lunes, 16 de abril de 2018

Capítulo 18: Sorpresas de cumpleaños

En el capítulo 18 de Harry Potter y el misterio del príncipe, la misión de Harry resulta ser demasiado complicada, y no ayudan sus malas decisiones.

Creo que a Harry no le sienta bien no tener a Ron y a Hermione a su lado.

Quiero decir, sí los tiene a su lado, pero no pueden darle un consejo de manera efectiva si no lo hacen al mismo tiempo; normalmente, Ron propone alguna cosa absurda y Hermione se la rebate con lógica, o Hermione propone algo demasiado lógico y complicado y Ron se lo rebate con sentido común, y al final Harry saca lo mejor de los dos. Ahora, basta con saber que el otro ha propuesto algo para empezar a refunfuñar, lo que no ayuda a Harry.

Así, Harry termina recurriendo a la idea de Ron de preguntar a Slughorn sin más, que es objeto de burla de Hermione más por proponerla él que por otra cosa, y no plantea alguna idea más sensata (más allá de "prepara una estrategia"). La cosa parece ir mal cuando en la clase de Pociones tras la que Harry pensaba abordar a Slughorn surge un problema.

En las clases de Pociones, normalmente los alumnos tienen que elaborar un brebaje siguiendo las instrucciones del manual. Eso está bien, y son instrucciones tan complejas que es normal que deban practicarlas, pero sin entender los procesos y lo que hace cada ingrediente o acción no se puede llegar demasiado lejos. Harry tiene ahora los añadidos a su manual para ayudarle, pero esos añadidos y correcciones se hicieron mediante experimentación, no surgieron de la nada. Cuando Slughorn propone un ejercicio que no es "elabora esta poción" Harry se queda bloqueado.

¿Es culpa de Harry? Podemos apreciar que, excepto Hermione, el resto de la clase tampoco se ha enterado de la lección de Slughorn, así que podemos pensar que, o bien Snape nunca la ha mencionado en clase o lo hizo pero no se explicó bien (o sí se explicó bien pero nadie le hizo caso). Un alumno responsable habría solicitado una repetición de la lección, pero no es el caso, y Hermione está demasiado ocupada regocijándose de poder dejar mal a Harry en Pociones por una vez para ayudarle en algo (de Ron ni hablamos ya).

Por suerte para él, su intento desesperado de utilizar un bezoar (que, maravilla de maravillas, es fruto de haber escuchado a Snape en su día) consigue ganarse a Slughorn, provocando la ira justa de Ron y Hermione, que le dejan solo ante el profesor. Sin una estrategia clara, Harry acaba confesándole toda la situación, consiguiendo que se ponga en guardia más todavía. Gran trabajo.

Mientras Harry intenta pensar en otra cosa, el grupo de sexto comienza a asistir a clases extraescolares de aparición, el carnet de conducir de los magos. No hay mucho que comentar aquí, más allá de que claramente es una tarea complicada y que necesita de mucha práctica. Lo interesante es que Harry descubre que Malfoy está obligando a Crabbe y a Goyle que vigilen mientras él hace lo que sea que está haciendo, y decide mantenerle vigilado con el mapa del merodeador.

Ni Ron ni Hermione deciden intervenir para ponerle freno a la última obsesión de Harry, y deberían; claramente va a hacer falta algo drástico para que los tres amigos vuelvan a su habitual armonía, por el bien de todos, y eso sucederá en el cumpleaños de Ron.

El pobre Ron no tiene un buen paso a la edad adulta: se come sin querer los pasteles con poción de amor que Harry tenía guardados por algún motivo (situación que resulta bastante graciosa), y cuando Harry tiene la buena idea de llevarle con Slughorn, termina envenenado por el regalo que el profesor iba a hacerle a Dumbledore por Navidad, y que nunca llegó a su destino (en absoluto gracioso).

Es una suerte que Slughorn conservara el bezoar de aquella clase, si no Ron habría muerto. Desde luego es algo por lo que dar las gracias al Príncipe Mestizo.

Observaciones y curiosidades:
  • Cuando Harry le dice a Slughorn que esperaba que recordarse algo más que lo que vio en el recuerdo, en el original le dice que que esperaba que hubiese algo más en el recuerdo que lo que se podía ver. La respuesta de Slughorn es la misma.
  • La razón de que Malfoy desaparezca del mapa de vez en cuando es porque se encuentra en la Sala de los Menesteres.
  • La cara que pone Ron al desaparecer los efectos de la poción de amor en el original no es de desconcierto, sino de horror.

lunes, 9 de abril de 2018

Capítulo 17: Un recuerdo borroso

En el capítulo 17 de Harry Potter y el misterio del príncipe, Harry y los demás vuelven a Hogwarts tras las vacaciones, y Harry tiene una nueva clase con Dumbledore, que resultará ser más especial de lo habitual.

Terminadas las vacaciones, Harry, Ron y Ginny dejan la Madriguera para volver a Hogwarts. Es una escena triste, principalmente por lo afectada que está Molly después de lo que pasara con Percy mientras Harry hablaba con Scrimgeour. Sabemos que Percy estaba allí más obligado que no, así que allí pudo haber pasado de todo. Sin duda, Molly no se merece esto.

Una vez de vuelta en la escuela, volvemos a la programación romántica, con algunos cambios interesantes: Ron está empezando a agobiarse con Lavender (cosa lógica, no por ello menos merecida para él), y aparentemente Ginny ahora tampoco parece muy entusiasmada con Dean.

¿Qué ha cambiado? En lo que respecta a Ron, sabemos que Lavender no le gusta de verdad; sólo sale con ella porque ella quiere salir con él, y cree que es la única. Seguramente Harry le contó lo que hizo Hermione en la fiesta de Slughorn, y eso combinado con el regalo navideño de Lavender le han llevado a arrepentirse de su decisión.

En cuanto a Ginny, no puedo evitar pensar que su aparente falta de entusiasmo no es más que una percepción de Harry, que percibe lo que quiere percibir, pero está claro que es a partir de ahora cuando la relación entre Ginny y Dean cae en picado. Es posible que Ginny se diera cuenta en la Madriguera de lo que ahora siente Harry, y lamenta no tener ahora la oportunidad de corresponderle. Es una suposición, en todo caso.

Dejando a un lado las inminentes clases de aparición, Harry tiene una nueva sesión con Dumbledore, en la que estudian el tiempo de Tom Ryddle en Hogwarts. Ya sabemos un poco de esa época por La cámara de los secretos, pero resulta interesante ampliar conocimientos.

Según cuenta Dumbledore, Ryddle aprovechó la ocasión para ganarse el favor de las figuras de autoridad y para aprender todo lo posible de lo que es capaz de hacer, al mismo tiempo que a sus espaldas iba ganando seguidores y acólitos que le permitían ejercer un dominio en la sombra sin que ningún profesor sospechara. Recordemos que hasta Harry se puso a su favor al principio tras verle en el recuerdo del diario.

Al mismo tiempo, Ryddle estuvo indagando sobre sus orígenes, seguro de proceder de una estirpe gloriosa. La decepción de saber que su padre no era mago, y que su magia le venía de su madre, que murió (recordemos que la muerte es lo más terrible para Voldemort), Ryddle cambió su nombre, y empezó a indagar en su ascendencia materna, llegando a la conclusión de que era descendiente de Salazar Slytherin.

Enorgullecido de su descubrimiento, Voldemort se llevó otra decepción al descubrir que su madre y su abuelo vivieron en una casucha de mala muerte en medio de ninguna parte, y que su tío, su único familiar vivo, era un pordiosero que aún malvivía en la casa de su padre, y que Tom Ryddle senior era un muggle que no quiso saber nada de él y seguía viviendo en la opulencia. Rencoroso y vengativo, Voldemort asesinó a su padre y a sus abuelos, y culpó de ello a su tío tras modificarle la memoria, deshaciéndose así de cualquier resto de su pasado. Me da por preguntarme si Voldemort se habría quedado satisfecho con su tío y su padre de haberlos encontrado de otra manera; probablemente no.

En el siguiente recuerdo vemos cómo eran las reuniones de Slughorn en la época de Voldemort, y que el estilo del profesor no ha cambiado con los años. Ryddle es más que consciente de lo que busca Slughorn, y le dora la píldora para ganar beneficios. No sabemos todavía lo que Slughorn quería ocultar, pero podemos suponer que en su día estaba convencido de que Tom iba a ser alguien muy famoso e influyente, y ahora se arrepiente de haberle apoyado.

Pero la clave es la palabra mágica: horrocruxes. Es la primera vez que oímos hablar de ellos, y serán clave para el resto de la saga. Ahora depende de Harry averiguar qué quiso ocultar Slughorn sobre ellos.

Eso suponiendo que se lo tome en serio.

Observaciones y curiosidades:
  • El nombre original del capítulo es A sluggish memory, claramente haciendo referencia a Slughorn. Sluggish significa "perezoso".
  • El asesinato de Tom a sus padres y abuelos después de hablar con Morfin se narró en el primer capítulo de El cáliz de fuego, con el jardinero Frank Bryce acusado del crimen, y absuelto después por falta de pruebas. Frank declaró haber visto a un joven con el pelo oscuro por las inmediaciones de la casa. 
  • La profesora Galatea Merrythought enseñaba Defensa contra las Artes Oscuras en aquella época. No se retiró entonces, sino que siguió en el cargo varios años después, y fue la última profesora de la asignatura antes del periodo maldito. 



lunes, 2 de abril de 2018

Entrada 200: Potterexperiencias


Al fin hemos llegado a la entrada 200, y he pensado que podría celebrarlo recordando las distintas experiencias que tenemos cada uno en relación con Harry Potter, y he elaborado varias preguntas que he pedido a amigos que respondan. Los “entrevistados”, por decirlo así, son:

BladeThestral: Yo mismo. 
Burimiau
MMWeasley
April

Y las preguntas a responder son:

  1. ¿Recuerdas cómo descubriste Harry Potter? ¿Cómo fue?
  2. ¿Cuál es tu libro favorito? ¿Y la película?
  3. ¿Cuál es tu personaje favorito y al que más odias?
  4. ¿Algún momento relacionado con Harry Potter que quieras compartir?
  5. ¿Tienes algo de merchandising de Harry Potter?
  6. ¿Qué opinas de lo último de la saga en tiempos recientes (Pottermore, Legado maldito, Animales Fantásticos)?
Y aquí van las respuestas:

1. ¿Recuerdas cómo descubriste Harry Potter? ¿Cómo fue?

BladeThestral: Fue con un regalo de mi tía en mi noveno cumpleaños, concretamente el libro de La piedra filosofal. En aquella época todavía no me regalaban muchos libros y me picó la curiosidad, así que lo empecé al poco de terminar la fiesta. Dos semanas después ya tenía todos los libros que se habían publicado hasta entonces XD.

ReichTheCure: Cuando yo tenía nueve años, a mi tío le regalaron cuatro entradas para el pre-estreno de la película de La piedra filosofal, así que como a él todo eso no le gusta, nos las regaló a mi madre y a mis hermanos. Flipé con la peli, y al año siguiente me la regalaron por mi comunión. En cuanto a libros, hasta los quince nada de nada.

Burimiau: El primer libro llegó a mi casa puede que un año antes de que se estrenase la primera de las películas. Lo trajo mi padre al volver de uno de sus habituales viajes y recuerdo que pensé: “jo, mira que traerme un libro…”. Lo sé, fui una niña muy gilipollas. Eso sí, fue enterarme de que iba a haber una película y de pronto ya me interesaba más. Empecé a leerlo y para cuando fui a ver la peli con toda la clase (maravillas de los pueblos pequeños con un único cine) recuerdo que salí muy enfadada porque iba por el capítulo seis y se habían saltado un montón de cosas. Todos mis compañeros alucinando en colorines y yo de morros porque el sombrero no había hecho su número musical.

MMWeasley: Descubrí Harry Potter gracias a que mi madre pertenecía a Círculo de Lectores y me compró La piedra filosofal por recomendación de la chica que los vendía.

April: Cuando tenía siete/ocho años, estaba estudiando en Canadá y mis compañeros de clase estaban leyendo Harry Potter. Intenté leerme el primer libro pero no pude pasar del primer párrafo, así que lo memoricé en mi cabeza. Cuando tenía unos trece/catorce pude empezar de verdad, y me terminé todos los libros en un año. 

2. ¿Cuál es tu libro favorito? ¿Y la película?

BladeThestral: Mi libro favorito es El cáliz de fuego. Creo que es el libro en el que Rowling alcanzó de verdad su buena forma, con muchas tramas interconectadas, un mundo más amplio, personajes viejos y nuevos que evolucionaban de manera notable, un villano hábil e inteligente y un final devastador. En cuanto a la película, tengo debilidad por La cámara secreta; creo que es la mejor adaptación, y lo que en La piedra filosofal era una prueba aquí está bien afianzado. Aunque no quito mérito a las siguientes películas, me hubiera gustado saber cómo habría seguido la saga en esa dirección.

ReichTheCure: De los cuatro que me he leído, por el momento, mi favorito es El prisionero de Azkaban. Y de pelis, estoy entre la tercera y la cuarta, ya que toda la historia de los otros colegios y el torneo es una pasada.

Burimiau: Mi libro favorito diría que fue el cuarto. Me encantaba el de Animales fantásticos (no es que tenga ningún tipo de obsesión desde pequeña con los dragones ni nada) y, claro, cuando empezaron a aparecer en las pruebas… se me fue un poco la vida. También adoro el primero. Puedes sentir la ternura en cada palabra. 

Mi película favorita es la de La piedra filosofal. Son todos tan pequeñines y tan cuquis… y luego está el momento “hay un trol en las mazmorras”. Sí, La cámara secreta está bien y sale una serpiente gigante, que siempre mola… pero no es tan genial como la primera vez que ves Hogwarts.

MMWeasley: Mi libro favorito de la saga es el segundo, La cámara secreta. La película que más me gusta también es La Cámara de los Secretos.

April: Mi libro y mi película favoritos son los mismos. Me encanta El prisionero de Azkaban. Este libro y su película me resultan aterradores porque tienen hombres lobo y dementores. Me gusta también que jueguen con el tiempo mediante el giratiempo de Hermione. 





3. ¿Cuál es tu personaje favorito? ¿Y al que más odias?

BladeThestral: Mi personaje favorito es Lupin, sin duda; es un personaje con el que me puedo identificar en varios aspectos. Lupin ha tenido una vida muy dura, y de alguna forma ha llegado a resignarse a ello, con lo que trata de alejar a las personas que le importan, creyendo que no se merece su afecto. Sin embargo, su buena fe le lleva a hacer amistades y ganarse el respeto de los que le rodean. 

Por contra, mi personaje más odiado es Snape. Aunque al final del día no sea realmente un villano, su actitud habitual va más allá de ser un gruñón, y parece que se recrea en ser una persona horrible. Tuvo también una infancia terrible, y ciertamente fue objeto de acoso en Hogwarts, pero en lugar de aprovechar su puesto de profesor para evitar que le pase eso a más gente, se ha convertido en un abusón él mismo, continuando el ciclo. Me fastidia mucho.

ReichTheCure: Hay más de uno que me gusta y que odio, pero creo que me quedo con Hermione y con Snape. Hermione es inteligente, leal y buena persona, ¿quién no querría una amiga así? Además, es la más resuelta del grupo. Sin ella, estos dos ya hubieran muerto unas cuantas veces. 

Snape me parece uno de los peores porque, al fin y al cabo, estamos hablando de un profesor adulto e inteligente que se comporta como un crío y que hace bullying con todas las letras a cualquiera que no sea de su casa, en especial a Harry. Vive en el pasado, no avanza y el rencor le ha destrozado por dentro. Que sí, que tiene sus motivos, pero eso no le da derecho a comportarse como lo hace. Odio a los personajes que se escudan en un pasado tormentoso para ser unos desagradables de mierda.

Burimiau: Supongo que hay muchos personajes a los que se les coge cariño y voy a aprovechar para nombrar a Sybill Trelawney, porque es todo amor y ternura, un bizcochito de señora, pero si tuviera que decir un personaje favorito… estaría entre dos señores.

El primero es Snape. Estoy enamoradísima de él desde el primer libro. Sé que está todo el movimiento del always y todo lo que quieras, pero a mí me gustaba porque era oscuro y misterioso y cómo no empatizar con un señor con el pelo graso. Además, la obsesión que tienen siempre con que es súper malo porque en clase les hace un poco la puñeta… ¡Luego es el primero que cuida de ellos y les va salvando el culo! Snape merece todo el amor.

El otro señor que tiene todo mi cariño es Glilderoy Lockhart. Todo el mundo le odia (fuera de los libros) y todo el mundo le ama (dentro de ellos). Y si eso no es motivo suficiente para considerarle un personaje maravilloso, tiene un nombre rimbombante y se cree la pera. ¿Que ha estado estafando un poco y adjudicándose méritos que no le corresponden? Pues igual sí, pero eso no le convierte en peor escritor. También tiene éxito por su físico, pero sólo con eso no se llega a ser un fenómeno de ventas. Y que se trate de historias que les ocurrieron a otras personas en vez de vivencias personales le convierte en EL escritor de ficción de la saga. O al menos lo más parecido que tenemos. El resto de libros que se mencionan suelen ser manuales escolares (a excepción del de Beedle el bardo, aunque luego resulte que lo que dice es verdad o basado en hechos reales también) y me ofende muy fuerte. ¿Me quieres decir que eres escritora, te dedicas a escribir libros para niños, eres la causa y origen del interés en la lectura de toda una generación (o unas cuantas) y no se te ocurre introducir personajes lectores más allá de lo estrictamente académico? ¡Me indigno! Pero vaya, que es algo constante en ese mundo cuando se trata de las artes. Mira lo que han hecho con la fotografía o la pintura y no hay una sola clase en la que se enseñe esa clase de cosas.

Por el lado del odio se me hace todavía más complicado. Creo que no hay ningún personaje al que odie. En todo caso puedo tener un poco de manía a los elfos domésticos, personalizados sobre todo en Dobby. Lo siento, pero el diseño de la película es tan feote que me hizo cogerle manía. Pero, ya digo, es más algo de tirria que odio. Pobre bichete.

MMWeasley: 3. Mi personaje favorito es Ron y a quién más odio es a Umbridge. Mi personaje favorito es Ron porque me parece el "más normal", no representa la valentía como lo haría Harry ni la inteligencia como Hermione, sólo es un chico normal con muchos hermanos que busca su propio espacio dentro de la realidad que le ha tocado vivir. No es perfecto, por eso me gusta, porque tiene envidia, celos, miedo... Pero a pesar de ello continua adelante.


Y a Umbridge la odio porque es más mala que el veneno, no tiene propósito de sus actos malvados, no tiene un fin como lo tendría Voldemort que es un "niño abandonado", ella es mala por el simple hecho de ser mala.

April: No puedo elegir a un solo personaje, hay muchos que me gustan. ¡Creo que mi personaje favorito es Dobby! Pero en las películas creo que mi personaje favorito es Bellatrix Lestrange, pero no porque crea que sea una buena persona, sino porque la actriz es muy buena. Y para mí la actriz trajo al personaje a la vida de una manera que no esperaba.

El personaje que más odio es la profesora Umbridge. Creo que es una sociópata, porque no tiene empatía con los estudiantes. Sólo le interesa mejorar su carrera en el Ministerio. 


4. ¿Algún momento relacionado con Harry Potter que quieras compartir?

BladeThestral: Siempre recuerdo con cariño la época en la que sacaron Las reliquias de la muerte. En esos días estaba castigado, y eso significaba nada de libros (sí, eso pasaba). Por suerte para mí, el día que salió tenía catequesis, así que me fui antes de tiempo a la librería a por mi libro reservado y lo metí en casa a escondidas. Me lo llevé a clase para leerlo en el recreo y el fin de semana me levanté temprano a hurtadillas para leer antes de que se levantaran mis padres. Al final me pillaron, claro, pero me levantaron el castigo porque sabían las ganas que tenía de terminarlo :).

ReichTheCure: De enana compartía habitación con mi hermano pequeño. Dormíamos en una litera, yo arriba con mis veinte o treinta peluches -sí, tenía una barbaridad-, los cuales estaban perfectamente distribuidos por la cama para que no se me viera por la noche. A las tantas de la madrugada, le decía a mi hermano que me iba a Hogwarts porque allí los horarios eran distintos y que como era la única maga de la familia nadie podía saberlo. Supuestamente, con mi magia abría un portal en mi cama para ir al cole, así que cuando mi hermano me buscaba -a oscuras- por la cama, no había rastro de mí. Aproveché con sabiduría tanto la altura como las mantas y los peluches.

Burimiau: Mi yo de sexto de primaria que se sentaba en las escaleras de un porche a leer su librazo cuarto de Harry Potter en los recreos se puso a llorar cuando le mataron a Cedric Diggory. Algunos compis de clase se me acercaron para preguntarme qué me pasaba y mi respuesta fue, entre lagrimones: “Han matado a Cedric… ¡y era tan guapo…!” Como he dicho, de niña era gilipollas xD. Oh, oh, otro momentazo. Hubo una temporada (benditos tiempos pre-internet) en que me dio por hacerme mi propia enciclopedia mágica… libro de hechizos… o como sea. Me dediqué a copiar en un cuaderno de tapas blanditas de Port Aventura cada uno de los hechizos que aparecían en los libros y sus efectos. Fue una tarea larga, pero luego me sentía muy guay con mi enciclopedia mágica particular (?).

MMWeasley: ¿Experiencia personal? Pues diría cuando fui a la Exposición de Harry Potter y se abrieron las puertas para ver el tren que lleva a Harry y los demás al colegio, parecía como si nos estuviera esperando para llevarnos a Hogwarts y estuvieras cumpliendo un sueño que creo que todos los fans que nos leímos los libros de críos tenemos.

April: Cuando fui de viaje a Orlando (Florida) mi familia y yo fuimos al Harry Potter World en Universal Studios. La parte más mágica fueron las varitas, porque si compras una puedes usarla en ciertas zonas del parque; hay sitios en los que sucederá algo mágico si agitas tu varita...

5. ¿Tienes algo de merchandising de Harry Potter?

BladeThestral: Yo os remito a hace 100 entradas. Desde entonces he adquirido una nueva camiseta, con la cara de Harry y el lema Believe in Magic, una bufanda de Ravenclaw y un minipop muy mono de Dumbledore.

ReichTheCure: Solo tengo los libros y las pelis. No me va mucho lo del merchandising, me gustan las habitaciones con pocas figuritas y adornos.

Burimiau: Sí. Gracias a Primark, hay de todo y muy asequible. Tengo calcetines de las casas y de quidditch, una camiseta con el escudo de la escuela y otra por cada una de las casas, porque la de Hufflepuff era la más bonita, la de Slytherin no podía no llevármela, la de Ravenclaw también era bonita y me sabía mal dejar sólo la de Gryffindor.

También tengo una bandolera tipo maletita con el escudo de Hogwarts, una jarra con pajita de “poción multijugos”, una taza de don’t let the muggles get you down, un pijama de expecto patronum, otro pijama más, una pluma para caligrafía que no es de Harry Potter pero es de un precioso color verde Slytherin y necesitaba comentar, dos bufandas compradas por Aliexpress (los galeones no caen del cielo) y una figurita pequeña cabezona de Snape que me tocó en una blind box de Funko.

MMWeasley: Tengo varios artículos de colección de Harry Potter: la varita de Voldemort y varias prendas de ropa.

April: ¡Sí! Tengo la varita de Dumbledore y una bufanda de Slytherin. 

6. ¿Qué opinas de lo último de la saga en tiempos recientes (Pottermore, Legado maldito, Animales Fantásticos)?

BladeThestral: En general, no estoy muy disgustado con las últimas cosas que han ido saliendo, aunque no me hubiera importado que las cosas se quedaran como estaban. Respecto a Pottermore, no tengo nada bueno que decir tras el cambio que hicieron; me gustaba mucho como estaba antes, y el nuevo no le llega ni a la suela de los zapatos. Hablaré más a fondo de El Legado Maldito cuando acabe la saga, pero la verdad es que no me pareció especialmente bueno. Se podría haber trabajado mucho más, y apenas se nota la mano de Rowling.

Respecto a Animales fantásticos, estaba escéptico cuando se anunció, más aún cuando resultó que iban a hacer cinco películas, pero ahora mismo estoy disfrutando de la nueva perspectiva del universo Potter. Las películas se van a hacer queramos o no, así que voy a intentar disfrutar de lo bueno que traigan.

ReichTheCure: En su momento, me creé la cuenta de Pottermore y me salió Slytherin, pero en cuanto quitaron la versión española, lo dejé. Ahora leo de vez en cuando las traducciones de Pottermore de BladeThestral. De los dos libros, solo tengo El legado maldito pero aún no lo he leído, pues quiero ir en orden, así que me quedan unos añitos para llegar a él.

El verano del año pasado, en el AVE, en dirección a Barcelona, nos pusieron Animales fantásticos, y la verdad es que fue muy entretenida, pero tampoco es una peli que volvería a ver.

Burimiau: Pottermore es una mina de oro y las personas que se dedicaron a pasar todo su contenido a la wikia, haciendo mucho más fácil buscar cualquier tipo de dato o anécdota, tienen el cielo ganado. Me encantó en su día hacer el test del sombrero seleccionador y el de la varita, pero todavía estoy un poco deprimida por mi patronus caballo marrón. Es decir, es un caballo y eso mola… ¡Mierda! Acabo de caer en que soy del año del caballo. Mi patronus es genial. Iba a decir que me hubiera gustado que me tocara algo más mono pero, al cuerno. ¡Caballo de metaaaal!~

Y Animales fantásticos… es un gran libro. ¿La peli? El argumento fue un poco meh. Creo que en algunas partes llegué a aburrirme y estoy cansada de ver en pantalla señoras fabulosas y tremendamente inteligentes que se enamoran de señores gorditos bobalicones porque son buenos. ¿Para cuándo una bruja gorda de la que se enamore alguien y que no sea sólo un chiste porque oh, sorpresa, está gorda? Como lado guay, los vestidos eran bonitos, Newt muy abrazable y el universo narrativo siempre mola. Pero vaya, que me gustó más El Hobbit (la comparación era necesaria porque El señor de los anillos se estrenó a la vez que Harry Potter y estuvieron siendo como los dos súper eventos cinematográficos de cada año en mi adolescencia).

MMWeasley: Pues Animales Fantásticos no me gusta nada, me parece que la historia no es tan interesante y que hay momentos más interesantes para los fans que la época de la juventud de Dumbledore, como los merodeadores.

April: ¡La película de Animales fantásticos estuvo muy bien! Y el tráiler de la segunda está súper guay. Podremos ver a un joven Dumbledore. No he leído aún El legado maldito, pero no sé cómo sentirme sobre que sea una obra de teatro y no una novela. 

¿Cómo lo veis? Seguro que coincidís con algunas de las opiniones. No cabe duda de que hay tantas perspectivas sobre la saga como personas que han accedido a ella, sea por los libros o por las películas, y siempre será divertido conocer a un nuevo compañero fan. Os animo a que nos contéis vuestras propias experiencias en los comentarios. ¡Nos vemos el próximo lunes!

lunes, 26 de marzo de 2018

Capítulo 16: Una Navidad glacial

En el capítulo 16 de Harry Potter y el misterio del príncipe, Harry pasa las vacaciones en La Madriguera, pero lejos de ser relajantes tendrá que afrontar la realidad de la vida.

Encontramos a Harry y a Ron discutiendo en la cocina de los Weasley sobre lo que Harry escuchó decir a Snape y a Malfoy. Sin Hermione para ser la lógica del grupo, Ron tiene que hacer el papel, y propone varias posibilidades realistas. Tal y como proclama Harry con petulancia, está claro que Draco planea algo relacionado con Voldemort, y ahora la pregunta es si Snape quiere ayudarle por lealtad al señor tenebroso (y por el Juramento Inquebrantable realizado) o pretende hacerlo en beneficio de Dumbledore, en la enésima conversación sobre si Snape es bueno o no.

En todo caso, es bueno que Harry decida contar lo que sabe a los adultos en lugar de trazar un plan loco con sus amigos (sabemos cómo salió aquello en La cámara de los secretos). Durante la velada de Nochebuena, Harry le confía a Arthur lo que ha averiguado, y discute con él de igual a igual sobre las implicaciones. Aunque aún le queda, Harry está empezando a desarrollar su madurez, y se nota mucho en este capítulo.

Lupin, interviene, y la conversación se desvía hacia si hay que confiar en Snape, un debate que se ha tenido montones de veces. Quizás Lupin sea el personaje cuya opinión tenga más peso, pues ha conocido a Snape como alumno y como profesor, además de como miembro de la Orden antes y después de la caída de Voldemort. Me parece muy bonito que deje a un lado la ocasión en la que Snape reveló a todos su condición de hombre lobo en favor de las veces que le preparó una complicada poción para que Lupin pudiera pasar más tranquilo sus transformaciones. Al final, depende de si Dumbledore se equivoca al confiar en Snape, y Lupin no duda de que el director ha tomado la decisión correcta.

Lupin está pasando por una mala etapa, pues se ha sentido obligado a rechazar a Tonks y todos los demás piensan que ha hecho mal (sobre todo Molly, como vemos en este capítulo), y él sigue dividido en si hizo bien o no. Para poder dejarlo todo a un lado, ha aceptado infiltrarse entre los hombres lobo que siguen a Voldemort, lo que significa tratar con el hombre que le arruinó la vida, Fenrir Greyback, que es introducido en este capítulo. Harry no recuerda a Greyback de la mención que Malfoy hizo en Borgin y Burkes, pero queda claro que va a ser un enemigo retorcido y desagradable.

Y para desagradable, la mañana de Navidad. Lo que en un principio parecía un milagro de Navidad, la vuelta a casa de Percy, se convierte de manera brutalmente obvia en una estratagema del ministro para poder hablar a solas con Harry sin intervención de Dumbledore. No me hubiera gustado estar en la Madriguera mientras tienen la conversación, la verdad.

La conversación entre Harry y Scrimgeour es también muy incómoda y desagradable: Scrimgeour empieza civil y relajado, manteniendo una conversación banal mientras va llegando al tema que quiere tratar, y Harry se va dando cuenta y le deja continuar hasta que lo vea claro. Para el ministro está muy claro, Harry puede dejarse ver por el Ministerio para mejorar la imagen del gobierno y animar a la gente, y a cambio puede conseguir útiles contactos para su futuro, y además está ayudando a la gente. ¿Cómo podría decir que no?

Pues muy fácil: Harry no es idiota y se ha dado cuenta de que al Ministerio le está preocupando más su imagen frente a la comunidad mágica que protegerlos de los enemigos, y hacer creer al público que todo va bien cuando no es verdad no ayudará a nadie. Harry no quiere que lo utilicen, y saber que Umbridge sigue trabajando para el Ministerio después de todo lo que ha pasado le deja claro que en el Ministerio no han aprendido nada, sólo han cambiado una cabeza por otra sin cambiar el cuerpo.

Podemos decir que Harry aún es muy joven para entender los entramados políticos; por otro lado, es lo bastante mayor para decidir cuándo algo no casa con lo que él cree, y esta es una de esas cosas; no va a olvidar tan fácilmente cómo le trataron el año anterior. Scrimgeour le acusa de ser fiel a Dumbledore pase lo que pase, pero al final si alguien tiene la culpa de que Harry no quiera saber nada ellos es el propio Ministerio.

La siguiente entrada será la número 200, y tendré preparado algo especial para el siguiente lunes. ¡No os lo perdáis!

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, cuando Fred le pregunta a Ron cómo sufrió Lavender la lesión cerebral, justo después dice ¡cuidado, ante el lanzamiento de cuchillos de Ron. 
  • En el original, se dice que la decoración de Ginny parece una explosión de cadenetas de papel, no una exposición.
  • Podéis leer más sobre Lupin y Greyback aquí.
  • Muy probablemente, el libro del Príncipe Mestizo era de segunda mano, quizá heredado de sus padres, con lo que su fecha de publicación no es fiable para averiguar su identidad.
  • Por alguna razón, se omite a George como una de las posibles elecciones que el ministro podría haber hecho en lugar de pedir a Harry que le acompañara, junto a Ginny y a Fleur.

lunes, 19 de marzo de 2018

Capítulo 15: El Juramento Inquebrantable

En el capítulo quince de Harry Potter y el misterio del príncipe, Ron y Hermione inician una campaña de celos digna de telenovela, mientras el pobre Harry intenta que entren en razón.

No es la primera vez que Ron y Hermione se han puesto en pie de guerra mutuamente, pero esta vez es distinto. La inclusión del elemento romántico hace que sus acciones resulten bastante divertidas, pues sus intenciones son claramente obvias para todos menos para quien tiene que verlas.

Ron está bastante contento; aunque no quiere realmente a Lavender, está disfrutando del amor físico, y también de la seguridad de que está poniendo celosa a Hermione, como cree que ella hizo al besarse con Krum. Gracias al ataque de los pájaros, Ron se escuda en su falta de agresividad y se recrea en su situación actual. No va a durar.

Por su parte, Hermione ya ha abandonado cualquier intento de hacer las cosas dignamente, a pesar de sus afirmaciones de lo contrario. Dejando a un lado el incidente de Transformaciones (en el que considero que los dos tienen su parte de culpa, por mucho que Hermione tenga una reacción más fuerte), salir con McLaggen sólo para llamar la atención de Ron es una estratagema muy transparente e indigna de ella; al fin y al cabo, salir con McLaggen tiene el inconveniente de tener que estar con McLaggen.

Por su parte, Harry tiene que hacer otra vez de intermediario entre los dos, y ya empieza a estar un poco hartito; más de una vez tienes la impresión de que los va a mandar a los dos a tomar vientos, pero se muerde la lengua y trata de limar asperezas, aunque sus amigos no se lo pongan fácil. En todo caso, sospecho que también se está ocupando de esto para intentar olvidarse de Ginny.

En cualquier caso, Harry ya tiene sus propios problemas, pues la fiesta de Slughorn se acerca y como Harry no ha invitado a nadie sus fans locas están desesperadas y planean recurrir a filtros de amor para que vaya con ellas. Al final Harry resuelve el problema invitando a Luna como amiga, lo que es genial porque Luna debería estar en todas las cosas, y también porque la cara de Romilda y compañía al enterarse tuvo que ser de órdago.

Al final, la fiesta en sí no resulta demasiado interesante. Los pocos vistazos que tenemos de los invitados de Slughorn dan pie a imaginar más oficios mágicos, pero la clave de la fiesta es la conversación con Snape. Imaginaos a Sanpe, Slughorn, Trelawney, Harry y Luna en un corrillo de fiesta, todos hablando y con una copa en la mano. Ojalá hubiera durado más, y ver a Harry inventarse cosas para explicar su repentino talento para las pociones.

Son interrumpidos por Malfoy, que sigue con sus chanchullos secretos que sólo le importan a Harry. A Harry y a Snape, que trata de ofrecer su ayuda a Draco para evitar que la pifie y así salvar su vida por el Juramento Inquebrantable que hizo. Snape sigue haciendo un trabajo admirable en ocultar sus verdaderas lealtades, pues Malfoy ahora tiene dudas sobre el profesor al que tanto admiraba, mientras que Harry también tiene dudas sobre el miembro de la Orden al que tanto desprecia.

Malfoy está empezando a desesperarse por el no avance de su plan, pero su orgullo le impide pedir ayuda o reconocer siquiera que lo está pasando mal. No puede seguir así mucho tiempo, y este camino cuesta abajo le llevará por un terreno muy peligroso.

Es un momento raro para irse de vacaciones navideñas, la verdad. A ver cómo la aprovechan los personajes.

Observaciones y curiosidades:
  • Curiosamente, Harry se quedará con los bombones de Romilda, y Ron se los comerá en su cumpleaños en marzo pensando que son un regalo. No me extraña que acabara tan mal, tras meses en el baúl la poción tenía que estar hecha un asco.
  • En el original, se dice que Hermione se está limpiando las lágrimas después de lo de Tranformaciones con su estuche.
  • En el original, Snape dice que creía que no consiguió enseñarle nada a Harry cuandoles daba Pociones, y Slughorn responde que si ese es el caso Harry debe tener un talento innato. En la traducción la conversación es un tanto diferente. 

martes, 13 de marzo de 2018

Capítulo 14: Felix Felicis

En el capítulo 14 de Harry Potter y el misterio del príncipe, el primer partido de la temporada de quidditch trae consigo cambios cruciales para nuestros personajes.

Si por algo se caracteriza este libro, aparte de por el destripe que todos conocen, es por dejar claras las parejas entre nuestros protagonistas, para el horror de muchos fans que deseaban fervientemente que sus personajes favoritos se convirtieran en pareja. Al final, esto es lo que Rowling ha decidido, y hay que aceptarlo.

Sin duda, lo deja bien claro para que no haya confusión: mientras se están peleando contra una planta carnívora en Herbología, están hablando de las reuniones con Slughorn, y Ron, celoso de no ser invitado, se descarga con burlas. Cuando Hermione revela que iba a invitarle a la fiesta de Navidad, Ron, emocionado, cambia su tono, mientras que a Harry le quedan las cosas bien claras.

Harry, por supuesto, no ve inconvenientes en que sus dos mejores amigos empiecen a salir, pero está lógicamente preocupado de que vuelvan a pelearse, lo que se agravaría si fueran novios. Al final considera quedarse observando a ver qué pasa, porque ya tiene bastantes problemas de por sí.

Con el primer partido de la temporada a la vuelta de la esquina, Harry tiene que sustituir a Katie, y decide preguntar a Dean para no tener que volver a hacer pruebas. En principio todo parece ir bien con la nueva incorporación, pero a Ron le están volviendo los nervios y no hace más que cometer errores, que le llevan a la furia y a la frustración. Harry intenta animarle en pro de ganar el partido, pero todo se va al garete cuando pillan a Ginny y a Dean morreándose.

La reacción de Harry es genial: aunque hasta entonces había mantenido la ilusión de que Ginny era como una hermana para ella, los celos de verla besando a otro hacen que algo despierte en su interior (no voy a entrar en lo que simboliza el monstruo de su pecho, eso no va a ayudar a nadie), y tiene que lidiar con los impulsos casi irrefrenables que le azotan, mientras trata de calmar a Ron con los suyos, más fraternales y de envidia.

Lamentablemente, Ginny no está dispuesta a que su hermano se meta en su vida sentimental, y le suelta un discurso sobre sus inseguridades que sin duda le afecta mucho, especialmente la afirmación de que Hermione se besó con Krum, cuando seguramente Ron deseaba tener su primer beso con Hermione y que aquel fuera también el primero de ella, aunque no se atreviera a decirlo. Harry, que está demasiado preocupado poniendo en orden sus sentimientos, no puede ayudarle.

En los días siguientes, la autoestima de Ron ha caído en picado y está enfadado con Hermione por lo del beso por Krum, pero como no se atreverá nunca a decírselo simplemente está borde hasta decir basta, no sólo con ella y con Ginny, sino con todos los demás, traduciéndose en un descenso aún mayor en su habilidad como guardián, para la desesperación de Harry.

Pienso que Harry está centrando sus pensamientos en ganar el partido como sea y así no pensar en Ginny, porque sus acciones a partir de aquí resultan bastante criticables. Para empezar, en vez de hablar con Ron del asunto con seriedad, o con Ginny o Hermione para que entiendan un poco la situación, se preocupa únicamente de cómo afecta la actitud de Ron al clima del equipo y a qué llevará eso durante el partido. Al final, se le ocurre una solución, tan brillante como maquiavélica.

Conociendo a sus amigos, sabe que si finge echarle a Ron el Felix Felicis en la bebida delante de Hermione, la muchacha se enfadará e intentará impedirlo, lo que llevará a Ron a beber sólo para fastidiarla, al mismo tiempo que estará lo bastante susceptible a la posibilidad de que Harry le haya hecho beber la poción de la suerte (ayuda que el equipo tuviera suerte de verdad). Seguramente Harry piensa que cuando les revele la verdad Ron estará contento de haberlo hecho todo él solo, y Hermione entenderá la situación y lo olvidará todo.

Por supuesto, no es lo que sucede: Ron, henchido de orgullo, salta contra Hermione por supuestamente no apoyarle ni creer que pudiera hacerlo bien sin ayuda, mientras que Hermione se queda dolida y resentida contra él por no apreciar sus gestos sinceros. Poco después, Ron se echa en los brazos de Lavender porque ella está dispuesta, y para echarle en cara a Ginny y a Hermione que hay alguien que quiere besarle.

Ginny se lo toma con deportividad (y Harry sigue luchando contra sus impulsos; el muy rápido abrazo que le da a Ginny tuvo que costarle mucho), Hermione está fuertemente afectada, y cuando se ve obligada a interactuar responde con furia y picotazos.

¿Quién tuvo la culpa de esto? Quizás más bien hay que preguntarse si hay alguien que no haya tenido culpa (quizás Hermione, pero recrear Los pájaros de Hitchcock no la deja en muy buen lugar por muy afectada que esté). En cualquier caso, no olvidemos que tienen dieciséis años, no van a comportarse como adultos, e incluso los adultos no suelen ser racionales en este tipo de asuntos. Sólo cabe esperar que todo vuelva a su cauce tarde o temprano.

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, cuando Hermione le dice a Ron que pueden llevar invitados a la fiesta de Slughorn, Harry nota que se había puesto colorada "por alguna razón".
  • La niña que deja caer los huevos de sapo cuando Ron la aparta en el séptimo piso es Crabbe o Goyle, transformados mediante la poción multijugos y montando guardia frente a la Sala de los Menesteres.
  • El conjuro oppugno viene del latín, significa "yo agredo"

lunes, 5 de marzo de 2018

Capítulo 13: El enigma

En el capítulo 13 de Harry Potter y el misterio del príncipe, Harry y Dumbledore viajan a los recuerdos del segundo para presenciar a Voldemort en su más tierna infancia.

Dicen que la clave de un buen villano es su trasfondo. Tenemos a un personaje que no sólo se opone al protagonista en sus acciones y su mentalidad, sino que tiene objetivos que el mundo en general dentro y fuera de la historia considera reprobables o horrendos; este personaje puede ser simplemente un obstáculo para el héroe, una personificación de la maldad que éste debe superar para triunfar, o, si el autor es hábil, será un personaje redondo que tendrá sus motivos para hacer lo que hace, motivos que suelen estar anclados en la infancia.

La pregunta es hasta qué punto se le aplica esto a Voldemort. Ya hemos visto que su madre fue una persona que inspiraba lástima, pues vivió toda su vida bajo el yugo de su padre y su hermano, pero cuando consiguió la libertad la usó para subyugar a otro. Por su parte, el padre de Voldemort no era una buena persona, y abandonó a su hijo no nato, pero fue manipulado y controlado contra su voluntad para concebir a ese hijo; ninguno de los dos era ni realmente bueno ni realmente malo.

En la siguiente sesión con Dumbledore, el director le muestra a Harry las decisiones que probablemente hizo Mérope una vez se quedó sola y embarazada. Vendió el guardapelo a un precio irrisorio en comparación con lo que podría haber sacado y, cuando se acercaba el día del parto, acudió a un orfanato para dejarlo allí, o sintiendo que no podría seguir viviendo más tiempo o sin fuerzas para permanecer viva. Fuera como fuese, murió al poco de nacer Tom.

La historia es realmente triste, y Harry siente lástima por ella y por el pequeño Tom, que tuvo que crecer sin un padres, dando lugar a la pregunta por parte de Dumbledore: ¿Sientes lástima por Lord Voldemort? No están muy claras sus intenciones, si piensa de verdad que Voldemort no merece compasión alguna o si trata de hacer que Harry se cuestione su mentalidad y sus prejuicios. Al fin y al cabo, Harry también es huérfano, de modo que es normal que enfatice con quien también lo fue.

Sin embargo, las circunstancias en las que Voldemort creció no son tan importantes como las elecciones que tomó él mismo, y ahí es donde está la diferencia. Cuando visitan el recuerdo de Dumbledore, Harry nota que el orfanato no es un lugar especialmente terrible: los encargados de los niños parecen hacer un buen trabajo, y los niños en general están bien cuidados. La encargada es un tanto alcohólica, pero no parece injusta ni estricta. No deja de ser un orfanato, no es un sitio agradable en el que crecer, pero afrontemos que Harry habría sido más feliz allí que con los Dursley.

Por su parte, Tom ha heredado el esnobismo de su padre y su abuelo combinados, y obtener poderes que el resto no tiene le ha llevado a ejercerlos para dominar al resto; él se siente más importante que los demás, es especial y los demás son inferiores, y lo más lógico es que alguien especial pueda hacer lo que le plazca. Cuando Dumbledore le explica lo que son sus poderes, Tom se alegra mucho de la "confirmación" de que es especial, sin pensar realmente en la implicación, que existe mucha más gente con los mismos poderes que él.

Incluso cuando le exige que demuestre su magia, parece que no se cree que Dumbledore pueda hacer lo mismo que él, y en absoluto gana en humildad cuando se da cuenta de la realidad. Dumbledore quiere hacerle ver, quizás viendo algo de sí mismo en él, que su actitud, aunque reprochable, no ha de ser definitiva, y Hogwarts es su oportunidad de mejorar como mago y como persona, una oportunidad que muchos otros, (Snape, Lupin, Harry) aprovecharon en mayor o menor medida.

Pero no Tom. Tom Ryddle se propuso convertir Hogwarts en lo que el orfanato ya era, su patio de recreo personal en el que él mandaba, y después de aquello quiso hacer lo mismo con el mundo mágico. Fue su elección, y es lo que le llevó a donde ahora se encuentra, y a donde terminará.

Observaciones y curiosidades:
  • El título original del capítulo es The secret riddle (el acertijo secreto), jugando con que el apellido de Voldemort significa "acertijo" en inglés. Este juego se pierde en la traducción. 
  • En la traducción, Dumbledore dice que Burke ayudó a encontrar el collar maldito; en el original, dice que ayudó a fundar la tienda de la que salió el collar (Borgin y Burkes).