comparación con Petunia me recuerda a lo que dijo Hagrid cuando conoció a Harry, que era básicamente lo contrario. Curioso.
  • En realidad, el padre de Harry no trabajaba, pero se debe a que él y Lily se unieron a la Orden del Fénix nada más salir de Hogwarts y estaban en guerra, además de que tenían suficiente dinero heredado para estar unos años sin tener que trabajar. Véase para más información mi entrada sobre la familia Potter

viernes, 4 de diciembre de 2015

Lechuzas

Bueno, pues un mes más volvemos con una nueva traducción de los textos publicados por Rowling en Pottermore. En esta ocasión, dado que en la última reseña Harry recibía sus regalos de lechuzas provenientes de lugares muy distintos, creo que sería interesante saber más sobre estos emplumados amigos de los magos. Aquí va mi traducción:

"La antigua superstición de que da mala suerte ver lechuzas volando a la luz del día se puede explicar rápidamente, ya que si los magos rompen su tapadera para mandar mensajes durante el día es porque algo dramático debe estar pasando en el mundo mágico, y los muggles pueden experimentar las desagradables secuelas sin saber cuál es su causa.

Dado que son aves de presa mayormente nocturnas, es inevitable que los muggles vean a las lechuzas como siniestras, pero han sido fieles sirvientes y ayudantes para los magos y brujas durante muchos siglos. A pesar de las múltiples alternativas disponibles para la comunicación mágica a larga distancia (incluyendo patronus, polvos flu, y dispositivos encantados como espejos o incluso monedas*1*) la fiel y fiable lechuza sigue siendo el método más común entre los magos de todo el mundo.

Las ventajas de las lechuzas como mensajeras son las mismas cualidades que hacen que los muggles las vean con sospecha: operan bajo el abrigo de la oscuridad, a la que los muggles tienen una aversión supersticiosa; poseen una visión nocturna excepcionalmente bien desarrollada, son ágiles, sigilosas y capaces de agredir si se las desafía. Son tantas las lechuzas empleadas por los magos en todo el mundo que es generalmente seguro asumir que virtualmente todas ellas son o propiedad del Servicio de Correo por Lechuza de su país, o de un mago o bruja particular.

Ya sea porque poseen una inclinación innata por la magia (así como los cerdos tienen la reputación de ser por instinto no mágicos), o porque generaciones de sus ancestros han sido domesticadas y entrenadas por magos y han heredado las características que facilitan esta labor, las lechuzas aprenden muy rápido, y parecen recrearse en la tarea de rastrear y perseguir a la bruja o mago a quien va dirigida su carta.

La asociación mística entre un nombre y el humano que lo porta ha sido comprendida por brujas y magos de todas las culturas. Mientras que el proceso permanece como un misterio incluso para aquellos que entrenan mochuelos para que se conviertan en mascotas de magos o lechuzas postales, estos pájaros parecen ser capaces de hacer tal conexión entre el nombre y su poseedor, habilidad que les permite rastrear a la bruja o mago en cuestión dondequiera que esté. Una lechuza no necesita conocer una dirección, aunque los magos y las brujas generalmente la incluyen en el sobre por la posibilidad de que la lechuza sea interceptada y la carta acabe en otras manos.

Si una bruja o un mago no desea recibir cartas (o que le rastreen de cualquier otra forma) tendrá que recurrir a conjuros repulsores, enmascaradores o de disfraz, de los que existe una amplia gama. Es posible protegerte de toda la correspondencia, o de toda a excepción de una lechuza particular. Si un mago o bruja está decidido a que no puedan recibir contacto de un acreedor persistente o un exnovio, pueden intentar un conjuro enmascarador específico para esa persona, pero en general este plan se puede solventar fácilmente pidiéndole a otra persona que mande la lechuza. Normalmente se necesita una fuerte magia protectora, y la disposición a olvidarte de muchas tarjetas de cumpleaños, para evitar las atenciones del correo de lechuza.

Las lechuzas entrenadas son caras, y es bastante usual que una familia de magos comparta una única lechuza, o que sólo usen lechuzas de Correos."

Pensamientos de J.K. Rowling

"Mi amor y fascinación por las lechuzas es anterior a la primera idea para Harry Potter. Lo achaco a una adorable lechuza de juguete que mi madre me hizo cuando tenía seis o siete años, y que me encantaba.

Por supuesto, hace mucho que se asocia a las lechuzas con la magia, y aparecen en muchas ilustraciones antiguas de brujas y magos, sólo secundarias a los gatos como las criaturas más mágicas. La asociación de las lechuzas con la sabiduría se estableció en tiempos de los romanos, ya que es el emblema de Minerva, la diosa de la sabiduría*2*.

Las razas de lechuza que aparecen en los libros de Harry Potter incluyen el búho real (grande, copetudo y de aspecto feroz, como el de Draco Malfoy), el mochuelo común (pequeño, mono, pero quizás no muy impresionante, como Pigwidgeon, la lechuza de Ron), y el búho nival, también conocido como lechuza fantasma (la Hedwig de Harry).

Cometí algunos errores elementales en lo que se refiere a mi descripción de Hedwig. Primeramente, los búhos nivales son diurnos (es decir, que cazan de día). Segundo, son casi mudos, así que los frecuentes ululares y piares de aprobación y comodidad de Hedwig deberían ser tomados como signos de sus habilidades mejoradas mágicamente. Tercero, como incontables y bienintencionados amantes y expertos en lechuzas me comunicaban constantemente en los primeros días, las lechuzas no comen beicon (Hedwig disfruta de un poco de beicon cuando entrega el correo en el desayuno). 

Cuando imaginé a Errol, la anciana, sufrida y estresada lechuza de la familia Weasley, tenía en mente una foto que creía haber visto, en la que salía un pájaro muy cómico, grande, esponjoso y de aspecto confuso cuya raza nunca supe. De hecho, me preguntaba si había sido una foto real o si mi imaginación estaba distorsionando la imagen. Por tanto, fue una delicia cuando, tras doblar una esquina en mi primera visita a la pajarera de los Estudios Leavesden, donde estaban filmando Harry Potter y la Piedra Filosofal, vi una fila de lechuzas grandes, grises, esponjosas y de aspecto confuso mirándome, todas ellas réplicas exactas de la foto que medio recordaba y creía que podía haber soñado. Todas hacían de Errol, y eran cárabos lapones.

*1* Esto hace referencia al espejo de doble sentido introducido en La Orden del Fénix, consistente en dos espejos entre los que se puede establecer una comunicación, y los galeones encantados por Hermione en el mismo libro, para poder enviar mensajes entre los miembros del Ejército de Dumbledore sin levantar sospechas.

*2* Esto no es exactamente cierto, pues la lechuza es un símbolo de la diosa griega Atenea, que fue incorporada al panteón romano como Minerva junto a sus símbolos cuando Grecia terminó en el Imperio Romano. La Profesora Minerva McGonagall obtiene su nombre de esta diosa romana.

¿Qué os ha parecido? Muy interesante, ¿verdad? Ojalá en el mundo real tuviéramos un servicio de correos tan eficiente. ¡Nos vemos el lunes!

lunes, 30 de noviembre de 2015

Capítulo 1: Lechuzas mensajeras

En el primer capítulo de El prisionero de Azkaban, Harry se las apaña para seguir siendo mago mientras vive con los Dursley; por suerte este año su cumpleaños será mejor que los anteriores.

Tras una semana de descanso, volvemos a la saga Harry Potter con su tercera novela. Al igual que en el primer capítulo del libro anterior, Rowling se toma su tiempo para resumir quién es Harry Potter y cómo es su vida en general. Eso está bien para quien se inicia en la saga con este libro, pero para quien sabe todo esto de sobra es un rollazo. Rowling hace un esfuerzo para que el repaso sea ameno, pero no le termina de salir bien.

En cuanto a la historia presente, Harry una vez más pasa las vacaciones de verano con sus tíos, con las únicas mejoras de que Hedwig puede salir de su jaula y ha podido rescatar algunos libros y utensilios de clase para hacer los deberes en secreto (y por alguna razón sus tíos le han perdonado que se fugara y no le tienen encerrado en su habitación).

La noche antes de su cumpleaños, Harry está haciendo una divertida redacción sobre la inutilidad de la quema de brujas en la Edad Media. Para ser una redacción del profesor Binns es un tema muy entretenido, y hace mella en la estupidez de los métodos que se usaban en las cazas de bruja reales, que casi siempre provocaban la muerte de los acusados sin oportunidad de demonstrar su inocencia. Terrible.

Cuando lo deja por el momento, Harry se da cuenta de que ya es su cumpleaños, pero, teniendo en cuenta cómo le fue en los anteriores, no es raro que no le dé mucha importancia. Por suerte, y sin ningún elfo que le intercepte el correo esta vez, Harry recibe tres regalos de sus amigos Ron, Hermione y Hagrid. Sólo puedo imaginar la alegría que tuvo que sentir Harry al recibirlos, casi se desparrama por las páginas.

Hablando de cosas alegres, la familia Weasley ha ganado un premio y están de vacaciones en Egipto. Es un poco raro que no ahorren el dinero para evitar problemas económicos, pero es imposible no sentir que se lo merecen, como dice Harry. Además le van a comprar una varita nueva a Ron, que le hace falta.

El regalo de Ron para Harry es un chivatoscopio, que teóricamente se activa cuando cerca hay alguien que oculta sus intenciones, y que emplean muchos aurores en la caza de magos tenebrosos. Dado que no es de muy buena calidad, no está muy claro si funciona bien o no; habrá que analizar la situación cada vez que se encienda.

Por su parte, Hermione se encuentra de vacaciones en Francia, y le compró a Harry su regalo por un catálogo especial de lechuzas, y porque Hedwig apareció por allí para que le diera algún regalo que llevarle. Es muy considerado por parte de Hedwig, aunque sea el equivalente de que un cartero aparezca en tu hotel para que le des un regalo de cumpleaños a tu amigo cuando no sabes cómo mandárselo porque está en otro país. Es un poco raro.

Su regalo, un equipo de mantenimiento de escobas, es muy considerado, sobre todo porque Hermione en estos primeros años suele regalar chucherías y, más adelante, objetos que según ella necesita quien los recibe, como un planificador de deberes. En principio un regalo es algo que a la persona que lo recibe le gustaría tener pero que normalmente no se compraría por la razón que sea, no algo que necesite; a veces la lógica de Hermione le impide ver estas cosas, por eso me alegra que haga un regalo así.

Quiero hacer aquí un inciso para señalar lo que deben estar aprendiendo Ron y Hermione visitando Egipto y Francia desde la perspectiva mágica. Al menos Ron implica que hay lugares a los que los muggles tienen el acceso impedido porque revelarían el secreto; normalmente no sabemos mucho del mundo mágico fuera de Gran Bretaña, así que está bien enterarse de cosas como el turismo mágico, jaja.

Para terminar, Hagrid le manda a Harry un libro especial que se comporta como un animal salvaje, El monstruoso libro de los monstruos. Estoy a favor de los libros curiosos, pero no si sus curiosidades impiden leerlos o son peligrosas para el lector; al menos podía venir con un manual de cómo leerlo. Asimismo, ya que Harry va a tener Cuidado de Criaturas Mágicas este curso, se podía haber olido de qué iba la cosa, la verdad.

Resulta que Hagrid adjuntó su regalo a la carta habitual de Hogwarts para los nuevos libros, y que este año viene con sorpresa: con la autorización de padres o tutores, los alumnos de tercero pueden visitar ciertos fines de semana la villa de Hogsmeade, que se sitúa muy cerca de Hogwarts y es una población enteramente mágica. El problema es que los Dursley no van a firmar nada que ayude a Harry ni por asomo, así que lo va a tener difícil para ir.

Pero eso será para otra ocasión; por el momento me quedo con la cita final del capítulo, que resume muy bien los sentimientos de Harry hasta este punto:

"Aunque era un muchacho diferente en muchos aspectos, en aquel momento Harry Potter se sintió como cualquier otro: contento, por primera vez en su vida, de que fuera su cumpleaños".

Esta semana comienza diciembre, así que en los próximos días subiré otra traducción de uno de los textos de Rowling en Pottermore. Aún no he decidido qué texto será, pero intentaré que esté relacionado con el punto en el que estamos en la historia. ¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • En las primeras ediciones de este libro se daba incorrectamente como autor de Historia de la magia a Adalbert Waffling en vez de a Bathilda Bagshot, tanto en la versión original como en la traducción. Waffling escribió Teoría Mágica. El error se corrigió en ediciones posteriores.
  • Wendelin la Hechicera es en el original Wendelin la Rara, mucho más apropiado.
  • En la foto de los Weasley en Egipto salen también Bill y Charlie, pero no se los describe, y Harry no parece reconocerlos cuando se los encuentra en persona el verano siguiente. 
  • La presencia de Scabbers en esa misma foto es fundamental, pues Sirius se enterará a través de ella de que Peter sigue vivo, catalizando su huida de Azkaban.  

lunes, 16 de noviembre de 2015

Harry Potter y la Cámara Secreta: la película


La segunda parte de la saga de Harry Potter se estrenó por primera vez el 3 de noviembre de 2002. Su director es Chris Columbus, el mismo de la primera parte. El rodaje de la película comenzó inmediatamente después de estrenarse La piedra filosofal, y la preproducción se realizó a la par que el rodaje de ésta.

Dada la poca distancia de tiempo entre los rodajes de ambas películas y compartir el mismo director, no es de extrañar que La piedra filosofal y La Cámara Secreta compartan un gran número de similitudes; en general La Cámara Secreta funciona bien como secuela, sobre todo en comparación con la siguiente película, que tuvo otro director y se rodó un tiempo después del estreno de la anterior.

La idea de Chris Columbus era aprovechar esta película para ampliar el mundo mágico que ya se nos había presentado; todos los elementos ya presentados en La piedra filosofal se dan por sabidos y entran directamente en los nuevos, dando agilidad a la historia.

El argumento es casi igual al del libro, y eso es a la vez una ventaja y una desventaja. Podemos ver bien realizadas escenas como la introducción de Dobby o el encuentro con Lucius y Lockhart, además de conocer nuevos escenarios tales como la Madriguera, el callejón Knockturn o la Cámara de los Secretos, todos ellos recreados de una forma excelente.

Sin embargo, todo resulta muy rápido. La primera conversación entre Harry y Dobby está muy bien hecha, pero después el rescate de Ron y las escenas de la Madriguera pasan a toda velocidad, y antes de darnos cuenta estamos ya en el Callejón Diagon. De hecho, como han pasado la introducción de Lucius en Borgin y Burkes a Flourish y Blotts, no hay ninguna razón argumental para que Harry acabe en el callejón Knockturn. En una escena eliminada Lucius sí aparece en Borgin y Burkes, como en el libro.

Respecto a los tres protas, no hay muchos cambios de la primera a la segunda película, pero sí se les ve a los niños más cómodos en el papel. Destaco especialmente a Rupert Grint, que interpreta genial a Ron, y sus gestos y sonidos son geniales en la versión original, por no hablar del "¿Por qué arañas? ¿Por qué no podemos seguir mariposas?" Rupert es también aracnofóbico, así que el miedo de Ron en la película es muy real. Por desgracia, a alguien no debe de caerle bien Ron, porque muchos de sus momentos más serios se los dan a otros personajes.

De entre los personajes nuevos, destaco a dos: el primero es Lucius, interpretado por Jason Isaacs. Jason consigue darle a Lucius ese aire de suficiencia que tan bien le queda; a su lado Tom Felton como Draco parece más que nunca un niño de papá que intenta copiarle para quedar bien (como muestra la escena final en Florish y Blotts, en la que imita la despedida de su padre).

Fue idea de Jason darle a Lucius un bastón que ocultara su varita al estilo de un bastón espada, y la escena en la que intenta lanzarle a Harry un avada kedavra es enteramente culpa suya, pues en el guión ponía sólo que lanzara un hechizo, y fue el primero que se le ocurrió. ¡Qué pillo!

El otro es Gilderoy Lockhart, interpretado por Kenneth Branagh, a quien a lo mejor conocéis por dirigir la primera película de Thor. Durante toda la película está claro que Branagh se lo está pasando pipa haciendo de Lockhart y de alguna forma consigue que caiga más simpático que su contraparte literario, como que se involucra más. Quizás en cierto modo es porque sale menos, pero desde luego en cada escena en la que está se asegura de estar en primer plano.

Hay otros nuevos personajes muy buenos, como Dobby, Myrtle la Llorona (que me gusta mucho más en el doblaje original) y Arthur Weasley con sus patitos de goma, pero me quedo con estos.

Otras cosas que me han gustado han sido la escena del partido de quidditch (muy buena la bludger loca, y el enfrentamiento entre Harry y Malfoy está bastante bien) y los efectos de la poción multijugos, aunque en teoría las voces no deberían cambiar, quiero decir, sus cuerdas vocales se han transformado en las de ellos. En el libro obtienen las voces de Crabbe y Goyle.

Mención aparte a los monstruos, muy realistas y aterradores, aunque vistos más de diez años después ya canten un poco. Las acromántulas están hechas por ordenador, pero Aragog es un animatrónico que pone los pelos de punta. El basilisco también es un animatrónico, ¡que mide 75 metros de largo y pesa más de una tonelada! Casi nada. El nivel de detalle es alucinante.

Cosas que no me han gustado:

- ¿Por qué hacen que Neville se desmaye en Herbología? Si es su asignatura favorita. Hacen que peque de pardillo mucho más que en los libros, como a Ron. Aunque los gritos de las mandrágoras molan.

- No hay fiesta de cumpleaños de muerte. Buuuuuuuuu

- Tampoco nada del profesor Binns. Bej. Aunque más de Maggie Smith como McGonagall nunca le hace daño a nadie.

- Un poco de originalidad con los conjuros, por favor. Todos parecen un rayo de luz estándar a menos que sea imprescindible que sean otra cosa.

- Se supone que Harry tiene dudas sobre si debe estar en Gryffindor, pero le dice al Sombrero Seleccionador que se equivoca cuando reafirma lo que le dijo en la Selección. Pues vale.

- El Aragog del flashback, demasiado pequeño. No me creo ni por un momento que alguien pueda tomarle por el monstruo de Slytherin.

- La parte en la que encuentran la nota de Hermione está muy pillada. Quiero decir, Harry le está cogiendo la mano y no se da cuenta de que está ahí hasta un rato después. Ni siquiera la tiene agarrada.

- Ginny podría haber salido un poco más. No culparía a nadie que no haya visto más que esta película y no se acuerde de quién es Ginny. La gracia del libro es que hay varios sospechosos, pero en la película sólo está Malfoy.

Y para acabar, algunas curiosidades:

- Si os gustó la escena sobre el patito de goma, sabed que Mark Williams preguntaba a Daniel Ratcliffe por un objeto distinto en cada toma para que Daniel mantuviera la cara de extrañeza. El pobre al final no entendía qué narices pasaba.

- Lo de "ignoraba que supieras leer" fue una improvisación de Tom Felton, que se dejó porque le pegaba a Malfoy como un guante. Qué grande.

- También, en la escena final, cuando Crabbe se levanta y Malfoy le hace sentarse, en el guión no iban a levantarse ninguno, pero el actor de Crabbe se equivocó y se levantó, y Felton le hizo sentarse porque no estaba en el guión. Al director le gustó y dejó la escena así.

¡Nos vemos el 30 de noviembre para el primera capítulo de El prisionero de Azkaban!

lunes, 9 de noviembre de 2015

Capítulo 18: La recompensa de Dobby

En el capítulo final de La cámara secreta, la historia da sus últimos coletazos antes de cerrarse, y todos se despiden hasta el año próximo.

Harry, Ron, Ginny, Lockhart y Fawkes llegan al despacho de la profesora McGonagall, en el que están reunidos ella, Dumbledore y los señores Weasley. Después de un emotivo recibimiento, Harry procede a explicar lo que ha sucedido, un poco tarde ya, pero bueno.

En perspectiva, queda claro que Dumbledore sabe mucho más de lo que dice, y habla con cautela con el fin de dar solamente la información necesaria para que Ginny no reciba culpa de lo sucedido; revela que Ryddle se convirtió en Voldemort, y que el diario es cosa suya, pero nada más. Es un buen detalle, porque Ginny ya estaba lo bastante traumatizada.

Cuando Harry y Dumbledore se quedan solos, el director también es consciente de que Harry está preocupado por sus similitudes con Ryddle, pero no puede decirle sin más que Voldemort se dejó parte de su alma en él cuando le atacó. Cuidando de nuevo sus palabras, le cuenta que Voldemort le pasó parte de sus poderes aquella noche, y le asegura que esas habilidades adquiridas no han de condicionarle si no quiere.

Esa es una de mis lecciones favoritas de Dumbledore; lo que te define no es lo que se te da mejor o peor ni lo que heredas o adquieres de otros, sino las elecciones que tomas en la vida. Dumbledore tuvo que aprender esta lección de joven, y Harry también hará uso de ella en momentos difíciles de su futuro.

Una vez resueltas las dudas de Harry, Lucius aparece para averiguar por qué su plan ha fracasado, acompañado de Dobby. No está claro si Dumbledore sospecha que Lucius fue quien le pasó el diario a Ginny (como mínimo sabe que se aprovechó de la situación para echarle de la escuela), pero Harry ata cabos y lo deja bien claro. Aunque no hay forma de demostrar la culpa de Lucius en lo sucedido, al menos le echan del consejo escolar por amenazar a los otros miembros, además de lo que ocurre a continuación.

En todo un alarde de genialidad, Harry improvisa un plan para engañar a Lucius y hacer que libere a Dobby sin darse cuenta. Con esto la derrota de Malfoy padre es completa, y Dobby por fin alcanza la libertad con la que tanto soñaba. Es curioso como otros elfos domésticos tratan recibir una prenda como lo peor posible mientras que Dobby anhela conseguirla, pero teniendo en cuenta el trato que recibe, no es extraño.

Y así, muy rápidamente (quizá demasiado), todos celebran el fin de los ataques y la baja de Lockhart, Hagrid vuelve de Azkaban, Hermione y los otros petrificados se recuperan, Gryffindor gana otra vez la Copa de las Casas, termina el curso y todos vuelven a casa. Podríamos haber tenido alguna escena más con Hermione, que ha estado varios capítulos ausente (se nota mucho con esto de ir semana a semana), pero argumentalmente no hay mucho más que decir.

Y con esto termina otro año. La cámara secreta posiblemente sea el libro menos valorado de los siete, ya que es similar al primero y su resolución es bastante confusa al principio, pero abre muchas puertas a tramas que se resuelven más adelante y presenta a buenos personajes como Dobby o Myrtle. En general sigue siendo una buena lectura.

Ahora que ya hemos terminado con el análisis de La cámara secreta, toca analizar la versión cinematográfica, que se hará el próximo lunes. Después habrá un descanso de una semana hasta el primer capítulo de El prisionero de Azkaban, cuya reseña será el 30 de noviembre. ¡No os lo perdáis!

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, cuando Dumbledore afirma que no se ha causado ningún daño irreversible, se lo está diciendo a Ginny para tranquilizarla; en la traducción parece que se lo dice a Ron. 
  • En el original, cuando Dumbledore se dirige a Lockhart, él no mira para ver quién le habla, sino que mira detrás de él porque no sabe a quién se está dirigiendo Dumbledore.
  • La traducción omite un párrafo entero, situado justo cuando Lucius Malfoy y Dobby entran en el despacho. Este párrafo responde a la pregunta de por qué Dobby acompaña a Lucius en esta visita. Dice así:
"El elfo llevaba un trapo manchado con el que estaba intentando terminar de limpiar los zapatos del señor Malfoy. Aparentemente el señor Malfoy había salido con mucha prisa, porque no solo tenía los zapatos a medio limpiar, sino que su habitualmente arreglado cabello estaba despeinado. Ignorando al elfo meciéndose entre disculpas por sus rodillas, fijó sus fríos ojos en Dumbledore".
  • En el original, cuando Dumbledore advierte a Lucius de que no deje en Hogwarts más objetos de Ryddle, no le amenaza con que Arthur se los devolverá, sino con que demostrará que provienen de Lucius. 
  • Menos mal que Dobby no cumplió la promesa que le hizo a Harry de no volver a salvarle la vida. Menos mal. Aunque por otro lado...
  • En principio es guay que anulen los exámenes, pero ¿qué pasa con los que se gradúan ese año, o los que hacen sus TIMOs? son exámenes muy importantes como para pasarlos por alto.
  • En el original, cuando a Fred se le caen los libros por oír que Percy tiene novia, se menciona que caen sobre la cabeza de George.
  • En el original, cuando Harry le da a Ron y Hermione su número de teléfono, le explica específicamente a Ron lo que es, no a los dos como parece en la traducción, puesto que Hermione lo sabe de sobra. 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

La Cámara de los Secretos

Siguiendo con mi entrada el mes pasado por estas fechas sobre la familia Potter, he decidido hacer la primera semana de cada mes una traducción al español de los textos de Pottermore hasta que decidan hacer una versión en español, si es que lo hacen. De esta forma quedará un archivo de estos textos para su consulta. Quiero dejar claro que estas son traducciones personales, y no tienen por qué ser iguales a las oficiales que estaban en el viejo Pottermore. Con todo, intentaré traducirlas lo mejor posible.

Dado que aún no han subido a Pottermore nuevos textos de Rowling, voy a traducir uno antiguo, concretamente el referido a la Cámara de los Secretos, su historia y sus características. Ya que estamos acabando el segundo libro, me parece que es un buen momento. El texto es el siguiente:

"La subterránea Cámara de los Secretos fue creada por Salazar Slytherin sin el conocimiento de sus tres compañeros fundadores de Hogwarts. Durante muchos siglos se creyó que la Cámara no era más que un mito; sin embargo, el hecho de que los rumores de su existencia pudieran pervivir tanto tiempo revela que Slytherin habló sobre su creación y otros le creyeron, o que había permitido a otros entrar en ella.

No hay duda de que cada uno de los cuatro fundadores buscaba dejar su propia marca en la escuela de magia y hechicería que pretendían que fuera la mejor del mundo. Todos ellos accedieron a que cada uno construyera su propia casa, por ejemplo eligiendo la localización de las salas comunes y los dormitorios. Sin embargo, sólo Slytherin fue más allá, y construyó lo que esencialmente era un cuartel secreto personal dentro de la escuela, accesible sólo a él y a ellos a los que él permitiera entrar.

Quizás, mientras construía la Cámara Slytherin no quería más que un lugar en el que instruir a sus estudiantes en conjuros que los otros tres fundadores podrían desaprobar (ya habían surgido desacuerdos sobre si enseñar o no Artes Oscuras). Sin embargo, está claro por la decoración de la Cámara que para cuando Slytherin la terminó había desarrollado grandes ideas sobre su propia importancia para con la escuela. Ningún otro fundador dejó una estatua gigante de sí mismo o grabó en la escuela sus emblemas personales (las serpientes talladas en la Cámara de los Secretos eran una referencia a las habilidades de Slytherin como hablante de pársel).

Lo que es seguro es que para cuando los otros fundadores forzaron a Slytherin a abandonar la escuela, él había decidido que en adelante, la Cámara que había construido sería la guarida de un monstruo que sólo él o sus descendientes podrían controlar: un basilisco. Aún más, sólo un hablante de pársel sería capaz de entrar en la Cámara. Él sabía que esto mantendría alejados a los otros fundadores y a los profesores y empleados.

La existencia de la Cámara se hizo conocida a los descendientes de Slytherin y a aquellos con los que decidieran compartir la información. De esta forma el rumor se mantuvo vivo a lo largo de los siglos.

Hay pruebas claras de que la Cámara se abrió más de una vez entre la muerte de Slytherin y la entrada de Tom Ryddle en el siglo XX. Cuando fue creada, la Cámara tenía su acceso en una trampilla oculta y una serie de túneles mágicos. Sin embargo, cuando la fontanería de Hogwarts se hizo más elaborada en el siglo XVIII (esta fue una rara ocasión de los magos copiando a los muggles, pues hasta entonces se aliviaban donde estuvieran y se libraban de las pruebas con el conjuro desvanecedor), la entrada a la Cámara se vio amenazada, ya que se encontraba en el lugar donde iba a instalarse uno de los baños. La presencia en la escuela en aquella época de un estudiante llamado Corvinus Gaunt (descendiente directo de Slytherin y antecesor de Tom Ryddle)*1* explica cómo la simple trampilla quedó protegida, para que así aquellos que supieran cómo pudieran acceder a la entrada a la Cámara incluso después de que acabara bajo la fontanería moderna.

Los rumores de que en las profundidades del castillo vivía un monstruo también prevalecieron durante siglos. Una vez más, esto se debía a que aquellos que podían oírlo y hablar con él no fueron siempre tan discretos como podrían haber sido: la familia Gaunt no podía resistirse a vacilar de sus conocimientos. Como nadie más podía oír a la criatura deslizándose bajo las tarimas, y después, por las tuberías, pocos les creían, y nadie hasta Ryddle se atrevió a desatar al monstruo por el castillo.

Sucesivos directores y directoras, por no mencionar un gran número de historiadores, investigaron el castillo en detalle a lo largo de los siglos, siempre concluyendo que la cámara era sólo un mito. La razón de su fracaso es simple: ninguno de ellos hablaba pársel.

*1* Gaunt era el apellido de soltera de la madre de Voldemort, así como el apellido de su abuelo y su tío, que sabía hablar pársel.

¿Qué os ha parecido? Este texto revela muchas de las incógnitas que rodean a la Cámara de los Secretos. ¡Nos vemos el mes que viene!

lunes, 2 de noviembre de 2015

Capítulo 17: El Heredero de Slytherin

En el capítulo 17 de La cámara secreta, Harry al fin se encara con el Heredero de Slytherin, y resulta ser quien menos se imaginaba nadie.

Tras pasar tantos pesares, Harry llega al fin a la Cámara Secreta, que como se esperaba es totalmente siniestra, más aún con la perspectiva de toparse de repente con una serpiente gigante que te puede matar con una mirada. Por supuesto, Harry se olvida de todo eso en cuanto ve a Ginny, que aún está viva, pero por poco. ¿Y quién es el causante?

Tom Ryddle, alias Voldemort.

Pues sí, el propio diario era la mente perversa de este plan; el Tom Ryddle original abrió la Cámara cincuenta años antes y dejó un horrocru-este, un recuerdo de si mismo en su diario para poder completar lo que había dejado a medias, usando a la pobre Ginny para hacerlo. Sin embargo, al enterarse de lo que le sucedió a su yo futuro cambió sus intereses hacia atraer a Harry para vengarse de él.

Todo el asunto del recuerdo es muy complejo, y resulta bastante rebuscado en un principio; es una de esas cosas que tienen más sentido al leerlas tras terminar la saga. En todo caso, la clave del asunto es que Ryddle ha estado manipulando la situación para hacer daño a Harry y vengarse de él, y desde luego ha conseguido que Harry se enfurezca con Ryddle, que le ha mentido, le ha hecho desconfiar de sus amigos y les ha hecho daño, y todo por su ego.

Podemos ver en Ryddle el ego que caracterizará a Voldemort en el futuro, y que no se apreciaba mucho en su anterior aparición. Cuando era pequeño, Ryddle estaba seguro de que era alguien especial, pues creció en un orfanato donde podía manipular a todo el mundo, y aunque descubrió que sus habilidades no eran únicas, al llegar a Hogwarts entendió pronto que sus habilidades eran superiores a las de sus compañeros.

Tras rastrear sus orígenes mágicos y descubrir que era descendiente de Salazar Slytherin, su ego no hizo más que aumentar, seguro de estar destinado a ser grande. Abrió la Cámara de los Secretos, atacando a varios estudiantes, y aunque consiguió evitar la culpa del incidente, no podía soportar tener que pasar el testigo a otra persona, así que dejó su recuerdo en el diario para poder volverlo a intentar él mismo.

Imagino que cuando Ginny activó el diario Ryddle al principio simplemente intentó seguir con la caza de hijos de muggles, pero al enterarse de su futuro y de su caída a manos de un bebé de sangre mestiza, su ego no pudo soportarlo, y por eso trató de vérselas con Harry, para tratar de entender lo sucedido y poder reafirmarse en su ego. Véase su alivio al averiguar la razón de que Harry sobreviviera.

En contraste, Harry es totalmente humilde. No tiene problemas en reconocer que se salvó de Voldemort por una coincidencia afortunada, y que no puede vencer a Ryddle solo. Me encanta el momento en el que Harry ataca directamente al ego de Ryddle, diciéndole que no sólo temía a Dumbledore en el colegio, sino que aún le sigue temiendo y seguirá haciéndolo siempre. Esta lealtad es la que le otorga a Harry lo que necesita para derrotar a Ryddle y a su basilisco.

Por supuesto, para que Harry pueda triunfar en tales circunstancias se tienen que dar muchas coincidencias, pero es necesario en este punto de la historia porque Harry aún no ha adquirido mucha habilidad, y resalta el valor de Harry para hacer todo lo posible por superar a su enemigo; hasta que adquiera más experiencia con la magia, ese valor es su mayor arma, y aquí queda demostrado.

Derrotados Ryddle y el basilisco y con Ginny rescatada (pobrecilla... vaya forma de empezar la escuela) Harry se junta con Ron y un amnésico Lockhart, y se dirigen al despacho de McGonagall para la sesión anual de la explicación de Dumbledore. ¡La semana que viene es el último capítulo! ¡No os lo perdáis!

Observaciones y curiosidades:
  • Como imagino que ya sabréis, el segundo nombre de Tom y su apellido se cambiaron de Marvolo Riddle a Sorvolo Ryddle en la traducción española para poder cuadrar el anagrama entre su nombre y sus alias. En el original era (como muchos sabréis por la película):
                                                         TOM MARVOLO RIDDLE

                                                         I AM LORD VOLDEMORT


  • En otros idiomas se también se realizaron cambios para ajustar el anagrama, pero en lugar de cambiar un par de letras cambiaron casi todo el nombre, con mayor o menor fortuna. Por ejemplo, en Francia es Tom Elvis Jedusor para poder formar "Je suis Voldemort"
  • No es raro que el Ryddle del diario vea algo de sí mismo en Harry; al fin y al cabo, los dos son horrocruxes.
  • Después de la revelación, la narración en el original se refiere a Ryddle como Voldemort algunas veces; en la traducción siempre es Ryddle. 
  • Cabe preguntarse por qué Harry no intentó hablar pársel para intentar controlar al basilisco; en la película Ryddle menciona que sólo le obedece a él, pero en el libro no hay mención alguna a esto.
  • En la traducción, se dice que el basilisco está herido de muerte después de que Fawkes le pica en los ojos. En el original dice que aún es letal a pesar de ello. 
  • La espada de Gryffindor que Harry saca del Sombrero Seleccionador está forjada por duendes; esto significa que repele la suciedad y el óxido, y sólo admite aquello que la fortalece; en este caso, la espada absorbió el veneno del basilisco al matarlo, irónicamente haciéndola un arma ideal para destruir horrocruxes, pues el veneno del basilisco es muy destructivo y sólo se puede curar con lágrimas de fénix.
  • Ya es casualidad que Harry usara el colmillo de basilisco para destruir el diario; si hubiera usado cualquier otra cosa (excepto la espada de Gryffindor, como ya hemos visto) no habría servido de nada. En el juego de Game Boy Harry usa la espada, creando un fallo argumental hasta que se descubrió su habilidad.
  • ¿Cómo llegó Fawkes a la Cámara de los Secretos sin que Ron lo viera pasar? En La Orden del Fénix Fawkes demuestra algún tipo de habilidad de aparición, quizás la usó para llegar hasta Harry.
  • En el original, la narración nota que Ginny está llorando aún más cuando llegan hasta Ron.
  • En una entrevista, Rowling comentó que, de haber conseguido Ryddle materializarse por completo, se hubiera añadido al Voldemort real, fortaleciéndolo considerablemente.
  • Ya sé que esto me ha quedado muy largo, pero tengo que poner esto para acabar: 

lunes, 26 de octubre de 2015

Capítulo 16: La Cámara de los Secretos

En el capítulo 16 de La cámara secreta, Harry y Ron al fin descubren casi toda la trama de la Cámara de los Secretos, pero el Heredero de Slytherin tiene sus propios planes y Lockhart está un poco por ahí en medio, aunque no por mucho tiempo.

Irónicamente, después de tirarse medio curso en el baño de Myrtle la Llorona ahora que Harry y Ron necesitan hablar con ella no son capaces debido a las estrictas medidas de seguridad. Mientras esperan su oportunidad reciben tres noticias:

- Los exámenes empezarán pronto (¡Hola! ¡Estamos en un colegio!), y la verdad es que a los alumnos no les hace mucha gracia tener que estudiar en estas circunstancias. Sobre todo los alumnos de quinto y séptimo tienen que estar pasándolo mal con esto dado que sus exámenes son especialmente importantes para su futuro. También es un recordatorio de que la varita de Ron no funciona bien, se agradece.

- Ginny intenta confesar a Harry y Ron lo que sucede, pero no puede por culpa de Percy, que cree que quería contarles el secreto de que tiene novia. ¡Madre mía, Percy, hay cosas más importantes, y además tu novia está petrificada! ¡Un poco de compasión! Tampoco entiendo por qué lo querría mantener en secreto exactamente. En el siguiente curso no se molesta en ocultarlo.

- Las mandrágoras estarán listas para curar a los petrificados al día siguiente, con lo cual en principio las propias víctimas podrán identificar a su atacante y todo se podrá solucionar. A pesar de ello, me alegro de que Harry y Ron no se queden pasivos y aprovechen la oportunidad de hablar con Myrtle la Llorona cuando se les presenta.

Gracias una vez más a la estupidez de Lockhart, Harry y Ron se escabullen para ir al baño de las chicas, pero McGonagall los pilla y tienen que inventarse que iban a ver a Hermione a la enfermería para no cargársela. No todo es en vano, pues la visita les permite saber lo que Hermione había averiguado antes de ser atacada: el monstruo de Slytherin es un basilisco.

Gracias a esta nueva información, Harry es capaz de hilar toda la trama, resolviendo la mayoría de los enigmas planteados. Por una vez me alegro de que sea Harry quien encaje las piezas y no Hermione o Dumbledore, aunque técnicamente Hermione lo resolvió primero.

Tristemente, antes de que puedan informar a los profesores de lo que han averiguado, el Heredero de Slytherin se les adelanta "secuestrando" a Ginny y llevándosela a la Cámara. Lo que no entiendo es por qué Harry y Ron no hablan con los profesores, y cuando deciden hacerlo van a ver a Lockhart, cuando desde el principio no han confiado en él en absoluto.

Al final, se descubre lo que ya se sospechaba: Lockhart es un fraude que ha estado aprovechándose del mérito de otros. Harry y Ron le desarman fácilmente pero deciden llevárselo a la Cámara con ellos. ¿Por qué? Ni idea. A lo mejor es para que les haga de escudo humano.

Al fin los chicos consiguen hablar con Myrtle, y su testimonio, combinado con la información que tienen sobre el basilisco y el habla pársel de Harry, permiten al grupo llegar hasta la Cámara. Sin embargo, Lockhart hace un intento desesperado por guardar las apariencias, que se ve frustrado por la varita rota de Ron y que convenientemente separa a Harry de sus acompañantes.

Ahora Harry se queda una vez más solo ante el peligro, y tendremos la respuesta a las dos preguntas que quedan por resolver: ¿Quién es el heredero de Slytherin? ¿Y qué tiene que ver Ginny con todo esto? ¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, se añade que Ron entendió lo que quería hacer Harry al darle la razón a Lockhart, y por eso le siguió el rollo. En la traducción parece que Ron comprenda sinceramente los "problemas" de Lockhart.
  • En Quidditch a través de los tiempos se dice que los libros de la biblioteca de Hogwarts están hechizados para castigar a aquel que les haga algo, e incluso Dumbledore es incapaz de evitar sus efectos. Sabiendo que Hermione arrancó la página sobre el basilisco de un libro de la biblioteca, quizás se libró de esos hechizos al petrificarse. ¡Arrancar las páginas de los libros está muy mal, chicos!
  • Muchos se preguntan cómo puede estar la entrada a la Cámara de los Secretos en un baño moderno si fue instalada en la fundación de Hogwarts. En Pottermore se explica que en el siglo XVIII Hogwarts imitó los avances en fontanería muggle por conveniencia. Más información en este enlace.
  • En el original, Lockhart no dice que les contará a los demás que Harry y Ron perdieron el conocimiento al ver el cuerpo de Ginny, sino que perdieron el juicio. 
  • El encantamiento Obliviate sirve para borrar recuerdos del objetivo, en general recuerdos específicos. Los magos lo usan mucho cuando los muggles ven cosas que no deberían ver. El nombre proviene del verbo latino oblivio, que significa olvidar. 
  • En una entrevista, Rowling contó que tuvo que decidir si hacía que las gafas ofrecieran protección ante la mirada del basilisco. Al final decidió no hacerlo porque hay bastante gente en Hogwarts que lleva gafas, empezando con el propio Harry, y causaría problemas innecesarios.

lunes, 19 de octubre de 2015

Capítulo 15: Aragog

En el capítulo 15 de La cámara secreta, Harry y Ron siguen el consejo de Hagrid, pero puede que acaben descubriendo más de lo que les gustaría saber.

Como es de esperar, la ausencia de Hagrid y de Dumbledore se siente con fuerza en Hogwarts, y ni la llegada del verano puede alegrar los fríos ánimos de la gente. Harry y Ron se encuentran en otro punto muerto: están seguros de que Hagrid no es el culpable y por tanto aún deben encontrar al Heredero de Slytherin, pero la única pista que tienen es la indicación de Hagrid de seguir a las arañas, cosa que a Ron evidentemente no le hace ninguna gracia.

Después de un bonito momento en el que Harry y Ernie hacen las paces, solidificando su amistad para los siguientes libros, al fin ven a las arañas dirigirse al Bosque Prohibido, acto que abre todo un nuevo libro de problemas para los chicos. Después de tener que soportar una vez más las memeces de Lockhart, se deciden a ir al bosque por la noche.

Tengo que decir que admiro el valor de Ron y su fidelidad a sus amigos. Ron está claramente aterrado con la mera mención de tener que estar cerca de arañas normales, y si Harry le ha contado lo que vio del monstruo de Hagrid en el recuerdo sabe que en el bosque puede haber algo aún más aterrador, pues aún así acompaña a Harry, porque no va a dejar que su miedo le impida hacer lo que pueda para ayudar a sus amigos. Es encantador.

Y desde luego, la escena del bosque es de puro terror. Yo no tengo miedo a las arañas y me lo hubiera hecho encima en esa situación. Si ya en el anterior libro la expedición en el Bosque Prohibido fue aterradora, ahora, sin Hagrid y fuera del camino, lo es aún más. La aparición inesperada del Ford Anglia de los Weasley sólo calma un momento los ánimos antes del verdadero pánico.

Cuando les llevan hasta Aragog, la mascota de Hagrid en la escuela y que ahora es (más) enorme y ha tenido muchas crías, Harry es capaz de mantener la suficiente sangre fría para interrogarle sobre lo que quiere saber. Aragog confirma que ni Hagrid es el heredero de Slytherin ni él el monstruo de la cámara, y sabe qué criatura es dicho monstruo pero la teme demasiado como para decir siquiera su nombre, así que no da muchas respuestas en ese sentido.

Cuando parece que han llegado a un acuerdo con Aragog (que nunca ha atacado a un humano a pesar de sus instintos en deferencia a Hagrid), resulta que no tiene los mismos escrúpulos con los amigos de Hagrid y con dejar que sean sus hijos quienes ataquen a humanos. Todo parece perdido, pero el Ford Anglia llega al rescate, un poco deux ex machina pero tampoco había muchas más opciones.

Una vez a salvo, Ron se lamenta de haberse jugado la vida para no haber averiguado nada que no supieran ya (está bien saber seguro que Hagrid era inocente, pero ya imaginaban que no lo era), pero Harry reflexiona y se da cuenta de que Aragog les ha contado una cosa que no sabían: que encontraron el cadáver de la chica fallecida la última vez en un baño. Con esa información, Harry llega a la conclusión de que Myrtle la Llorona podría haber sido esa chica en vida. ¿Será ésta la pista definitiva?

Observaciones y curiosidades:
  • En el original Harry nota que las arañas parecen estar formando una línea recta, como si intentasen formar un camino. 
  • En la traducción se dice que Snape acompaña a los chicos desde la clase de Herbología hasta la de Defensa contra las Artes Oscuras. En el original es Sprout quien lo hace.
  • Creo que este es el primer capítulo en el que aparece el conjuro Lumos, que crea una luz en la punta de la varita. Lumos viene de la palabra latina lumen, que significa luz. 
  • En la traducción, cuando Harry le dice a Ron que no hable porque le puede oír lo que quiera que esté entre los árboles (el coche del padre de Ron) Ron le dice que es él quien lo ha oído. En el original dice que lo que haya ahí fuera más que oírle a él va a oír a Fang.

lunes, 12 de octubre de 2015

Capítulo 14: Cornelius Fudge

En el capítulo 14 de La cámara secreta, Harry, Ron y Hermione debaten sobre si Hagrid es o no el heredero de Slytherin, y cuando parece que las cosas pueden llegar a ir bien, van mal, y cada vez peor.

Como ya comenté en el capítulo anterior, Harry se siente dividido por la historia que ha oído sobre Hagrid: por un lado, conoce a su amigo y sabe que él no haría daño a nadie, pero por otro conoce a Hagrid y sabe que su fascinación por los monstruos a menudo tiene consecuencias desagradables, si bien inintencionales.

El debate entre los protagonistas es muy razonado, con los tres ofreciendo alternativas y argumentos sólidos. Al final deciden no hablar con Hagrid del tema a menos que se produzca otro ataque, pues no ha habido ninguno desde antes de Navidad (debido a que Harry tiene el diario) y las mandrágoras están casi listas para curar a los petrificados. En principio es una buena precaución, aunque tengo curiosidad por lo que habría pasado de haber hablado con Hagrid antes.

Efectivamente, el clima en Hogwarts se está calmando por la falta de señales de más ataques, e incluso las sospechas sobre Harry se van disipando. En este momento se producen las vacaciones de Pascua, que los alumnos de segundo aprovechan escogiendo optativas para los tres años siguientes. Pueden escoger dos o tres asignaturas de las cinco disponibles (Adivinación, Artimancia, Cuidado de Criaturas Mágicas, Runas Antiguas y Estudios Muggles).

Quizá sea un poco pronto para que los alumnos escojan optativas, sobre todo los alumnos de familia muggle, que a lo mejor no saben ni cómo funcionan los cursos avanzados en Hogwarts. Un poco de información sobre las asignaturas no estaría mal, pues al final los chicos hacen lo que muchos en la vida real: se cogen las que cogen sus amigos, las que les recomiendan familiares o amigos, o lo echan a suertes, no las que puedan venirles mejor para su futuro.

Después de este breve interludio, vuelven los problemas; mientras Harry está en el entrenamiento de quidditch, alguien (Ginny) entra en su dormitorio y lo pone todo patas arriba en busca del diario de Ryddle. Claramente Ginny está desesperada por lo que Harry pueda averiguar, lo bastante para no importarle dejar un rastro evidente de su búsqueda. Si hubiera sido más sigilosa, Harry habría tardado más en darse cuenta de que le faltaba algo y lo que era.

Los efectos no tardan en salir a la luz; Ryddle, ahora que ya ha averiguado lo que quería de Harry, utiliza a Ginny para atacar a Hermione, sabiendo que eso le dará a Harry el ímpetu que necesita para seguir indagando en el misterio. Al mismo tiempo, ver a Harry oír de nuevo la voz que nadie más puede oír y que parece preceder a los ataques le da a Hermione la idea de que el monstruo de Slytherin pueda ser algún tipo de serpiente, y se va a la biblioteca a confirmarlo.

No es la primera vez (ni será la última) que Hermione se va a la biblioteca de repente sin decir nada, y es una de sus rarezas más fastidiosas. Si se hubiera tomado un momento para contarle a Harry y Ron sus sospechas las cosas podrían haber sucedido de forma muy distinta.

En todo caso, es gracias a sus descubrimientos que ella y Penélope Clearwater, la novia de Percy, consiguen evitar la muerte mediante un espejo de mano cuando el basilisco las ataca. El partido de quidditch se suspende por el ataque y se establece en Hogwarts un régimen de aislamiento.

Tal como Ryddle esperaba, el ataque a Hermione mueve a Harry y Ron a hablar con Hagrid, y escogen el momento oportuno para ser testigos de su reunión con Dumbledore y Cornelius Fudge, el ministro de magia, que hace aquí su primera aparición.

Dejando a un lado los problemas de carácter que tendrá Fudge en un futuro, aquí se presenta como un político más o menos razonable. Al fin y al cabo, Hagrid no fue encarcelado por la apertura anterior de la cámara, y no ha habido movimiento contra él hasta ahora, seguramente por intervención de Dumbledore. La acción más segura es apartar a Hagrid de Hogwarts como medida de prevención, en el mejor de los casos para demostrar su inocencia. Por supuesto, usar Azkaban como prisión preventiva es una memez espectacular.

Menos razonable es Lucius Malfoy, por supuesto, que ha aprovechado la situación para atacar a Dumbledore "convenciendo" a los otros miembros del consejo escolar de Hogwarts de cesar a Dumbledore como director, idea que incluso Fudge considera desacertada. En cualquier caso, tanto el director como el guardián dejan Hogwarts por el momento, dejando en manos de Harry y Ron resolver la situación antes de que las cosas se pongan aún peor. Por suerte, ambos les dejan una pista críptica que les será de ayuda, por más que les fastidie tener que descifrarla para que les sirva de algo. ¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • En el original Neville no le pregunta a la gente si creen que Aritmancia es más difícil que Adivinación, sino si creen que es más difícil que Runas Antiguas. Asimismo, el libro que está leyendo Hermione cuando Harry y Ron la informan sobre el robo del diario no es sobre Adivinación, sino sobre Runas Antiguas.
  • En el original Harry hace un comentario de que los entrenamientos de Quidditch, si bien no necesariamente están mejorando, al menos son más secos que antes, pues el tiempo es más cálido.
  • En el original a Harry se le cae el alma a los pies cuando ve a la profesora McGonagall entrando en el terreno de juego con el megáfono, puesto que presiente lo que se avecina. En la traducción omiten esta reacción.
  • En la traducción se dice que Penélope Clearwater es una alumna de quinto; en ediciones posteriores se cambió a sexto curso, el mismo que Percy este año. 
  • En el original, Lucius hace una burla del modo de hablar de Hagrid, omitido en la traducción, cuando dice que ojalá se puedan evitar los asesinatos.

viernes, 9 de octubre de 2015

Book Tag: siete cosas sobre libros

Muy buenas, mi amiga ReichCure de La Biblioteca de Rachel me ha nominado a este tag, en el que informar de varias cosas sobre mis gustos literarios. ¡Vamos allá!

7 libros que quieras leer antes de morir
  1. Moby Dick, de Herman Melville
  2. La Biblia
  3. Las mil y una noches
  4. La vuelta al mundo en ochenta días, de Julio Verne
  5. El principito, de Saint-Exupéry
  6. La Odisea, de Homero
  7. La divina comedia, de Dante
  8. La metamorfosis, de Ovidio
7 frases o citas de libros
  1. "Dice Plinio que no hay libro, por malo que sea, que no tenga alguna cosa buena mayormente, que los gustos no son todos uno, y lo que uno come, otro pierde" Lázaro,  Lazarillo de Tormes
  2. "El bien y el mal, la prosperidad y la adversidad, la gloria y la pena, todo pierde con el tiempo la fuerza de su acelerado principio" Celestina, La Celestina
  3. "Cierto es que casi siempre se encuentra algo si se mira, pero no siempre es lo que uno busca" Gandalf el Gris, El hobbit
  4. "Se mata sin pensar; bien probado lo tengo; a veces, sin querer. Se odia intensamente, ferozmente, y se abre la navaja, y con ella bien abierta se llega, descalzo, hasta la cama donde duerme el enemigo" Pascual, La familia de Pascual Duarte
  5. "Son nuestras elecciones, Harry, las que determinan cómo somos, mucho más que nuestras habilidades" Albus Dumbledore, Harry Potter y la cámara secreta
  6. "Si elimina todos los otros factores, aquel que reste ha de ser la verdad" Sherlock Holmes, La señal de cuatro.
  7. "El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho" Alonso Quijano, Don Quijote de la Mancha
7 personajes masculinos que te gusten
  1. Neville Longbottom de Harry Potter
  2. Sansón Carrasco, el bachiller de Don Quijote de La Mancha
  3. Sam Sagaz Gamgee de El señor de los anillos
  4. Doctor John Watson de Sherlock Holmes
  5. Patronio de El conde Lucanor 
  6. Reepicheep de Las crónicas de Narnia
  7. Máximo de Luces de bohemia 
7 personajes que quieras matar
  1. Severus Snape de Harry Potter
  2. Eragon de Legado
  3. Christian Grey de Cincuenta sombras de Grey
  4. Jadis de Las crónicas de Narnia
  5. Don Latino de Luces de bohemia
  6. Mariana de Marco de No acosen al asesino
  7. El ciego de El lazarillo de Tormes
7 cosas que odies de los libros
  1. Que los autores incluyan personajes de ciertas razas, credos o sexualidad para cubrir un cupo y complacer a algunos lectores o críticos. Un autor debería imaginarse a un personaje del modo que mejor le venga para contar su historia, y un lector debería aceptar al personaje sin ponerse a pensar si es políticamente correcto.
  2. Esto es sólo en novelas recientes, pero hay autores que parecen tener la necesidad de que si una mujer es independiente y tiene un buen puesto en la sociedad, hay que recalcar que lo ha conseguido a pesar de ser mujer, que es un ejemplo para todas las mujeres, etc., a veces por el propio personaje. No creo que en esta época se deban recalcar estas cosas, suena falso y pseudoprogresista.
  3. No tengo mucho interés en los romances en las novelas, pero si se incluyen que no dejen a un lado el resto del argumento, ni tampoco que inventen problemas sólo porque no se les ocurre una trama con una pareja estable.
  4. Las novelas que presentan a su protagonista como un paradigma del bien y del valor pero lo que se ve de él o ella no casa con esa descripción: mucho cuidado con las descripciones de los personajes, es importante escribirlos para que se ajusten a ellas.
  5. Desvíos en general del argumento que no llevan a ninguna parte. Si inicias una trama haz que todo esté relacionado con ella o con sus protagonistas, incluso si hay pistas falsas. Está bien saber más de los personajes, pero que lo que descubramos sirva para el final.
  6. Personajes malotes sin personalidad cuyo único punto a favor es que son guapos o molones, para atraer a cierto sector de los lectores.
  7. En general esos momentos en los que se cuela un momento triste con calzador porque si todo va bien es malo, y un personaje no está completo sin un pasado trágico que le dé motivos para ser quien es. No digo que todo tenga que ser chupiguay siempre, sino que los elementos trágicos tienen que estar justificados en la historia, que no parezca que si no hubieran ocurrido todo sería más o menos igual.
7 escritores
  1. Enid Blyton
  2. Elvira Lindo
  3. J.K.Rowling
  4. Juan Varela
  5. Valle-Inclán
  6. Miguel de Unamuno
  7. Mariano José de Larra
7 personas/blogs que quieras etiquetar
  1. Detectives de Libro
  2. Darlantans´Page
  3. La torre del nigromante
  4. Frikilóloga
  5. Trotalibros
  6. Cargada de libros
  7. El vagón de los libros
¿Qué os parece? ¿Coincidís en alguna cosa conmigo o en absolutamente nada? ¡Nos vemos!

lunes, 5 de octubre de 2015

Capítulo 13: El diario secretísimo

En el decimotercer capítulo de La cámara secreta, Harry y sus amigos están estancados en el caso del Heredero de Slytherin, pero encuentran una pista por casualidad que les lleva a un inesperado nuevo sospechoso.

Este capítulo puede considerarse como uno de transición; la trama de "Malfoy podría ser el Heredero de Slytherin" ha quedado resuelta y ahora Harry, Ron y Hermione buscan nuevas pistas que les lleven a algún indicio. Y es ahí cuando aparece el diario.

El diario de Ryddle es la pieza alrededor de la cual gira toda la trama, y aunque Harry y sus amigos no conocen su verdadera función, son capaces de unir las piezas para suponer que puede guardar alguna relación con los eventos de la última apertura de la cámara. Es una deducción un tanto pillada por los pelos, pero puede pasar.

Ahora la trama necesita de un acontecimiento casual que le de a Harry la iniciativa para escribir en el diario, y el día de San Valentín es uno tan bueno como cualquier otro, además de que sin Lockhart a nadie se le ocurriría celebrarlo. ¿Montaría todo el paripé para recibir montones de tarjetas de alumnas? Seguramente.

La celebración de San Valentín también es una oportunidad estupenda para centrarnos en Ginny, que no ha aparecido mucho últimamente. Tras haberse deshecho del diario, Ginny se vuelve a sentir ella misma después de quién sabe cuánto tiempo, y consigue reunir el valor para mandarle una felicitación a Harry, pero todo le sale fatal a la pobre.

Harry hace todo lo posible por no oír su felicitación (no porque sea suya, él no sabe de quién es, sino porque está delante de medio colegio, incluyendo a Malfoy), y cuando la escucha todos se burlan de ambos. Para rematar la jugada, Ginny descubre que Harry tiene el diario, lo que significa que en cualquier momento podría averiguar que ella es la culpable de los ataques. En su cabeza Harry podría saberlo todo ya.

Irónicamente es el desastre provocado por su felicitación lo que le hace ver a Harry que el diario absorbe la tinta, y así comienza a ¿chatear? con Ryddle. Es un paralelo muy interesante, y trae a la mente los casos de jovencitos que entran a los chats y se dejan convencer por adultos de quién sabe qué. Mejor lo dejo ahí.

Ryddle juega con la curiosidad de Harry y le cuenta su historia del pobre huérfano y estudiante modelo que se vio forzado a detener a un compañero que jugaba con cosas que no podía controlar porque si no lo hacía perdería la única casa que había tenido. Es una historia creíble, y Harry es capaz de empatizar con Ryddle por sus circunstancias similares, por lo que le cuesta más admitir que la persona que abrió la cámara cincuenta años atrás parece ser Hagrid.

¡Comienza el clímax! ¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • Una vez más llaman a los T.I.M.O.S. Matrículas de Honor en Brujería; la traducción actual no quedaría instaurada hasta más adelante. Por otro lado, que Ron sugiera que a Ryddle le dieron el premio por matar a Myrtle es increíblemente irónico, dado que él fue quien la mató y le dieron el premio por capturar a Hagrid, a quien culpó del asesinato.
  • Creo que no hace falta explicar la etimología del conjuro aparecium. En el original se dice igual. 
  • Sabiendo que tanto el diario como Harry son horrocruxes, eso explica por qué Harry se siente atraído hacia el diario de manera inexplicable.
  • En el original Ron no dice específicamente que haya tenido suficiente del trofeo de Ryddle para toda una vida, lo dice de toda la sala de trofeos en general. 
  • En el original, Lockhart le da las gracias a las cuarenta y seis personas que le han mandado tarjetas... hasta el momento, aún le pueden mandar más a lo largo del día. 
  • En la traducción se dice que Malfoy se burla de Harry con el diario en la mano, pero en el original lo agita con sorna delante de su cara.
  • En el original Harry no le quita la varita a Ron cuando éste intenta atacar a Malfoy, sino que le empuja para meterle en clase.

viernes, 2 de octubre de 2015

La familia Potter

Como ya habréis visto, Pottermore se ha transformado en una nueva versión de sí mismo (no en una con la que esté de acuerdo, pero en fin). Por el momento, la web está solamente en inglés, así que he pensado ir traduciendo una vez al mes los extractos de información de Rowling ya publicados y los que vayan publicando en el nuevo Pottermore hasta que pongan una versión en español.

Para empezar, tenemos la historia de la familia Potter desde la Edad Media hasta el padre de Harry, con bastantes datos interesantes. Esta es mi traducción, con notas al final sobre cosas de la traducción y curiosidades de la saga:

"La familia Potter es muy antigua, pero nunca (hasta el nacimiento de Harry James Potter) estuvo al frente de la historia mágica, contentándose con una existencia sólida y cómoda en el semianonimato.

Potter no es un apellido raro entre los muggles, y la familia no llegó a los llamados "Sagrados Veintiocho" por esta razón; el anónimo compositor de esta supuestamente definitiva lista de sangres puras sospechó que habían salido de lo que él consideraba sangre manchada. Sin embargo, la familia mágica de los Potter tuvo unos comienzos ilustres, algunos de los cuales quedaron implicados en Las Reliquias de la Muerte. 

En el mundo muggle Potter es un apellido ocupacional, y referencia a un hombre que se dedica a la alfarería*1*. La familia mágica de los Potters desciende del mago del siglo XII Linfred de Stinchcombe, un hombre excéntrico y muy querido por sus vecinos, cuyo apodo "the potterer" se transformó con el tiempo en Potter*2*. Linfred era un hombre despistado y de aspecto confuso al que sus vecinos muggles acudían a menudo por sus servicios medicinales. Ninguno de ellos se dio cuenta de que las maravillosas curas de Linfred para la viruela y las fiebres eran mágicas; todos le veían como a un ancianete cariñoso, que siempre estaba pasando el rato*3* con sus extrañas plantas. Su reputación como un excéntrico bienintencionado le vino bien a Linfred, pues en privado le permitía seguir con los experimentos que sembraron la fundación de la fortuna de la familia Potter. Los historiadores le adjudican a Linfred la invención de varios remedios que evolucionaron a pociones aún usadas hoy en día, como el Crecehuesos*4* o la Poción Pepperup*5*. La venta de estos remedios a sus compañeros magos y brujas le permitió dejar una significativa pila de oro a cada uno de sus siete hijos a su muerte.

El hijo mayor de Linfred, Hardwin, se casó con una preciosa bruja llamada Iolanthe Peverell, que provenía de la villa del Valle de Godric y era la nieta de Ignotus Peverell*6*. En ausencia de herederos masculinos, ella, la mayor de su generación, había heredado la capa de invisibilidad de su abuelo. Era, Iolanthe le explicó a Hardwin, una tradición en su familia que la posesión de la capa permaneciera como un secreto, y su nuevo marido respetó sus deseos. A partir de este momento, la capa se siguió pasando al primogénito en cada nueva generación.

Los Potter continuaron casándose con sus vecinos, ocasionalmente muggles, y viviendo en el oeste de Inglaterra durante varias generaciones, cada una añadiendo más ingresos a las arcas familiares con su duro trabajo y, debe decirse, con la tranquila rama de ingenuidad que había caracterizado a su ancestro, Linfred.

Ocasionalmente, un Potter llegaba hasta Londres, y dos miembros de la familia se han sentado en el Wizengamot*7*: Ralston Potter, que fue miembro desde 1612 hasta 1652, y que fue un gran partidario del Estatuto del Secreto (en oposición a declarar la guerra a los muggles, como deseaban los miembros más militantes), y Henry Potter (Harry para sus amigos), que era descendiente directo de Hardwin y Iolanthe, y que sirvió en el Wizengamot desde 1913 hasta 1921. Henry causó una pequeña revuelta cuando condenó públicamente al entonces Ministro de Magia, Archer Evermonde, por prohibir a la comunidad mágica ayudar a los muggles que combatían en la Primera Guerra Mundial. Su franqueza en el beneficio de la comunidad muggle fue también un factor importante en la exclusión de la familia de los "Sagrados Veintiocho".

El hijo de Henry se llamaba Fleamont Potter. A Fleamont se le llamó así porque era el deseo de la madre de Henry que perpetuara su apellido de soltera, que en otro caso hubiera desaparecido. Él llevó esa carga sorprendentemente bien; de hecho, siempre atribuía su habilidad en los duelos al número de veces que tuvo que pelearse con gente en Hogwarts después de que se burlaran de su nombre. Fue Fleamont quien cogió todo el oro de la familia y lo cuadruplicó al crear la poción capilar Sleekeazy ("dos gotas doman hasta el pelo más molesto")*8*. Vendió la compañía a un gran precio cuando se retiró, pero no había riquezas que pudieran compensarles a él y a su esposa Euphemia por su falta de hijos. Ya casi habían perdido la esperanza de un hijo cuando, para su asombro y sorpresa, Euphemia descubrió que estaba embarazada y nació su querido hijo, James. 

Fleamont y Euphemia vivieron el tiempo suficiente para ver cómo James se casaba con una hija de muggles llamada Lily Evans, pero no para poder conocer a su nieto, Harry. Murieron de viruela de dragón a pocos días uno del otro, ya con una edad avanzada, y James Potter heredó entonces la capa de invisibilidad de Ignotus Peverell."

*1* Pot significa "tarro", "olla", "maceta" y equivalentes, mientras que añadir el sufijo -er al nombre de un objeto en inglés lo deriva al nombre de un oficio, "el que se dedica a crear el objeto".

*2* El verbo Potter significa también "pasar el rato", y en este caso es el origen del apodo de Linfred.

*3* De ahí lo de potterer.

*4* Como su nombre indica, la poción crecehuesos restaura los huesos perdidos. Harry la toma después de que Lockhart le deja sin los huesos del brazo en La cámara secreta.

*5* La poción Pepperup sirve para combatir los efectos del resfriado; la toman Ginny (aunque su malestar no era por un resfriado) entre otros en La Cámara Secreta.

*6* Ignotus es el hermano pequeño de los creadores de las Reliquias de la Muerte, y el portador/creador de la capa de invisibilidad. Harry se imaginó que él era su descendiente, aquí se confirma.

*7* El equivalente mágico al Tribunal Supremo.

*8* Hermione usa esta poción para arreglarse el pelo en el Baile de Navidad de El cáliz de fuego, pero al parecer no es para usarla todos los días.

Bueno, ¿qué os ha parecido? Espero que os haya gustado la traducción. ¡Nos vemos!

lunes, 28 de septiembre de 2015

Capítulo 12: La poción multijugos

En el capítulo 12 de La Cámara Secreta, llega la Navidad a Hogwarts, el momento perfecto para hacerse pasar por Crabbe y Goyle y sonsacarle a Malfoy lo que sabe sobre el Heredero de Slytherin.

En este capítulo pasan muchas cositas dignas de mención, así que voy a ir paso a paso para no dejarme nada sin comentar. Para empezar, tenemos a Harry solo en el despacho de Dumbledore por primera vez (volverá muchas, muchas veces en el futuro).

Harry ve al Sombrero Seleccionador y se lo vuelve a poner en un intento de resolver las dudas que le corroen sobre su destino; no se puede decir que le ayude mucho (más información en las curiosidades). Encima, cuando se da cuenta de que el pájaro mascota de Dumbledore existe, éste se prende fuego y se muere. Ups.

Por suerte, Dumbledore hace su aparición y calma a Harry diciéndole que su fénix mascota se muere de vez en cuando, es algo normal. y que ni él ni los otros profesores creen realmente que Harry sea el heredero de Slytherin. Eso ayuda, pero creo que Harry debería haberle contado a Dumbledore algunas de las cosas que han pasado, al menos lo de la voz misteriosa y lo de hablar pársel. Entiendo las razones por las que Harry no quiere contarle nada a Dumbledore, pero hubiera facilitado mucho las cosas.

Una vez terminada la reunión, volvemos al status quo anterior, exacerbado aún más por los nuevos ataques: todos temen a Harry excepto sus amigos y Fred y George, que se toman los rumores a broma (benditos sean). El ambiente de pánico provoca que casi todos los alumnos vuelvan a casa por Navidad, así que los Weasley, Harry y Hermione pueden disfrutar de la tranquilidad de que nadie llame asesino a Harry y esas cosas, además de ser el momento perfecto para ir a por Malfoy, que también se queda en Hogwarts.

Después de un banquete de Navidad apresurado, Harry y Ron se deshacen de Crabbe y Goyle para poder suplantarlos, con Hermione planeando aprovechar la paliza que le dio Bullstrode en el anterior capítulo para suplantarla gracias a un pelo suyo que se quedó enganchado a su túnica, o eso cree ella. Una vez transformados, Harry y Ron tienen que proseguir solos con el plan ante la negativa de Hermione a acompañarlos, y se encuentran con el obstáculo de que no saben dónde está la sala común de Slytherin ni conocen la contraseña para entrar. En todo el mes que estuvieron preparando el plan se les podía haber ocurrido investigarlo, digo yo.

Por suerte, es Malfoy quien les encuentra a ellos, y como siempre está más que dispuesto a fardar de lo que sabe, que no es mucho. Al oírle hablar a solas con quien se cree que son sus lacayos queda claro que Malfoy sólo odia a los hijos de muggles porque es lo que le han enseñado; menciona a su padre cada dos por tres y habla de temas fuertes sin tener realmente claro lo que significan. Es un odio sin sustancia, y esa clase de odio nunca termina bien para quien lo practica.

De la conversación sacamos que Malfoy no es el Heredero de Slytherin (probablemente pocos lectores lo creían a estas alturas) ni sabe quién es, pero sí sabe que abrieron la Cámara antes de la época del padre de Malfoy, pero que él misteriosamente lo sabe todo al respecto. Qué curioso.

Harry y Ron consiguen huir antes de que se les pasen los efectos de la poción y descubren la razón por la que Hermione no quería dejarse ver: usó un pelo de gato para la poción y, como no se puede usar con seres no humanos, le ha producido una transformación parcial y semipermanente. Es una pena que después de ser la artífice principal del plan Hermione no haya podido llevarlo a cabo, pero quizás su presencia hubiera fastidiado las cosas porque Bullstrode no forma parte realmente de la banda de Malfoy; en todo caso han conseguido saber lo que querían y despejar sus dudas sobre Malfoy.

Ah, y no me olvido de Percy y su misterioso comportamiento; primero insiste en quedarse en Hogwarts alegando su condición de prefecto, y luego se le ve rondando por las mazmorras justo después de que Penélope Clearwater sale de ellas a pesar de ser de Ravenclaw. Si no llega a ser porque hablamos de Percy, hubiera sido evidente que se estaban viendo a escondidas. ¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, Harry se comenta a sí mismo que hasta justo ese momento le hubiera encantado tener la posibilidad de echar un vistazo por el despacho de Dumbledore.
  • En el original lo que el Sombrero Seleccionador le dice a Harry es un tanto distinto a la traducción; cuando le dice que mantiene lo que dijo, se refiere a su afirmación de que estaría bien en Slytherin. En la traducción parece reafirmarse en haberle colocado en Gryffindor, aunque admite que podría haber estado en Slytherin.
  • La fidelidad de Fawkes, sus lágrimas curativas y su capacidad para llevar cargas muy pesadas serán cruciales en la batalla final de este libro. 
  • En el original Harry no se alegra de que Fred y George se tomen la idea del Heredero de Slytherin a guasa, sino de que no se tomen en serio los rumores de que Harry es el heredero, y de ahí las bromas.
  • En la traducción se dice que hay que asistir al banquete de Navidad incluso si hay que tomarse luego la poción multijugos; el original dice que incluso con esa perspectiva es imposible no disfrutar del banquete.
  • Las voces de Crabbe y Goyle en este capítulo no tienen nada que ver con cómo son en su aparición en las Reliquias de la Muerte, cuando Harry las describe como sorprendentemente suaves. Quizá les cambiaron con la pubertad, aunque suele darse de una voz suave a una grave, no al revés. 
  • En el original, cuando Harry pone cara de desconcierto Ron dice que con esa cara sí que se cree que sea Goyle.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Capítulo 11: El club de duelo

En el capítulo 11 de La Cámara Secreta, la situación da un giro cuando Harry se convierte en el sospechoso número uno de ser el heredero de Slytherin, con dramáticas consecuencias.

Después de volver a tener todos los huesos en el cuerpo, Harry se reúne de nuevo con Ron y Hermione, que ya han empezado a preparar la poción multijugos con prisas por el ataque de Colin. Por su parte, el resto del colegio se entera de lo sucedido y se siembra el pánico, como es de esperar. A destacar la reacción de Ginny, y los "intentos" de animarla de Fred y George. Benditos sean.

Con el fin de conseguir los ingredientes de la poción no accesibles a los alumnos, Hermione traza un plan para distraer a Snape y así poder colarse en su despacho para hacerse con ellos. Es sorprendente ver a Hermione tan dispuesta a transgredir las normas, aunque sea para hacer el bien; es en estas cosas en las que se nota su evolución con respecto a cómo era al principio. Cierto es que esto le toca de cerca, pero aún así.

Todo va bien, pero la reacción de Snape deja muy mal sabor de boca. Puntos a Harry por ser quien lo inicia todo, pero creo que esta vez debería haber sido Ron, pues Snape siempre está pendiente de Harry, para bien o para mal. En todo caso, tampoco se llega a nada desde esta escena, así que no hay mucho más que decir.

La clave de este capítulo, como su propio nombre indica, es el club de duelo que abre Lockhart, que a cada capítulo que pasa me parece más estúpido. Quiero decir, si no eres tan bueno como dices ser, lo suyo al menos es intentar no ponerte en evidencia. En cambio, Lockhart básicamente abre un club en el que mostrar a todo el colegio que no tiene ni idea de lo que dice saber. Por suerte para él sólo llegan a tener una clase.

Como es de esperar, poner a los alumnos a batirse entre ellos sin preparación no da unos resultados espectaculares; Ron casi mata a Seamus, Harry y Malfoy empiezan a lanzarse conjuros no permitidos, y la recién presentada Millicent Bulstrode opta por batirse con Hermione en plan lucha libre. Al final, Harry y Malfoy tienen que batirse delante de todos, y a Snape no se le ocurre otra cosa que decirle a Malfoy que invoque una serpiente. ¿Por qué?

Desde un punto de vista externo, está claro que la serpiente está ahí para provocar a Harry a hablar pársel, pero dudo que ése fuera el motivo de Snape. En todo caso, es lo que ocurre cuando la serpiente intenta atacar al amigo Justin, y todos se quedan flipando.

Ron explica por qué: que Harry pueda hablar con las serpientes es algo muy chungo, pues muy poca gente puede hacerlo, y la mayoría de los hablantes de pársel son magos tenebrosos, empezando por el mismísimo Salazar Slytherin. Evidentemente, en este clima de crispación mostrar alguna conexión con el fundador de Slytherin equivale a ponerte en la lista de sospechosos.

Harry sabe que las acusaciones son infundadas; para empezar, la serpiente no tenía nada que ver con él, atacó a Justin antes de que él hiciera nada, y después de que habló con ella, retrocedió. Pero el problema no es ese; es que Harry está encontrando motivos para creer que efectivamente podría ser el heredero de Slytherin y no saberlo, sobre todo por saber que el Sombrero Seleccionador le hubiera puesto en Slytherin si no le hubiera pedido ir a otra casa.

Intentando librarse de sus demonios, Harry trata de encontrar a Justin para aclarar las cosas, pero en su lugar encuentra a algunos compañeros de Hufflepuff, que sin tapujos sospechan que es el heredero. Abatido, Harry vaga sin rumbo y se topa por casualidad con Justin y Nick petrificados. Ni siquiera ha oído las voces esta vez, han sido el azar y la mala suerte lo que le ha puesto esta vez en el ojo del huracán.

Como dice McGonagall, esto la sobrepasa; Harry ahora mismo está tan metido en la mierda que sólo Dumbledore puede sacarle de ella. Y allí vamos, a ver su despacho por primera vez. ¿Será suficiente para que Harry vea la luz? ¿O habrá que esperar al final del libro?

¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • En el original Malfoy no les hace burla con los ojos a Harry y Ron, sino que les tira ojos de pez globo. Me parece muy de instituto muggle, pero al fin y al cabo hablamos de Malfoy. 
  • Cuando en el original Harry lanza la bengala, se comenta que la intención era que aterrizase en el caldero de Goyle; en la traducción se plantea como un resultado casual. 
  • He leído por ahí que es posible que Dumbledore le pidiera a Snape que echara un vistazo al club de duelo para evitar que la cosa se saliese mucho de madre. Me parece una precaución razonable, aunque quizá hubiera sido mejor con otro profesor.
  • El conjuro de desarme, Expelliarmus, viene del verbo inglés expel, que significa expulsar, y armus, la forma de dativo de la palabra latina arma, que significa brazo. Por tanto, "expulsar del brazo".
  • El conjuro de la risa, rictusempra, viene de rictu y sempra, las palabras latinas de las que provienen las españolas risa y siempre, respectivamente, dando como significado "risa eterna".
  • En cuanto al conjuro de las piernas danzantes, tarantallegra, viene de la tarantella, una danza italiana que tradicionalmente se bailaba frenéticamente para sudar las toxinas de una picadura de tarántula (aunque en realidad la picadura venenosa era de viuda negra); el resto del conjuro puede venir de allegro, un término italiano para la música rápida, y leg, pierna en inglés. 
  • El conjuro anticonjuros, el finite incantatem, viene de las palabras latinas finire, que significa terminar, e incantationem, encantamiento. 
  • Finalmente, el conjuro invocador de serpientes serpensortia viene de serpens, serpiente, y de ortis, el participio de pasado del verbo latino oriri, que significa crear.
  • La mirada de Snape tras ver a Harry hablar pársel se puede interpretar de muchas formas; en ese momento no sabía que Harry era un horrocrux, así que no podía conocer la razón. Hmmm.
  • En el original, Ernie dice que el comentario de Justin sobre su ascendencia muggle no es el tipo de cosas que se dicen con el heredero de Slytherin suelto; no menciona que Harry sea el heredero, no en ese punto de la conversación. 
  • ¿Cómo pudo Ginny atacar a Justin y a Nick? Se supone que debería estar en clase, las únicas clases suspendidas aquel día fueron las de Herbología.